Un día como ayer 14 de septiembre se Celebró el Centenario del nacimiento de Mario Benedetti, los cien años del poeta más contado y cantado

Mario Benedetti de nacionalidad uruguaya (nace el 14 de septiembre de 1920 en un pequeño pueblo llamado Paso de los Toros, perteneciente al Departamento de Tacuarembó,  y muere en Montivideo el 17 de Mayo de 2009) Fue hijo de los uruguayos Brenno Benedetti y Matilde Farrugia.

Fue un escritor, poeta, dramaturgo y periodista uruguayo, integrante de la Generación del 45,  a la que pertenecieron, entre otros,Idea Villariño y Juan Carlos Onetti.

Antes de que alcanzara la fama literaria, practicó los más diversos oficios, entre ellos taquígrafo y contable. Todas esas experiencias impregnan su obra de un íntimo conocimiento de la realidad cotidiana y social de su país.

Sus personajes están determinados por el agobio de la mediocridad, por la desesperanza y la frustación.

Comprometido políticamente, la obra de Mario Benedetti es el resultado de un humanismo solidario con el hombre común de nuestro tiempo.

Sus libros, imnumerables y diversos, abarcan todos los géneros: poesía, novela, cuentos, artículos, ensayos de crítica e incluso una novela en verso, “El cumpleaños de Juan Ángel” (1971).

Invariablemente rechaza los premios que le ortorgan.

Muchas de sus poemas se han convertido en canciones y algunos de sus cuentos han sido adptados al teatro.

Su novela “La tregua” (1960) es un clásico de la narrativa latinoamericana. Entre sus libros de cuentos conviene citar “Montevideanos” (1959) y “La muerte y otras sorpresas” (1968). “Quién de nosotros” (1953) fué su primera novela. Desarrolla la trama del triángulo amoroso, pero añade la variante el que arroja a la mujer a los brazos de su amante. Se trata de una exploración de deseos equívocos, vistos por los ojos de sus propios protagonistas.

LIBROS QUE TENEMOS EN LA BIBLIOTECA PÚBLICA MUNICIPAL DE VILLANUEVA DEL ARISCAL, SON:

  • “Quién de nosotros”. Edita: Biblioteca de El Sol.
  • “La tregua” . Edita El Mundo, (Col. las mejores novelas en castellano del S.XX).
  • “Esta mañana” y “Montevideanos”. Edición Limitada.
  • “Cuentos”.  Edita: Alianza editorial.
  • “Vivir adrede”. Editorial Alfaguara.
  • “El amor, las mujeres y la vida”. Editorial Punto de Lectura.
  • “Poesía para jóvenes”. Edita  Colección Visor de Poesia.
  • “El amor, las mujeres y la vida”. Edita Colección Visor de Poesía.
  • “Rincón del Haikus”. Edita Colección Visor de Poesía.

Su prolífica producción literaria incluyó más de ochenta libros, algunos de los cuales fueron traducidos a más de veinte idiomas. En su testamento dejó creada la Fundación Mario Benedetti para preservar su obra y apoyar la literatura y la lucha por los derechos humanos (en especial el esclarecimiento del paradero de los detenidos y desaparecidos en Uruguay).

Dejó por escrito Mario Benedetti: «Me gusta la gente que vibra, que no hay que empujarla, que no hay que decirle que haga las cosas, sino que sabe lo que hay que hacer y que lo hace. La gente que cultiva sus sueños hasta que esos sueños se apoderan de su propia realidad».

Ayer, la sede madrileña del Instituto Cervantes estaba repleta de músicos y escritores, con la pertinente mascarilla -no robó ni un ápice de emoción al acto-, que, como él, han cultivado sus sueños hasta convertirlos en realidad.

Rozalén, Ismael Serrano, Juan Cruz, Chus Visor, Joaquín Sabina, Elvira Sastre, Vanesa Martín, Marwan, Benjamin Prado y Joan Manuel Serrat, entre otros, pusieron voz a algunos de los grandes versos que el poeta uruguayo rubricó en vida, en un homenaje con motivo del centenario de su nacimiento, el 14 de septiembre de 1920, que dio comienzo con la presentación de ‘Mario Benedetti. Antología poética’ (Alfaguara), un libro publicado el pasado jueves cuyos versos ha seleccionado y prologado el propio Serrat.

En el día de ayer, se ha hallado el manuscrito de una novela inconclusa de Mario Benedetti

El hallazgo del manuscrito de una novela inconclusa de Mario Benedetti ha sido dado a conocer ayer lunes 14 por la Fundación que lleva el nombre del autor uruguayo en que se conmemora el centenario de su nacimiento.

La presidenta de la Fundación, Hortensia Campanella, ha revelado este descubrimiento, encontrado entre las cartas y manuscritos del escritor.

Tenemos que examinar estas páginas, pero con sus 80 folios y esa carátula de puño y letra no caben dudas acerca de la intención del autor”, ha comentado la periodista, escritora y gestora cultural sobre este volumen inconcluso titulado “Tampoco soy de aquí”

Uruguay celebró ayer14 de septiembre el centenario del nacimiento de Mario Orlando Hamlet Hardy Brenno Benedetti Farrugia, quien luego firmaría como Mario Benedetti 117 libros -entre obras únicas y antologías recopiladas por él mismo- y se convertiría en uno de los autores uruguayos más internacionales.

Un día como hoy 14 de septiembre fallecía Patrick Swayze

Patrick Wayne Swayze (nace en Hourston, Texas, 18 de agosto de 1952 -muere en Los Ángeles California el 14 de septiembre de 2009) fue un actor, bairlarín y cantautor estadouunidense.

Su plenitud como actor le llegó con la serie de televisión Norte y Sur y más tarde con éxitos de taquilla y crítica como Dirtty Dancing y Ghost,  trabajos, entre otros, que lo hicieron convertirse en uno de los actores más populares de los años 1980 y 1990,  incluso llegando a ser considerado el hombre vivo más sexy del mundo por la revista People.

Su carrera incluye géneros variados como la comedia, el drama  o el cina de acción.

Como cantautor,” She’s Like the Wind” fue su tema más conocido, que llegó a alcanzar puestos altos en las listas de sencillos de todo el mundo.

Falleció a causa de cáncer de páncreas  que se le diagnosticó a principios del año 2008, al mismo tiempo que trabajaba en la serie televisiva The Beast.

Al detectarse el cáncer que terminaría con su vida, Patrick Swayze se sometió a un duro tratamiento pero decidió seguir trabajando y protagonizó la serie televisiva The Beast, en la que interpretaba a Charles Barker, un veterano policía de Chicago. Se dijo que durante la grabación Swayze renunció a paliar sus dolores con medicación, pues temía perder matices en su actuación. Ante el éxito de la primera temporada de la serie, Swayze quiso firmar por la segunda, pero su salud decayó tanto que los productores prefirieron cancelar el proyecto.

El 14 de septiembre de 2009 falleció a los 57 años de edad a causa del cáncer pancreático que padecía, en un hospital de la ciudad de Los Ángeles. California. Swayze dejó en audio un testimonio de despedida que formará parte de su autobiografía.​ Su cuerpo fue incinerado después de su funeral y sus cenizas llevadas a su rancho de Nuevo México por su esposa Lisa.

 

Herman Melville nace un día como hoy 8 de agosto de 1819

Herman Melville (nació en Nueva York, el 1 de agosto de 1819, muere el 28 de septiembre de 1891)

Fue un escritor, novelista, poeta y ensayista estadounidense, del período del Renacimiento estadounidense. Entre sus novelas más conocidas están “Taipi” (1846), basada en sus experiencias en la Polinesia y su obra maestra, la novela “Moby Dick” (1851)un clásico de la literatura universal.

LIBROS QUE TENEMOS EN LA BIBLIOTECA PÚBLICA DE HERMAN MELVILLE:

  • “La historia de Town-Ho”, ilustraciones de Luis Scafati, editorial Libros El Zorro rojo.
  • “Moby Dick o la ballena blanca”,  Editoriales:

Carroggio (Colección Clásicos Carroggio); La Gaviota (Versión íntegra); El Mundo (Colección 100 joyas del milenio) tomo 1; El País (Colección aventuras); Oceano (2 tomos); Planeta año 1976.

  • “Bartleby, el escribiente”,  editoriales: Bruguera (Colección Todolibro)

Biblioteca el Sol, editor Germán Sánchez Ruipérez.

  • “Benito Cereno”, editoriales: Juventud; Biblioteca El Sol, Planeta, Bruguera.
  • “Billy  Budd”, editoriales: Biblioteca El Mundo, Biblioteca El Sol, Bruguera, Juventud.

Todos estos libros están disponibles para préstamo para las personas interesadas en su lectura.

Entre 1853 y 1855, publicó en la revista Putnam Magazine una serie de relatos, reunidos la mayor parte de ellos en The Piazza Tales, entre los que se encuentran dos de las narraciones más importantes de Melville: el “cuento Bartleby , el escribiente”  la novela corta “Benito Cereno”. También aparece el relato “Las encantadas” ,  compuesto de diez bocetos sobre las islas Galápagos  unidos por un solo narrador. En 1857, “El estafador y sus disfraces”, también conocido como “El embaucador “(The Confidence-Man), fue el último trabajo de ficción en prosa que publicó. Buscando estabilidad económica, abandonó el oficio de escritor, aceptando un puesto como inspector de aduanas.

En sus últimos años, en los que tuvo que padecer además de la muerte de dos de sus hermanos también la muerte de dos de sus hijos, Clarence, por tuberculosis ​ y Malcolm por un posible suicidio, además de la muerte de otro de sus hijos a los treinta y cinco años, Stanwix Melville, se dedicó a escribir poesía. “Battle-Pieces  and Apescts of the War de 1866, es una reflexión poética sobre la  Guerra de Secesión Guerra de Secesión  y Clarel: A Poem and Pilgrimage in the Holy Land,  un poema épico de ficción, publicado en 1876. La novela “Billy Budd”,  que dejó inconclusa y fue publicada póstumamente en Londres en 1924, es considerada una de las obras de mayor relevancia de la literatura estadounidense.

 

Primo Levi nace un día como hoy 31 de julio de 1919

Primo Levi (nace en Turín, el día 31 de julio de 1919,  muere el día 11 de abril de 1987)

LIBROS QUE TENEMOS EN LA BIBLIOTECA PÚBLICA DE PRIMO LEVI:

  • “Si esto es un hombre”, editorial El Aleph ( 2 ejemplares).

Disponibles para préstamo, para las personas usuarias interesadas en leerla.

Fue un escritor italiano de origen judío sefardí, autor de memorias, relatos, poemas y novelas. Fue un resistente antifascista, superviviente del Holocausto. Es conocido sobre todo por las obras que dedicó a dar testimonio sobre dicho Holocausto, particularmente el relato de los diez meses que estuvo prisionero en el campo de concentración de Monowice (Monowitz), subalterno del de Auschwitz.

Su obra  “Si esto es un hombre”  es considerada como una de las más importantes del siglo XX.

Nació en el seno de una familia liberal judía. Se graduó en química en la Universidad de Turín en 1941. Debido a las leyes raciales de entonces, tuvo muchas dificultades para encontrar empleo y trabajó clandestinamente en una mina de asbesto en Balangero.

fue confinado en Auschwitz hasta 1945, experiencia que marcó su obra narrativa y ensayística. La vuelta a casa y a su trabajo de químico supuso una normalidad imposible de soportar para quien había conocido el horror de los campos de concentración. Relató esa experiencia en “Si esto es un hombre “(1947), un lacerante análisis de los efectos devastadores de la maquinaria genocida delnazismo  sobre la dignidad humana.

“Si esto es un hombre”  trasciende en realidad la literatura al ser el testimonio austero, implacable y lleno de dignidad por la supervivencia del autor en el campo de concentración nazi de Auschwitz. No es una novela propiamente dicha ni un documento histórico, sino el relato de las vivencias de una de las víctimas que no quiso perder ni la vida ni el respeto por sí mismo. Obtuvo un enorme éxito, y destacó inmediatamente entre la amplísima gama de libros de memorias generados por el horror de la guerra.

ños más tarde, publicó La tregua”(1963), una novela también autobiográfica en la que relató el largo periplo que, a través de Polonia, Rusia, Ucrania y Austria, le llevó de nuevo a su hogar. Esa ingente multitud de desplazados de todos los países fue, en el relato de Primo Levi, una suerte de prolongación del terror de la contienda y una metáfora de su sinsentido. El libro, que recibió el premio Campiello y supuso la confirmación de su vocación de escritor, narra asimismo el progresivo y asombrado redescubrimiento de la normalidad, el renacer a las exigencias de lo cotidiano, sin olvidar ni dejarse superar por una memoria insoportable.

Después del éxito obtenido por estos relatos, el autor mantuvo una actividad literaria continua. Su predisposición al análisis, característico del autor, debido quizás a su profesión de químico, se une a la ironía fantástica y grotesca de Historias naturales” (1966, premio Bagutta), publicadas con el seudónimo de “Damiano Malabaila”. En las siguientes obras se manifiesta el ideal de “una literatura mediadora, reveladora, a caballo entre dos culturas, la humanística y la científica, y partícipe de ambas”: Defecto de forma(1971), El sistema periódico” (1975, premio Prato per la Resistenza) y La llave estrella” (1978, premio Strega). Las dos últimas auténticas son novelas de formación, la primera sobre la formación moral de un joven estudiante hebreo, y la segunda sobre la formación ética y profesional de un obrero. En ambas, los personajes se acercan por sus experiencias al mundo de la ciencia, de la técnica y de la fábrica.

Los ensayos reunidos en L’altrui mestiere” (1985), aparentemente extravagantes y divertidas disertaciones de ecléctico diletantismo enciclopédico, ocultan precisas indicaciones de método y nítidas motivaciones de elección que se inscriben en este ideal de literatura. La antología personal titulada La ricerca delle radici” (1981), selección comentada de las lecturas preferidas del autor, permite comprender mejor su obra.

El mundo judío y la Segunda Guerra Mundial, volvieron a aparecer en la novela Si ahora no, ¿cuándo?” (1982. premios Viareggio y Campiello), en “Lilít y otros relatos” (1981) y en Los hundidos y los salvados (1986), ensayo documental sobre los campos de concentración proyectados en un posible futuro inmediato de la humanidad. También es autor de dos libros de poesía: L’osteria di Brema (1975) y Ad ora incerta (1984).

Juan Marsé muere el 18 de julio de 2020

Juan Marsé Carbó (Nace eb Barcelona el día 8 de enero de 1933, muere el día 18 de de julio de 2020)

Fue un novelista español de la llamada generación de los 50, concretamente de la denominada Escuela de Barcelona, corriente que involucraba a sus amigos Jaime Gil  de Biedma, Carlos Barral, Juan García Hortelano, Manuel V ázque Montalbán, Juan Goytisolo, Terenci Moix y Eduardo Mendoza.

Recibió el Premio Cervantes en 2008.

Enfermo desde hacía años del corazón y los riñones, se sometía a diálisis –bromeaba con que eso le daba tiempo para leer– y, en los últimos días, su capacidad cardiaca estaba al 20%.

Juan Marsé,  ha fallecio a los 87 años en el hospital Sant Pau de Barcelona a las 21 horas de sábado18, acompañado de los suyos, que hicieron pública la noticia el domingo 19 por la mañana, a través de la Agencia Balcells, su otra casa en este mundo.

El funeral de Juan Marsé será hoy martes a las 12.45 h en el tanatorio barcelonés de la calle Sancho de Ávila, pero no se recomienda asistir al público porque deberá celebrarse bajo las nuevas restricciones por rebrotes de coronavirus. La capilla ardiente se abrirá en el mismo tanatorio hoy lunes 20 a las 15.30 h.

En una primera etapa elige la Guerra Civil  y sus consecuencias como eje central de su obra como en “Esta cara de la luna” (1962). Pero muy pronto se inscribe dentro de un realismo social crítico de marcado carácter barcelonés, sus libros retrataron a una sociedad en evolución desde el tardofranquismo a la democracia. Lo sitúa entre los autores más notables de la narrativa española de la segunda mitad del siglo XX

Su temática y estilo narrativo lo han convertido en uno de los autores más adaptados al cine.

LIBROS QUE TENEMOS EN LA BIBLIOTECA PÚBLICA DE JUAN MARSÉ:

  • “Un día volveré”, Editado por Planeta (Colección nuestros clásicos contemporáneos).
  • “La muchacha de las bragas de oro”, Edita Planeta. Fue Premio Plante en 1978.
  • “Los misterios de colores”, Edita Editorial Sevillana, S.A., en Correo de Andalucía (Colección Grandes Autores Biblioteca de Literatura Universal).
  • “Historia de mi prima Montse”, Editorial Argos Vergara.
  • “Ronda del Guinardó“, Edita Seix Barral.
  • “Si te dicen que caí”, Edita Bilbliotex,  El Mundo (Colección las mejores novelas del Siglo XX en castellano”.
  • “Últimas tardes con Teresa”, editoriales: Seix Barral y Mondadori.
  • “Rabos de lagartija”, Eita Planta De Agostini.

Todos estos libros de Marsé están disponibles para préstamo.

Lo mejor de Juan Marsé es lo que no sabremos de él. Aquello que prefirió dejar en su sitio, sin airear, porque pertenece al pudor de ser uno mismo. Porque para ser el que quieres hay que bracear demasiadas veces contra la corriente y sería una vulgaridad ir por ahí echando cuentas de las heridas remontadas, del sitio logrado cuando el presagio primero era malo.

Nacido el 8 de enero de 1933, hijo de Domingo Faneca y Rosa Roca, en vez de llamarse Juan Faneca Roca acabó siendo Juan Marsé Carbó, los apellidos de sus padres adoptivos. Según se supo recientemente, su padre biológico, Domingo Faneca, y el adoptivo, Pep Marsé, se conocían.

Sin terminar sus estudios, se dedicó desde la adolescencia al oficio de joyero. Entró en el taller de una joyería, labor dura pero de precisión, técnica que acabó aplicando a su adjetivación, digna de orfebre, y que ya asomaba en su primer relato, a lápiz, en una libreta, con 15 años, sobre los recuerdos de unos gitanos en el pueblo.

La fórmula de Marsé,  pasaba por coger un suceso real del barrio y, sentado en el bordillo de la acera, añadirle toda la imaginación posible alimentada por las películas del vecindario y de los cómics como El Coyote, El guerrero del Antifaz, novelas del Oeste, … hasta convertir el episodio en una narración fascinante, que los demás seguían en silencio absoluto. Esas eran las historias que se contaban los niños del barrio de Juan Marsé en una infancia marcada por el frío, el estraperlo, hijos todos de los vencidos, en una Barcelona gris delimitada por las zonas del Carmelo, el Guinardó y Gràcia.

Trabajó durante algún tiempo en la revista barcelonesa de cine Arcinema, e inicia su carrera literaria en 1958 con unos relatos que aparecerían en las revistas Ínsula y El Ciervo.

En 1959 obtuvo su primer premio literario, el Sésamo de cuentos por su relato Nada para morir” y dos años más tarde publicó su primera novela “Encerrados con un solo juguete”.

También en 1959 se instaló en París, ciudad en la que residió hasta 1962 y en la que desempeñó variadas actividades, incluidas las de profesor de español, traductor y mozo de laboratorio en el Departamento de Bioquímica Celular del Instituto Pasteur.

Volvió a Barcelona, donde publicó, en 1962, “Esta cara de la luna”, hoy repudiada por el autor y desterrada del catálogo de sus Obras Completas. También colaboró con el mundo publicitario, con el de la empresa editorial y fue guionista cinematográfico. Como periodista ha sido redactor jefe de la revista Boccaccio y colaborador de la revista Por favor, en la que llegó a ocupar el puesto de jefe de redacción.

Las letras no ha sido lo único en lo que ha tenido éxito Marsé, el amor ha sido otro de sus puntos fuertes, aunque él ha intentado durante toda su vida mantenerlo en secreto. Sus vecinas del barrio fueron las primeras en llamarle la atención. Según contaba Marsé,  en el año 53, durante el servicio militar en Ceuta, intercambiaba correspondencia con una joven. Esas cartas, que evocaban momentos que habían vivido juntos, se convertirían a su regreso en la novela Encerrados con un solo juguete’. 

Su adopción, su mujer y sus dos hijos: el entorno familiar que forjó la figura de Juan Marsé

Tras una relación con la escritora Helena Valentí y también con Bel, Isabel Gil Moreno, fue la extremeña Joaquina Hoyas la que le robó el corazón y se convirtió en madre de sus hijos. Se casaron en 1966 y alquilaron un pequeño apartamento en la calle Mayor de Gracia, en Barcelona. Joaquina era peluquera y él, después de perder su empleo como representante, firmó el mismo año de su boda, un contrato con la editorial Planeta. Tras más de cinco décadas juntos Marsé describía así su primera cita “no me pareció ni bien ni mal, ni blanco ni negro, ni todo lo contrario”.

Alejandro y Berta, son sus hijos, frutos de cinco década de amor.

Pasaron apenas dos años hasta que la pareja tuvo su primer hijo, Alejandro, y otros dos hasta el nacimiento de Berta. La pequeña siguió los pasos de su padre, se convirtió en escritora y analista de guiones. Para ella, el mundo literario y el audiovisual han ido de la mano durante toda su vida. Ya a los 16 años empezó a trabajar en diferentes producciones cinematográficas nacionales y fue a partir de 1996 cuando varias productoras la contrataron como analista de guiones.

Su hermano mayor, Alejandro o Alex como suelen llamarle, siguió otros derroteros. Él se dedica al mundo de la edición gráfica. Primero fue en Planeta Agostini, donde, según él mismo dice “aprendí el valor de la fotografía en el mundo editorial y atesoré una larga lista de contactos, entre agencias y fotógrafos”. En la actualidad es director de ‘Album’, un archivo que representa internacionalmente el trabajo de una red de fotógrafos y archivos especializados en el mundo de la cultura y el espectáculo.

Asimismo, durante los años 1988-1989 publicó quincenalmente un serial en el diario El País  bajo el título Aventuras del capitán Blay.

La década de los 90 supuso la consagración definitiva del escritor barcelonés. En 1990 recibió el Premio Ateneo de Sevilla por El amante bilingüe”; en 1994 le conceden por “El embrujo de Shanghai el Premio de la Crítica.

Su obra ha sido traducida a diversos idiomas (alemán, francés, húngaro, inglés, polaco, portugués, rumano, etc.) y varias de sus novelas han sido adaptadas al cine y al teatro, como Últimas tardes con Teresa”, “Si te dicen que caí”, “La muchacha de las bragas de oro” y “El amante Bilingüe”, entre otras.

El 21 de abril de 2009, dos días antes de recibir el Premio Cervantes, se le concedió una urna en la Caja de las Letras.

Sus novelas:

  • Encerados con un soloj juguete” (1960, Seix Barral)
  • “Esta cara de la luna” (1962, Seix Barral)
  • “Últimass tardes con Teresa” (Seix Barral). Premio Biblioteca Breve
  • “La oscura historia de la prima Montse” (1970, Seix Barral)ç
  • “Si te dicen que caí” (1973, Novaro) Premio México de Novela
  • “La muchada de las bragas de oro” (1978, Planeta) Premio Planeta
  • “Un día volveré” (1982, Plaza & Janés)
  • Ronda del Guinardó (1984, Plaza y Janés), Premio Ciuddad de Barcelona
  • “El amante Bilingüe” (1990, Planeta), Premio Ateneo de Sevilla
  • “El embrujo de Shanghai” (1993, Plaza y Janés)
  • Rabos de lagartija (2000, Plaza & Janés), Premio de la Crítica y Premio Nacional de Narrativa.
  • “Canciones de amor en Lolita’s” Club (2005, Lumen)
  • “Caligrafía de los sueños” (2011, Lumen)
  • “Noticias felices en aviones de papel” (2014, Lumen)
  • “Esa puta tan distinguida” (2016, Lumen)

Cuentos:

  • “El fantasma del cine Roxy “(1985, Almarabú).
  • “Teniente Bravo” (1987, Plaza & Janés), único volumen de cuentos publicado por Marsé. La primera edición incluía los relatos “Historia de detectives”, “El fantasma del cine Roxy”, “Noches de Bocaccio” y “Teniente bravo”. En ediciones posteriores, Marsé excluyó “Noches de Bocaccio”.
  • Cuentos completos (2002, colección Austral, Espasa Calpe). Incluye dos secciones: Teniente bravo, con “Historia de detectives”, “El fantasma del cine Roxy” y “Teniente bravo”; y Cuentos dispersos, con “La mayor parte del día”, “Plataforma posterior”, “Nada para morir”, “La calle del Dragón Dormido”, “Noches de Bocaccio”, “Parabellum”, “El pacto”, “La liga roja en el muslo moreno”, “El jorobado de la Sagrada Familia” y “El caso del escritor desleído”.
  • Colección particular (2017, Lumen). Antología de relatos. Seis de ellos fueron incluidos en los Cuentos completos: “Historia de detectives”, “El fantasma del cine Roxy”, “Teniente Bravo”, “Parabellum”, “El pacto” y “La liga roja en el muslo moreno”. Se incluyen también la novela corta o relato largo Noticias felices en aviones de papel, publicada antes como libro independiente, y “Colección particular”, un relato por entregas publicado en El País, entre 1988 y 1989, y no recogido antes en libro. “Conócete a ti mismo, Fritz”, una sinopsis argumental, es el único texto estrictamente inédito del volumen.

Cuentos Infantiles:

  • La fuga del río Lobo (1985, Destino).
  • El detective Lucas Borsalino (2013, Alfaguara Infantil).

Artículos Periodísticos:]

  • Señoras y señores (1975, Punch; 1987, Tusquets; 2013, Ediciones Alfabia). Recopilación de retratos que aparecieron en la revista Por Favor y en el diario El País.
  • Confidencias de un chorizo (1977, Planeta)

Obras Completas:

  • El Pijoaparte y otras historias (1981, Bruguera)
  • Los misterios de colores (1993, El Periódico de Catalunya)
  • Las mujeres de Juanito Marés (1997, Espasa Calpe), antología de ensayos
  • Un paseo por las estrellas (2001, RBA), recopilación de 36 retratos sobre el cine que aparecieron en el diario El País.
  • Momentos inolvidables del cine (2004, Carroggio)
  • La gran desilusión (2004, Seix Barral), escrito en los años setenta y revisado en 2004.
  • Viaje al Sur (Lumen, 2020). Libro de viajes por Andalucía escrito en 1962.

Argumento de sus obras:

  • “Encerrados con un solo juguete (Seix Barraal- 1960). Ambientada en la posguera, la narración se centra en un grupo de jóvenes defraudados por una realidad que es resultado directo de la guerra librada por sus padres, y que ni es la suya ni les permite crearse su identidad propia. Quedó finalista del Premio Biblioteca Breve de 1960 (finalmente declarado desierto), y sirvió, sobre todo, para alertar sobre la aparición de un futuro gran talento literario. Aunque la crítica del momento la saludó como una interesante muestra del objetivismo entonces triunfante, el propio autor siempre la ha calificado de “decadente, intimista y subjetiva”.

 

  • “Esta cara de la Luna” (Seix Barral – 1962). Vista desde hoy resulta ser un valioso documento de época, porque tanto los ambientes como los personajes están perfilados con tanta precisión que parece como si el autor no precisara adoptar un punto de vista moral (o crítico) porque las conductas de unos y otros son suficientemente expresivas y se califican solas. Sobre todo, el personaje que ejerce de principio motor de la acción (un periodista tramposo y falaz llamado Miguel Dot) parece el molde o perfil original del intelectual burgués cuya (mala) conciencia social es revelada con la que luego será una de las mejores armas de Juan Marsé: la mordacidad.

 

  •  “Últimas tardes con Teresa” (Seix Barral – 1966). Premio Biblioteca Breve. Marca el nacimiento del Pijoaparte, uno de los personajes más fuertes, originales y sugestivos de toda la literatura de esa época, y que parece el doble canalla del propio Marsé. La identificación autor/personaje funciona con una precisión y eficacia demoledoras, y lo que empieza siendo la historia amorosa de una niña bien, rebelde e ingenua (Teresa) y un charbego barriobajero, desarraigado y ladrón de motos (el Pijoaparte), termina como una formidable sátira y encarnación del tiempo en que transcurre esa breve, intensa y, lógicamente, calamitosa relación pasional.

 

  • “La oscura historia de la prima Montse” (Seix Barral – 1970). Hasta cierto punto es una continuación de la obra anterior. De nuevo se repite una relación entre dos personajes que pertenecen a mundos tan diferentes que el acercamiento entre ellos debe ser necesariamente conflictivo. En este caso, la protagonista es una mujer culta, educada e intensamente religiosa, y él un joven presidiario, ateo y ambicioso. La mayor diferencia, no obstante, reside en la gran complejidad formal que implica la introducción de un narrador en primera persona que a veces es testigo de los hechos narrados, a veces ejerce como mero transmisor de sucesos lejanos y, en otras ocasiones, se convierte en un alter ego del autor, que interviene directamente en la trama cuando lo considera oportuno.

 

  • “Si te dicen que caí (Novaro – 1973). Premio México de Novela. En palabras del autor, la novela no es tanto una revancha personal contra el franquismo, como una secreta y nostálgica despedida de su infancia. Lo cual no quita para que, en efecto, la sórdida vida cotidiana en un barrio ya desaparecido (El Guinardó) vuelva a ser el marco de unas historias en las que se entremezclan la sátira y la violencia sexual con una indiscutible riqueza de sensaciones y fantasías. Muchas de ellas se cuentan mediante las “aventis”, un hallazgo que permite, a partir de historias orales inventadas por unos niños nacidos de la violencia y criados en la calle, ir tejiendo una realidad alucinante y, al mismo tiempo, extrañamente cotidiana.

 

  • “Confidencias de un chorizo” (Planeta – 1977). Durante su etapa como redactor jefe de la revista satírica “Por Favor”, el chorizo que da voz a estos relatos (Juan Marsé es un narrador y, haga lo que haga, siempre le saldrá una narración) fue apoyándose en la actualidad para ir desgranando una serie de apuntes, acotaciones, chistes o sarcasmos acerca de temas tan variados como la traumática aparición en España del escritor ruso Aleksanr Solzhenissyn, los manejos de Fraga Iribarne,  una supuesta conspiración internacional contra el Real Madrid o una semblanza de Lana Turner. Es una crónica de época en clave de humor mordaz.

 

  • “La muchacha de las bragas de oro” (Planeta – 1978). Premio Planta. En principio podría presentarse como una sátira corrosiva a un libro de Pedro Laín Entralgo (“Descargo de conciencia”) o, mejor aún, como una burla de ciertos personajes muy comprometidos con el franquismo y que, una vez liquidado éste, pretendían lavar su imagen y su conciencia declarándose liberales. Ahí está ese Luys Forest, viejo escritor falangista que dice estar escribiendo sus memorias cuando en realidad está retocando una y otra vez el pasado para acomodarlo a los gustos del presente. Su sobrina Mariana, la muchacha de las bragas de oro, es la voz discordante que desmonta una y otra vez las fantasías del viejo mentiroso. Sin embargo, por debajo de esta simple trama surge un proyecto literario mucho más ambicioso, pues plantea la esencia misma del oficio de novelar, en lo que éste tiene de operación tendente a sustituir una “realidad” por una “ficción” que, en el fondo, llega a ser más real que la realidad misma.

 

  • “El Pijoaparte y otras historias” (Bruguera- 1981)

 

  • “Un día volveré” (Plaza y Janés- 1982). Marsé regresa a sus temas y ambientes de siempre, aquí contados a través de Jan Julivert Mon, ex boxeador reconvertido en atracador de bancos durante su etapa de guerrillero urbano. El regreso de Julivert al barrio tras cumplir una larga condena en el penal de Burgos pone en marcha un complejo mecanismo social: la conciencia de la derrota y el deseo de revancha, la fascinación juvenil por la violencia, la desfiguración de la realidad mediante el olvido o la huida a través de la fantasmagoría cinematográfica acaban configurando una crónica negra intimista y melancólica, contada desde un estilo sencillo y directo.

 

  • “Ronda del Guinardó(Plaza y Janés – 1984). Premio Ciudad de Barcelona. Una niña, en el umbral de la pubertad, es obligada por un viejo y cansado policía a reconocer el cadáver del hombre que supuestamente la violó. Este sencillo argumento basta para poner en pie un relato en el que la Ronda del Guinardó sirve como metáfora del dolor y la desgracia humana, atemperados o dignificados por el indestructible afán de supervivencia que caracteriza el universo narrativo de Marsé. Como en todas sus obras anteriores, algunos recuerdos de infancia, imágenes dispersas sin relación orgánica con la trama, o incluso las ocasionales intervenciones directas del autor se imbrican en el tejido literario contribuyendo con su naturalidad a dar verosimilitud a una narración llena de encanto y vitalidad.

 

  • “La fuga de río Lobo” (Destino – 1985). Un relato para niños en el que se cuenta cómo Amador se harta un día de sus juguetes electrónicos, se va al Valle y descubre el río Lobo y a una rana cascarrabias. Juntos construyen una balsa pirata y navegan inventando aventuras y palabras. De repente, el río desaparece y los dos amigos inician su búsqueda.

 

  • “Teniente Bravo” (Plaza y Janés – 1987). Tres relatos breves y sin relación entre sí, pero unificados por la mano de un autor ya maduro. En el primero, “Historias de detectives” unos chicos metidos en un automóvil arruinado se entretienen contando historias de crímenes y mujeres malas, amores desafortunados y peripecias interminables. El que da título al volumen, “Teniente Bravo”, un personaje en principio odioso, acaba redimiéndose por la vía de su patético enfrentamiento contra un potro de gimnasia que (cosas de la magia narrativa) desde el mismo momento de su aparición se revela como el arma maléfica que va acabar con el personaje, reduciéndolo a escombros. “El fantasma del Cine Roxy” es una fantasía protagonizada por viejos espectros salidos del celuloide y que, una vez derribado el local cinematográfico para dejar paso a un banco, se resisten a desaparecer víctimas del mismo olvido en que se han sumido tantos otros escenarios de la infancia ciudadana.

 

  • Señoras y señores (Tusquets – 1988). Es la recopilación de retratos que, bajo el mismo título, aparecieron en la revista “Por Favor” y el diario “El País” entre marzo y diciembre de 1987 . Políticos, banqueros, folklóricas, deportistas y figurones de variado pelaje quedaron entonces fijados para siempre por ese trazo a la vez amable y despiadado que caracterizó aquellas colaboraciones de Marsé.

 

  • El amante bilingüe (Planeta – 1990). Premio Ateneo de Sevilla.  La historia de Juan Marés/Faneca, un hombre que se ve engañado y abandonado por su guapa, rica y distinguida mujer y que, en su afán por reconquistarla, se reinventa a sí mismo en la figura de un charnego tramposo y variopinto. Lo que empieza como una aventura algo grotesca e inverosímil no tarda en convertirse en una sátira irónica y feroz sobre la dualidad social y lingüística catalana, agravada por las diferencias de clase. Una lúcida reflexión sobre la identidad personal y su lado oscuro, algo que sólo se desvela cuando se atraviesa el espejo, pero que tiene el inconveniente de que, según y cómo sea lo desvelado, hará excesivamente doloroso el regreso a la realidad anterior.

 

  • El embrujp em Shanghai (Plaza y Janés – 1993).

 

  • Los misterios de colores (1993)

 

  • Las mujeres de Juanito Marés (Espasa Calpe -1997)

 

  • Rabos de lagartija (Areté – 2000). Premio de la Crítica  y Premio Nacional de Narrativa. Sin salir del escenario habitual de sus narraciones (el barrio de El Guinardó) y poniendo en juego de nuevo sus viejos temas (la tenue línea que separa el amor del desamor, el bien del mal, la verdad de la mentira) “Rabos de largartija” es una búsqueda de los límites estilísticos, o de la capacidad expresiva del arte narrativo del autor. Cómo, si no, osaría dar voz al perro Chispa o no dar la menor justificación de un desafuero tan escandaloso como el que una de las voces narrativas sea intrauterina, es decir, de un niño nonato. Por no hablar de los saltos en el tiempo y en el espacio, de la narración coral o de la atmósfera de tristeza que impregna esta novela que, aunque pueda parecer lo contrario debido a su gran complejidad estructural, se deja leer con toda facilidad porque “engancha” desde la primera a la última de sus páginas.

 

  • Un paseo por las estrellas (RBA – 2001)

 

  • Cuentos completos (Espasa-Calpe – 2002). Enrique Turpin, ha llevado a cabo un trabajo de documentación exhaustiva al conseguir reunir en un único libro todos los cuentos de Marsé desde 1957. Algunos de ellos han sido rescatados del olvido, ya que se escondían entre las páginas de publicaciones como ‘Triunfo’, “Ínsula” ‘Rumbos’, ‘Destino’, ‘El Urugallo’ , ‘Por Favor’ o ‘La Vanguardia’. El libro incluye un ‘Apéndice’ con textos misceláneos y algunas ideas para futuras historias. Los argumentos de sus cuentos, como los de sus novelas, recogen elementos de literatura social, el ambiente de Barcelona de posguerra y la interrelación entre elementos de distintas capas sociales.

 

  • La gran desilusión (Seix Barral – 2004). Una visión muy personal e inolvidable de dos apasionantes décadas: los treinta y los cuarenta. Juan Marsé revisita tanto personajes, como aspectos emblemáticos de las letras, los deportes, el cine y el devenir político de aquel momento a través de imágenes originales de la época. Un libro inclasificable que escribió Juan Marsé en los años setenta.

 

  • Momentos inolvidables del cine (Carroggio – 2004)

 

  • Canciones de amor en Lolita’s Club (Editorial Lumen – 2005). Novela que nos transporta a la periferia barcelonesa, donde Marsé ha situado este misterioso bar de alterne, punto de partida de una historia que busca abarcarlo todo: sexo, prostitución, inmigración, terrorismo y un largo etcétera de conflictos que tiñen la relación de los protagonistas, Valentín y Milena.

 

  • Caligrafía de los sueños (Editorial Lumen – 2011)

Adaptaciones cinematográficas:

  • La oscura historia de la prima Montse (Jordi Cadena, 1977
  • La muchacha de las bragas de oro (Vicente Aranda, 1980
  • Últimas tardes con Teresa (Gonzalo Herralde, 1984)
  • Si te dicen que caí (Vicente Aranda, 1989)
  • El amante bilingüe (Vicente Aranda, 1993)
  • Domenica (Wilma Labate, 2001) -adaptación de Ronda del Guinardó
  • El embrujo de Shanghai (Fernando Trueba, 2002)
  • Canciones de amor en Lolita’s Club (Vicente Aranda,2007)

En la película El cónsul de Sodoma (Sigfrid Monleón, 2010) Juan Marsé es interpretado por el actor Àlex Brendemühl.

Premios: 

  • 1959 Premio Sésamo de cuentos
  • 1960 Finalista Premio Biblioteca Breve Seix Barral (desierto)
  • 1965 Premio Bivlioteca Breve Seix Barral
  • 1973 Premio Internacional de Novela México
  • 1978 Premio Planeta
  • 1985Premio Ciudad de Barcelona
  • 1990 Premio Ateneo de Sevilla
  • 1994 Premio de la Crítica  (1º)
  • 1994 Premio Europa de Literatura (Aristeión).
  • 1997 Premio Juan Rulfo de Literatura Latinoamericana y del Caribe, hoy Premio FIL de Literatura en Lenguas Romances de México
  • 1998 Premio Internacional Unión Latina
  • 2001 Premio de la Crítica  (2º)
  • 2001 Premio Nacional de Narrativa
  • 2002 Medalla de Oro al mérito cultural del Ayuntamiento de Barcelona
  • 2003 Premio de la Associació d’Amics de la UAB
  • 2004 Premio Extremadura a la Creación Literaria
  • 2008 Premio Cervantes
  • 2010 Premio Internacional de la Fundación Cristóbal Gabarrón  de Letras

 

 

Marcel Proust, nace un día como hoy 10 de julio de 1871

Valentin Louis Georges Eugène Marcel Proust; (Nace en París el día 10 de julio de 1871 y muere en París, el 18 de noviembre de 1922).

Fue un novelista, ensayista y crítico francés cuya obra maestra, la novela  “En busca del tiempo perdido” (título original en francés: À la recherche du temps perdu), compuesta de siete partes publicadas entre 1913 y 1927, constituye una de las cimas de la literatura del siglo XX,  enormemente influyente tanto en el campo de la literatura como en el de la filosofía y la teoría del arte.

LOS LIBROS QUE TENEMOS EN LA BIBLIOTECA PÚBLICA DE MARCEL PROUST:

  • EN BUSCA DEL TIEMPO PERDIDO. Editorial Alianza

Parte 1: “Por el camino de Swann”

Parte 2: “A la sombra de las muchachas en flor”

Parte 3: “El mundo de Guermantes”·

Parte 4: “Sodoma y gomorra”.

Parte 5: “La prisionera”

Parte 6: “La fugitiva”

Parte 7: “El tiempo recobrado”

Disponibles para préstamo, para todas las personas interesadas en su lectura.

En ella, el autor francés realizó una importantísima labor de introspección en la que, recordando todo su pasado y rescatando de esta manera recuerdos nítidos y sensaciones, logró retratar su vida en una narración dentro de la cual se colocó como narrador omnipotente de su escritura autobiográfica, creando un estilo onírico característico, donde un olor, un sabor pueden cobrar suma importancia, y saltar a otra memoria, creando de este modo un increíble mar de literatura.

Valentín Louis Georges Eugene Marcel Proust nace en París en la casa de su abuelo materno, un acaudalado agente de intercambio de origen judío el 10 de julio de 1871. Jeanne Neil, la mamá de Marcel, pertenece a la alta sociedad parisina. Papá Proust por el contrario, hijo de un tendero, proviene de la pequeña burguesía católica provincial. Pero Adrian Proust es brillante y tras triunfar académicamente, es nombrado jefe de la clínica de la Facultad de Medicina de París.

Un amigo presenta al futuro matrimonio Proust, Mamá Jeanne cuenta solo 21 años, quince menos que su esposo. Al poco tiempo de contraer matrimonio nace Marcel, un bebé prematuro y débil, tanto que su padre teme por su vida. A los nueve años, Marcel sufre su primer ataque de asma tan violento como repentino. La enfermedad que se revela crónica, le obliga a descansar frecuentemente y le convierte en un niño introspectivo. La fragilidad del niño Proust, tan delicado como inteligente y sensible desde tierna edad, acapara la atención de su madre que pese a concebir otro hijo centra sus cuidados en el pequeño. Marcel crece mecido por los sobreprotectores cuidados de su madre aislado del mundo a lo largo de toda su vida.

Su madre, era el prototipo de la matriarca  judía, sobreprotectora y acaparadora mientras que su padre,  el doctor Adviene Proust, era tan exigente como intransigente. Mamá contribuyó a que Marcel fuese un niño ávido del reconocimiento y aprobación social que derivaría  un personalidad pusilánime e introspectiva.

El joven Marcel fue un estudiante brillante, lo que le permitió hacerse con tres títulos universitarios. En el liceo Condorcet, donde cursó la enseñanza secundaria, afianzó su vocación por las letras y obtuvo brillantes calificaciones. Tras cumplir el servicio militar en 1889 en Orleans, asistió a clases en la Universidad de La Sorbona y en la École Livre de Sciences Politiques.  Ávido de saber, poseía una vastísima cultura literaria, humanística e incluso científica. Proust se preparó durante toda su vida para escribir una novela.

Durante los años de su primera juventud llevó una vida mundana y aparentemente despreocupada, que ocultaba las terribles dudas que albergaba sobre su vocación literaria. Tras descartar la posibilidad de emprender la carrera diplomática, trabajó  en el único oficio que algún día tuvo Marcel Proust fue el de bibliotecario. El joven Proust fue nombrado ayudante de biblioteca en la Mazarina, la biblioteca del Instituto de Francia, de 1895 a 1900. Se trataba de satisfacer la presión paterna para conseguir un trabajo, aunque no fuera remunerado.  Como era de prever,  no ejerció nunca. En cuanto pudo pidió baja por enfermedad, nobleza obliga, ya que el polvo agudizaba sus crisis asmáticas. Sólo se desplazaba a la biblioteca una vez al año, para renovar su puesto, adscrito al depósito legal.

Finalmente decide dedicarse a la literatura. Frecuentó los salones de la princesa Mathilde, de Madame Strauss y Madame de Caillavet, donde conoció a Charles Maurras, Anatole France y Léon Daudet, entre otros personajes célebres de la época.

Sensible al éxito social y a los placeres de la vida mundana, el joven Proust tenía, sin embargo, una idea muy diferente de la vida de un artista, cuyo trabajo sólo podía ser fruto de «la oscuridad y del silencio». En 1896 publicóLos placeres y los días”, colección de relatos y ensayos que prologó Anatole France.

Entre 1896 y 1904 trabajó en la obra autobiográfica “Jean Santeuil”, en la que se proponía relatar su itinerario espiritual, y en las traducciones al francés de La biblia de Amiens y Sésamo y los lirios, de John Ruskin.

Después de la muerte de su madre (1905), Marcel  que cuenta 34 años, se sume  en una profunda depresión. El novelista duerme, piensa,  escribe  y prácticamente vive en la cama. Asmático y debilitado, Marcel Proust  se aisló del mundo a los 37 años, buscó refugio de su habitación, para escribir y evocar cada momento vivido de su pasado. Hiló así su propia crisálida en una habitación forrada de corcho y humedecida con sahumerios para aliviar su asma. De este modo, ataviado con abrigos y bufandas, tejió cuartilla a cuartilla esa obra de la que podemos disfrutar a día de hoy.

Este estado de ánimo propicio para la tarea que en esos años decidió emprender, la redacción de su ciclo novelescoEn busca del tiempo perdido”, que concibió como la historia de su vocación, tanto tiempo postergada y que ahora se le imponía con la fuerza de una obligación personal. Anteriormente, había escrito para Le Fígaro diversas parodias de escritores famosos (Saint-Simon,Honoré de Balzac, Gustave Flaubert), y comenzó a redactar Contre Sainte-Beuve”, obra híbrida entre novela y ensayo con varios pasajes que luego pasarían a En busca del tiempo perdido.

Consumado su aislamiento social, se dedicó en cuerpo y alma a ese proyecto; el primer fruto de ese trabajo seríaPor el camino de Swann” (1913), cuya publicación tuvo que costearse él mismo ante el desinterés de los editores. El segundo tomo, A la sombra de las muchachas en flor” (1918), en cambio, le valió el Premio Goncourt. Los últimos volúmenes de la obra fueron publicados después de su muerte por su hermano Robert.

La novela, que el mismo Proust comparó con la compleja estructura de una catedral gótica, es la reconstrucción de una vida a través de lo que llamó «memoria involuntaria», única capaz de devolvernos el pasado a la vez en su presencia física, sensible, y con la integridad y la plenitud de sentido del recuerdo, proceso simbolizado por la famosa anécdota de la magdalena, cuyo sabor hace renacer ante el protagonista una época pasada de su vida.

El tiempo al que alude Proust es el tiempo vivido, con todas las digresiones y saltos del recuerdo, por lo que la novela alcanza una estructura laberíntica. El más mínimo detalle merece el mismo trato que un acontecimiento clave en la vida del protagonista, Marcel, réplica literaria del autor; aunque se han realizado estudios para contrastar los acontecimientos de la novela con la vida real de Proust, lo cierto es que nunca podrían llegar a confundirse, porque, como afirma el propio autor, ” la literatura comienza donde termina la opacidad de la existencia”.

El estilo de Proust se adapta perfectamente a la intención de la obra: también la prosa es morosa, prolija en detalles y de períodos larguísimos, laberínticos, como si no quisiera perder nada del instante. La obra de Proust, junto a la de autores como Franz Kafka, James Joyce o William Faulkner, constituye un hito fundamental en la literatura contemporánea.

La obra de Proust navega entre el movimiento modernista y el vanguardista, trayéndonos a su vez pinceladas del pensamiento existencialista. De ahí, que no solo apreciemos su habilidad como escritor sino que además, quede en evidencia su profundidad psicológica. Nos habló de las desdichas del pasado, la frustración y la brevedad de la ilusión.

Proust falleció en París el 18 de noviembre de 1922, a la edad de 51 años a causa de una bronquitis mal curada, diciendo en su última exhalación la palabra “madre”.

Algunas  frases más famosas de Marcel Proust:

“El amor es una enfermedad inevitable, dolorosa y fortuita”.

“Nuestro corazón tiene edad de aquello que ama”.

“A partir de cierta edad hacemos como que no nos importan las cosas que más deseamos”.

“A veces estamos demasiado dispuestos a creer que el presente es el único estado posible de las cosas”.

“El amor es el espacio y el tiempo medido por el corazón”.

“El hallazgo afortunado de un buen libro puede cambiar el destino de un alma”.

“La ambición embriaga más que la gloria”.

“La felicidad es saludable para el cuerpo, pero es la pena la que desarrolla las fuerzas del espíritu”.

“Los celos no son corrientemente más que una inquieta tiranía aplicada a los asuntos del amor”.

“No se cura un sufrimiento sino a condición de soportarlo plenamente”.

“Somos sanados del sufrimiento solamente cuando lo experimentamos a fondo”.

“Vale más soñar la vida propia que vivirla, aunque vivirla es también soñarla”.

“El único verdadero viaje de descubrimiento consiste no en buscar nuevos paisajes, sino en mirar con nuevos ojos”.

“A cierta edad, un poco por amor propio, otro poco por picardía, las cosas que más deseamos son las que fingimos no desear”.

 

 

 

Guy de Maupassant muere un día como hoy 6 de julio de 1893

René Albert Guy de Maupassant (Dieppe, nace un 5 de agosto de 1850, muere en París el 6 de julio de 1893) fue un escritor francés, autor principalmente de cuentos, aunque escribió seis novelas.

Uno de los mejores escritores mundiales de narraciones cortas, Guy de Maupassant, demostró escaso interés por la ciencia o la ciencia ficción.

Se sintió, sin embargo fascinado por lo sobrenatural y lo extraño, y muchas de sus historias se hallan recopiladas en Allouma y otras historias (19895) y Relatos de terror y sobrenatural (1972). Nació en Normandía, Francia, aunque quizá no en el castillo de Miromesnil, como se pretende. Pese a su noble cuna, pasó la mayor parte de su infancia en Etretat, entre los hijos de los marineros y de los campesinos, debido a la separación de sus padres.

LIBROS QUE TENEMOS EN LA BIBLIOTECA DE GUY DE MAUPASSANT:

  • “BOLA DE SEBO Y OTROS RELATOS”; Edita El País.
  • “EL HORLA”; Editorial Alianza Cien.
  • “UN DUELO Y OTROS CUENTOS”; Edita Diario El Sol.
  • LA NANO”; Edita Diario El Sol.
  • “CUENTOS DE GUERRA”;  Edita Diario El Sol.
  • “TÍO JULES Y OTROS SERES MARGINALES”; Editorial Alianza debolsillo.
  • “MADEMOISELLE Y OTROS CUENTOS DE GUERRA”; Editorial Alianza debolsillo.
  • “UN DÍA DE CAMPO Y OTROS CUENTOS GALANTES”; Editorial Alianza debolsillo.
  • “MAUPASSANT Y “EL OTRO””, biografía de Maupassant por Alberto Sabino; Editorial Bruguera.

Todos estos libros en préstamo, para las personas interesadas en su lectura.

En 1867 buscó ayuda del poeta Bouilhet y se matriculó en la Universidad de Caen. Dos años más tarde obtuvo el título de Licenciado en Letras y se reunió con su padre en París, para estudiar Derecho.

Bouilhet había muerto pero el más Íntimo amigo del poeta, (y de la familia Maupassant por parte de madre), Gustave Flaubert, asumió el papel de instructor literario. De 1870 a 1880, con la excepción de un año de servicio en la guerra franco alemana.

En 1879, su padre logró que ingresara en el ministerio de Instrucción Pública, que pronto abandonó para dedicarse a la literatura, por consejo de su gran maestro y amigo Gustave Flaubert. Éste lo introdujo en el círculo de escritores de la época, como Émile Zola, Ivan Turgueniev, Edmond Goncourt y Henry James.

Su primer éxito, que apareció un mes antes de la muerte de Flaubert, fue el célebre cuento Bola de sebo”, recogido en el volumen colectivo Las noches de Medan” (1880). El mismo año publicó su libro de poemas, Versos. Afectado durante toda su vida de graves trastornos nerviosos, en 1892, tras un intento de suicidio en Cannes, fue ingresado en el manicomio de París, donde murió, después de dieciocho meses de agonía, de una parálisis general.

Maupassant es autor de una extensa obra entre cuentos y novelas, en general de corte naturalista. De ellas cabe señalar La casa Tellier (1881), Los cuentos de la tonta (1883), Al sol (1884), Las hermanas Roudoli (1884), La señorita Harriet (1884), Cuentos del día y de la noche (1885) y La orla (1887); y las novelas Una vida (1883), Bel Ami (1885) y Pierre y Jean (1888). Después de su muerte se publicaron varias colecciones de cuentos: La cama (1895), El padre Milton (1899) y El vendedor (1900).] REVISAR

De Maupassant se ganó la vida como empleado público, y perseveró en su aprendizaje literario. Flaubert se preguntaba si su protegido poseía la capacidad necesaria para convertirse en un escritor de primera clase.

Pero en 1880 Maupassant se sentía preparado. Des Vers, un libro de poemas, no obtuvo un impacto apreciable, pero poco después con Boule de Suif, obra aparecida en una antología editada por Émile  Zola, provocaba un auténtico delirio. Y aunque Maupassant produjo varias novelas durante los siguientes trece años,, fueron sus aproximadamente doscientas historias cortas las que le proporcionaron fama mundial. Todas ellas poseen la precisión imaginativa, simplicidad de estilo, concisión y fuerza de una buena foto periodística.

De Maupassant presenta a la gente tal como la ve, lacras incluidas. Sin embargo, no es realista, puesto que sus personajes parecen actores de una tragedia griega, intentando vencer al destino, aunque siendo aplastado finalmente por él.

Quizá su visión pesimista fuera una respuesta a sus cada vez más intensos dolores de cabeza – debidos probablemente a la sífilis-, que le convencieron de que no había escapatoria a la larga historia de problemas mentales de su familia.

Así. se fue decantando más y más hacia las drogas y el vino, como medios temporales de alivio.

Sin embargo, “Le Horla” no parece ser – como sugirieron algunos – la obra de una mente desequilibrada. En primer lugar porque, la locura y la obsesión fueron temas que estuvieron presentes en su obra desde el principio. En segundo lugar, esta historia en particular le fue sugerida a De Maupassant por las teorías de J. M. Charcot sobre los desórdenes psicológicos y la histeria. En tercer lugar, está bien estructurada, ganando fuerza desde su presentación como una historia de Jano en la cual el lector debe decidir entre dos interpretaciones …, si el protagonista está siendo acosado por un mutante invisible o simplemente está cayendo en una psicosis paranoide.

Pero en cualquier caso, “Le Horla” se reveló profética. Cinco años más tarde, la complexión antes atlética De Maupassant había sido estropeada por el libertinaje y el dolor. Intentó suicidarse, fue confinado en un asilo en París, se hundió en una completa locura, y murió a la edad de 43 años.

Referencia biográfica de Isaac Asimov

Escribió bajo varios seudónimos: Joseph Prunier en 1875, Guy de Valmont en 1878, Maufrigneuse de 1881 a 1885. Menos conocida es su faceta como cronista de actualidad en los periódicos de la época (Le Gaulois, Gil Blas, Le Figaro…) donde escribió numerosas crónicas acerca de múltiples temas: literatura, política, sociedad, etc.

Atacado por graves problemas nerviosos, síntomas de demencia y pánico heredados (reflejados en varios de sus cuentos como el cuento “Quién sabe”, escrito ya en sus últimos años de vida) y a consecuencia de la sífilis, intenta suicidarse el 1 de enero de 1892.

El propio escritor lo confesó por escrito: «Tengo miedo de mí mismo, tengo miedo del miedo, pero, ante todo, tengo miedo de la espantosa confusión de mi espíritu, de mi razón, sobre la cual pierdo el dominio y a la cual turbia un miedo opaco y misterioso». Tras algunos intentos, en los que utilizaba navajas de afeitar para degollarse , es internado en la clínica parisina del Doctor Blanche, donde muere un año más tarde. Está enterrado en el cementerio de Montparnasse, en París.

Obras

Novelas:

•    Une vie – (Una vida) (1883) •     Bel Ami (1885) •       Mont-Oriol  (1887) •    Pierre et Jean – (Pedro y Juan) (1888) •     Fort comme la mort – (Fuerte como la muerte) (1889) •    Notre cœur – (Nuestro corazón) (189

Poesía:
•    Des Vers – (Gusanos) (1880)
•    Soleil de Roses – (Sol de Rosas)

Cuentos cortos:
•    Junto a un muerto (1890)
•    El padre de Simón (1879)
•    Bola de sebo (1880)
•    La casa Tellier (1881)
•       Magnetismo  (1882)
•      Pierrot
•     La señorita Fifí
•    A las aguas (1883)
•    Claro de luna (1883)
•     Una vendetta (1883)
•     El collar (1884)
•      Abandonado (1884)
•     La dote (1884)
•     Miss Harriet (1884)
•    ¡Mozo, un bock! (1884)
•    Cuentos del día y de la noche (1885)
•    El buque abandonado (1886)
•     El ermitaño (1886)
•     Toine (1886)
•    La pequeña Roque (1886)
•     El Horla (1887)
•    El junco de Madame Husson (1888)
•    La mano izquierda (1889)
•    La belleza inútil (1890)
•      Musotte (1890)
•     La cabellera
•    El barrilito
•    Las joyas
•     ¿Fue un sueño?
•     El borracho
•    Lo horrible
•    La muerta
•     La mano disecada
•    El idilio
•    La cama 29
•    El miedo

William Faulkner muere un día como hoy 6 de julio de 1962

William Faulkner ( nacido com William Cuthbert Falkner, nace el 25 de septiembre en New Albany en 1897 el estado de Missisipi de Estados Unidos y muere en Byhalia, el día 6 de julio de 1962).

Fue un narrador y poeta estadounidense, galardonado con el Premio Nobel de Literatura en 1949. Escribió novelas, relatos cortos, guiones cinematográficos, ensayos y una obra de teatro. Es principalmente conocido por sus narraciones situadas en el ficticio condado de Yoknapatawpha, basado en el condado de Lafayette, en Mississippi, donde él residió la mayor parte de su vida.

LIBROS QUE TENEMOS EN LA BILBIOTECA PÚBLICA DE WILLIAM FAULKNER:

  • “HUMO”; Editorial Alianza Cien.
  • “GAMBITO DE CABALLO”; Editorial Alianza Editorial (Colección, Club Internacional del Libro).
  • “LUZ DE AGOSTO”; Edita ABC.
  • “EL RUIDO Y LA FURIA”; Editorial Planeta.
  • “LAS PALMERAS SALVAJES”; Editorial Edhasa.
  • “SANTUARIO”; Editorial Alfaguara.
  • TRILOGÍA “CICLO DE YOKNAPATAWPHA”:
  • “EL VILLORRIO”, PARTE PRIMERA; Editorial Alfaguara.
  • “LA CIUDAD”, PARTE SEGUNDA; Editorial Alfaguara.
  • “LA MANSIÓN”, PARTE TERCERA”; Editorial Alfaguara.

Todos estos libros, están disponibles para préstamo, para las personas interesadas en su lectura.

Faulkner es considerado universalmente como uno de los más importantes creadores de la literatura estadounidense en general y de la literatura sureña en particular, y como uno de los principales modernistas estadounidenses de la década de 1930, siguiendo la tradición experimental de escritores europeos como James Joyce, Virginia Woolf, Marcel Proust y Franz Kafka.

Conocido por su uso de técnicas literarias innovadoras, como el monólogo interior,  la inclusión de múltiples narradores o puntos de vista y los saltos en el tiempo dentro de la narración.

Su influencia es notoria en la generación de escritores hispanoamericanos de la segunda mitad del siglo XX.  García Márquez  en su Vivir para contarla  y Vargas Llosa en  El pez en el agua, admiten su influencia en la narrativa.

Pertenecía a una familia tradicional y sudista, marcada por los recuerdos de la guerra de Secesión, sobre todo por la figura de su bisabuelo, el coronel William Clark Falkner, personaje romántico y autor de una novela de éxito efímero. En Oxford, la escasa atención que prestaba Faulkner a sus estudios y al puesto que le consiguió su familia en Correos anduvo paralela a su avidez lectora, bajo la guía de un amigo de la familia, el abogado Phil Stone.

A pesar de que su vida transcurrió en su mayor parte en el Sur, que le serviría de inspiración literaria casi inagotable, viajó bastante: conocía perfectamente ciudades como Los Ángeles, Nueva Orleans, Nueva York o Toronto y vivió casi cinco años en París, donde cabe destacar que no frecuentó los círculos literarios de la llamada Generación Perdida.

Perseguía muy conscientemente el éxito literario, que no alcanzó, sin embargo, hasta la publicación de El ruido y la furia” (1929), novela de marcado tono experimental en que la anécdota es narrada por cuatro voces distintas (entre ellas la de un retrasado mental), siguiendo la técnica del «torrente de conciencia», es decir, la presentación directa de los pensamientos que aparecen en la mente antes de su estructuración racional.

El experimentalismo de Faulkner siguió apareciendo en sus siguientes novelas: en ¡Absalón, Absalón!(1936), la estructura temporal del relato se convierte en laberíntica, al seguir el hilo de la conversación o del recuerdo, en lugar de la linealidad de la narración tradicional, mientras que Las palmeras salvajes” (1939) es una novela única formada por dos novelas, con los capítulos intercalados, de modo que se establece entre ellas un juego de ecos e ironías nunca cerrado por sus lectores ni por los críticos.

El mito presenta a William Faulkner como un escritor compulsivo, que trabajaba de noche y en largas sesiones, mito que cultivó él mismo y que encuentra su mejor reflejo en su personalísimo estilo, construido a partir de frases extensas y atropelladas, de gran barroquismo y potencia expresiva, que fue criticado en ocasiones por su carácter excesivo, pero a cuya fascinación es difícil sustraerse y que se impuso finalmente a los críticos.

A pesar de haber conseguido el reconocimiento en vida, e incluso relativamente joven, Faulkner vivió muchos años sumido en un alcoholismo destructivo. La publicación, en 1950, de sus Narraciones completas, unida al Premio Nobel que recibió ese mismo año, le dio el espaldarazo definitivo que necesitaba para ser aceptado, en su propio país, como el gran escritor que era.

Su existencia cambió a partir de este momento: recibió numerosos honores, escribió guiones de cine para productoras cinematográficas de Hollywood (trabajo que aceptaba principalmente por motivos económicos, dado su elevado ritmo de gasto) y se convirtió, en suma, en un hombre público, e incluso fue nombrado embajador itinerante por el presidente  Eisenhower. Los últimos años de su vida, que transcurrieron entre conferencias, colaboraciones con el director de cine Howard Hawks, viajes, relaciones sentimentales efímeras y curas de desintoxicación, dan la impresión de una angustia creciente y nunca resuelta.

«No se escapa al Sur, uno no se cura de su pasado», dice uno de los personajes de El ruido y la furia, y, en efecto, el escenario de la mayoría de sus novelas es el imaginario condado sureño de Yoknapatawpha, cuyas connotaciones y poder simbólico le confieren un aura casi bíblica. En este sentido, la obra de Faulkner debe ser contemplada como un todo, en la medida en que toda ella se halla marcada por esta voluntad de recrear la vida del sur de Estados Unidos, por más que tal localismo no impide que sus personajes y sus obsesiones, tan circunscritos a un tiempo y un lugar concretos, adquieran una proyección universal.

Faulkner, como arrastró problemas con el alcohol durante gran parte de su vida, siguió escribiendo tanto novelas como cuentos hasta su muerte en Byhalia, el 6 de julio de 1962, a causa de un infarto de miocaridio. Sus restos están inhumados en el Oxford Memorial Cemetery, en Oxford, en el sepulcro familiar.

 

 

Franz Kafka nace un día como 3 de julio de 1883

Franz Kafka (Nace en Praga, Imperio austrohúngaro el día 3 de julio de 1883 y muere en Kierling, Austria el día 3 de junio de 1924)

Fue un escritor bohemio que escribió en alemán. Su obra, una de las más influyentes de la literatura universal​, es una de las pioneras en la fusión de elementos realistas con fantásticos , y tiene como principales temas los conflictos paternofiliales, la ansideda, el existencialismo, la brutalidad física y psicológica, la culpa, la filofofía del absurdo, la burocracia y las transformaciones espirituales.

OBRAS QUE TENEMOS EN LA BIBLIOTECA DE FRANZ KAFKA:

  • “La metamorfosis”;  Editoriales: Cátedra (Biblioteca El Sol), Alianza Editorial (Club Internacional del Libro”, Alianza debolsillo, Alianza Editorial (Biblioteca Kafka).
  • “La metamorfosis y otros relatos”;  Editoriales: Vicens Vives, RBA (colección Historia de la Literatura), RBA.
  • “Carta a su padre;  Editorial Lumen
  • “El proceso”; Editoriales: Edaf, Bibliotex (Biblioteca El Mundo. Las 100 joyas del Milenio).
  • “Obras Completa de Kafka”, (sólo tomos 2 y 3); Editorial Comunicación S.A.
  • “Un amigo de Kafka” de Isaac B. Singer; Editorial Seix Barral-

Están disponibles para préstamo, en nuestra Biblioteca,  para todas las personas interesadas en su lectura.

Escritor checo en lengua alemana cuya obra señala el inicio de la profunda renovación que experimentaría la novela europea en las primeras décadas del siglo XX. Franz Kafka dejó definitivamente atrás el realismo decimonónico al convertir sus narraciones en parábolas de turbadora e inagotable riqueza simbólica: protagonizadas por antihéroes extraviados en un mundo incomprensible, sus novelas reflejan una realidad en apariencia reconocible y cotidiana, pero sometida a inquietantes mutaciones que sumergen al lector en una opresiva y asfixiante pesadilla, plasmación de las angustias e incertidumbres que embargan al hombre contemporáneo.

Franz Kafka, proviene de una familia urbana de elevada e ilustrada alcurnia practicante de la religión judía. Su padre, Herman Kafka era un comerciante rural, también de origen semita, que había conseguido amasar una gran fortuna ejerciendo su profesión de tendero en la capital checa.

Con su carácter tosco y autoritario marcaría definitivamente la personalidad y el desarrollo emocional de su hijo. Franz tuvo tres hermanas menores, Elli, Valli y Ottla. Otros dos hermanos mayores habían muerto en sus primeros años de vida. El joven Kafka se destaca como un buen estudiante de rasgos enfermizos que domina tanto la lengua checa como la alemana -lengua en la que escribió
sus obras- . Durante sus años de estudiante, la zona de Bohemia se ve agitada por las frecuentes disputas políticas entre checos y alemanes.

En 1901, una vez terminados sus estudios de enseñanza media en colegios alemanes y ante la insistencia de su padre, Franz comienza los estudios de Derecho y Germanística en la Universidad Alemana de Praga. Es precisamente en la Universidad donde entabla amistad con el que sería verdadero artífice de la divulgación de su vida y obra: Max Brod. El circulo de amistades se completará con gente como Oskar Pollak, Oskar Baum o Feliz Weltsch.

Es durante su periplo universitario cuando Kafka se inicia en el mundo de la literatura. Escribe “Descripción de una lucha”. Desde joven ha sido aficionado a la literatura y entre sus escritores más admirados se encuentran Goethe, Hugo Von Hofmannstahl, Leon Tolstoi, Friedrich Nietche, Charles Dickens, Strindberg, Gustave Flaubert y el filósofo existencial Soren Kierkegaard.

En 1906 termina sus estudios de leyes, consiguiendo un año después un
trabajo en una empresa de nombre Assicurazioni Generalli, dedicada a los seguros. Kafta no está contento con este empleo y consigue, poco después, el trabajo que mantendrá hasta su muerte en un organismo público: el Instituto de Seguros de Accidentes de Trabajo del Reino de Bohemia. Este nuevo empleo, a pesar de no cubrir sus expectativas, le permite disponer de más tiempo libre que dedicar a inquietudes artísticas y personales: profundizará en el estudio de sus raíces judías, de sus ideales socialistas y anarquistas, de la pintura y, sobre todo, de la escritura, su gran pasión. Todo este tipo de actividades extra
profesionales no son bien vistas por su padre, una persona carente de
cualquier sensibilidad artística.

Además de un espíritu alegre y afable, Kafka posee una personalidad ansiosa, desplazada y huraña (resultado indudable de la influencia paterna) que exorciza mediante su talento literario, creando situaciones sombrías, angustiosa y opresivas. Contrae la tuberculosis, enfermedad le obliga a atravesar largos períodos de convalecencia que aprovechará para diseñar nuevos proyectos literarios. Siempre que puede, tanto por motivos de trabajo como por razones de salud, viaja por gran parte de Europa, a menudo acompañado de su gran amigo Max Brod.

En 1913, conoce en Berlín a una muchacha de nombre Felice Bauer, con la que entablará una relación sentimental con claro destino matrimonial. Sin embargo la relación queda rota un año más tarde, año en el que comienza la Primera Guerra Mundial. La relación continúa poco tiempo después, pero nunca llegará a materializarse en un matrimonio. Felice se casaría en 1918 con otro hombre. Él también mantendrá una relación sentimental con una amiga de Felice y se dice que llega a tener un hijo con ella que fallecerá a la edad de siete años. Kafka nunca llegó a saber de la existencia de tal hijo.

Es entonces cuando publica “El fogonero” (primer capítulo de “América”) además de varios relatos. Su nombre comienza a ser conocido y respetado en los círculos literarios (recibe el Premio Fontane por “El fogonero”). Emprende así su época más prolífica en cuanto a escritos se refiere. En 1915 publica “La metamorfosis”, en 1916 “La condena” y en 1919 “En la condena penitenciaria”
y sigue trabajando en sus trabajos más conocidos.

En 1917, como consecuencia de su terrible enfermedad, se desplaza a Zürau, a casa de su hermana Ottla -con la que mantiene una excelente relación- con el fin de iniciar un período de reposo. En 1918 conoce a otra mujer llamada Julie Wohryzek con la que iniciará una vida en común. Poco después se enamora de su traductora del alemán al checo, Milena Jesenska. Abandona a Julie por Milena y vive con ésta última hasta 1922.

La vida amorosa de Kafka no puede ser completa debido a su enfermedad. La tuberculosis limita gravemente su trayectoria vital y decide establecerse en Berlin en busca de la cura definitiva. A su lado se encuentra Dora Dymant, una judía y socialista que le acompañará hasta el final de sus días. La esperada curación no llega y Franz Kafka fallece el 3 de junio de 1924 en el sanatorio de Kierling (Austria) al lado de Dora y del médico Robert Kloptock. Muere a la edad de cuarenta años. Sus hermanas morirían pocos años después, en pleno período nazi, en los terribles campos de concentración alemanes.

Su amigo Max Brod es designado albacea de los bienes de Kafka. Franz, ya en fase terminal, pidió a su amigo que destruyera todas sus obras sin publicar. Entre ellas se encontraban obras como “Carta al padre”, “América”, “El proceso” o “El castillo”. Por fortuna Brod no cumple la última voluntad de Kafka y los textos ven la luz, revisados por el propio Max Brod, junto a los publicados en vida del escritor checo.
De esta forma se compone una obra global que tendrá una influencia profunda en la evolución de la literatura y el pensamiento moderno en Europa.

Ernest Hemingway, muere un día como hoy 2 de julio de 1961

Ernest Miller Hemingway (nace en Oak Park, Illinois; el 21 de Jilio de 1899 y muere en Ketchum, Idaho el día 2 de julio de 1961).

Fue uno de los mejores novelistas estadounidenses del siglo XX, que también destacó como autor de cuentos.

El joven Hemingway no quiso realizar estudios universitarios y comenzó a trabajar de reportero. Ejerció de periodista en diferentes publicaciones y durante su carrera periodística viajó por toda Europa como corresponsal.

El autor vivió durante una temporada en París, ciudad en la que se concentraban muchos artistas del momento. Allí tuvo la oportunidad de relacionarse con varios miembros de la “Generación Perdida”, como fueron Ezra Pound, Gertrude Stein y F. Scott Fitzgerald. También residió en otros países, como España o Cuba, incluso vivió una temporada en el continente africano. Participó en la Guerra Civil Española y en la Segunda Guerra Mundial como corresponsal, experiencias que luego incorporaría a sus relatos y novelas.

LOS LIBROS QUE TENEMOS EN LA BILBLIOTECA PÚBLICA DE DE ERNEST HEMINGWAY:

  • “Adiós a las armas”, Editoriales:  Bruguera, Editorial Bibliotex (Colección el Mundo, las 100 jojas del Milenio)
  • “Fiesta”, Editorial Bruguera Planeta)
  • “Las nieves del Kilimanjaro”, Editorial Bibliotex (Biblioteca el Mundo).
  • “Por quién doblan las campanas”, Editoriales: Mondadori debolsillo, Circulo de Lectores, Pleneta y Seix Barral
  • “El viejo y el mar”, Editoriales: Planeta, Mondadori debolsillo.
  • “Ernest Hemingway. Personajes del Siglo XX”, Ediciones Rueda

Están disponibles para préstamo.

Sus primeros escritos pasaron desapercibidos y la obra con la que se dio a conocer entre los editores americanos fue su primera novela titulada Fiesta, escrita en 1925, mientras residía en la ciudad española de Valencia. Más adelante otras obras suyas cosecharon grandes éxitos, como Adiós a las armas, Por quién doblan las campanas o El viejo y el mar, consideradas todas ellas obras maestras de la literatura universal.

Hemingway obtuvo multitud de galardones, entre los que destacan el Premio Pulitzer en 1953, que recibió por “El viejo y el mar” y el Premio Nobel de Literatura en 1954 por el conjunto de su obra.

 Murió en Ketchum (Idaho), el 2 de julio de 1961. Según parece se suicidó; el escritor apareció en su casa muerto de un disparo de escopeta en la cabeza. Al parecer su salud estaba muy mermada y sufría una gran depresión.

Las obras de este autor tienen como tema principal la búsqueda de nuevos valores en el amor, la aventura, la acción y otras emociones directas. Su estilo es sobrio, directo y algo descuidado, pero tiene fuerza expresiva y ha sido muy imitado por autores posteriores. Además de novelista, escribió crónicas novelistas y excelentes cuentos.En las novelas de Hemingway aparecen sus obsesiones y su inquieta vida:

Fiesta (1926)

Cuenta la historia de un grupo de americanos que viven en París y realizan un viaje a España, a Pamplona, donde asisten a las corridas de toros y a los encierros de San Fermín. Por medio de descripciones muy sobrias y diálogos secos y cortantes, la novela narra con fuerza y acierto la desorientación espiritual de este grupo de jóvenes y propone como valores individualistas la fuerza física y la capacidad de sufrimiento.

Adiós a las armas (1929)

Es una historia de deserción de tono amoroso y pacifista ambientada en la Primera Guerra Mundial. Relata la historia de un oficial norteamericano herido y es ingresado en un hospital donde conoce a una enfermera inglesa de la que se enamora. La novela es en su mayor parte autobiográfica.

Muerte en la tarde (1932)

Fue escrito en 1932, después de que Hemingway realizara varios viajes a España y quedara fascinado con el mundo de los toros. Es un clásico de la literatura taurina.

Las verdes colinas de África (1935)

Cuenta la estancia que pasó el autor en África durante un mes en 1933. En ese periodo estuvo dedicado a una de sus grandes pasiones: la caza mayor. La luz africana, el paisaje febril, la excitación y la tensión que produce la caza se convierten para Hemingway en motivos de reflexión que van mucho más allá del safari y la simple narración turística. En este relato, logra elevar la anécdota a la categoría de mito, explorar la condición del hombre a través de sus instintos más primarios y, en definitiva, indagar en torno a la cuestión de la muerte y el deseo.

Las nieves del Kilimanjaro (1936)

Harry, un cazador herido por accidente, agoniza en el campo africano, no lejos del Kilimanjaro, la gran montaña cubierta de nieve. Realidad y alucinación se funden en el cerebro del moribundo y crean una atmósfera ambigua, intensamente reveladora del fracaso total de una existencia. Los recuerdos, las esperanzas fallidas acuden al examen de memoria que precede la muerte, y ésta alcanza al héroe a mitad de camino entre la desesperación y la indiferencia.

Por quién doblan las campanas (1940)

Narra las aventuras de Robert Jordan, un escritor y combatiente estadounidense, cuya misión consiste en hacer relación con los guerrilleros para volar un puente y facilitar la estrategia militar republicana.

El viejo y el mar (1950)

Es un homenaje a la perseverancia. Relata la historia de Santiago, un viejo pescador caído en desgracia (pasa 84 días sin capturar un pez). Sin embargo, un día captura un enorme pez y enfrenta enormes dificultades para llevarlo a tierra. Es un homenaje a los pescadores de Cojimar (Habana).

La estética de Hemingway suele ser llamada “behaviorista” por cuanto tiende a recoger objetivamente los actos externos de los personajes, sus acciones y no tanto sus pensamientos. En esta forma de narración, los diálogos ocupan un lugar privilegiado por cuanto es un recurso que permite que los lectores conozcan a los personajes sin la interferencia del narrador.

VINCULACIÓN CON ESPAÑA

El gran escritor americano fue un heraldo universal de las fiestas de Pamplona. Su contribución fue decisiva para que unos festejos domésticos, apenas conocidos fuera de España, se convirtiesen en una de las citas festivas más famosas del mundo y centro de atracción desde entonces de miles y miles de turistas extranjeros, muchos de ellos seducidos por la pluma del autor de Fiesta.

La presencia del novelista en los Sanfermines fue casi una constante durante aquellos años. Tras el paréntesis de la Guerra Civil Española, en la que participó activamente a favor de la República Española, y de la II Guerra Mundial, regresaría en dos nuevas ocasiones, 1953 y 1959. El famoso autor vivió profundamente la fiesta, se sumergió en ella hasta el fondo, como correspondía a su temperamento apasionado e intensamente vital.

Hemingway corrió delante de los toros, entabló amistad con toreros y paisanos, comió, bebió y vivió con los pamploneses y experimentó con ellos la alegría, el calor y la euforia propias de los Sanfermines… Pero también se dejó impactar por la tragedia: fue testigo presencial de la primera cogida mortal conocida de un mozo en el encierro.

Hemingway recogería el dramático episodio en Fiesta. También su novela Muerte en la tarde (1932) está ambientada en el mundo de los toros.

 

 

Hermann Hesse nace un día como hoy 2 de julio de 1877

Hermann Karl Hesse nace en Calw, Reino de Wurtemberg, imperio alemán 2 de julio de 1877, fallece en Montagnola, cantón del Tesino, Suiza el 9 de agosto de 1962 .

Fue un escritor y poeta alemán, aunque posteriormente decidió nacionalizarse como suizo.

En su obra indagó en temas como la búsqueda de la autorrealización y la espiritualidad. Destacada figura de la narrativa alemana de la primera mitad del siglo XX, de relevancia comparable a la de Alfred Döblin y Thomas Mann, recibió el Premio Nobel de Literatura en 1946; utilizó en ocasiones el seudónimo de Emil Sinclair.

LIBROS QUE TENEMOS EN LA BIBLIOTECA PÚBLICA DE HERMANN HESSE:

  • “Alma infantil”, Editorial Alianza Cien
  • El Arte y el Ocio”, Editorial Planeta (Colección Ensayo)
  • “Bajo las ruedas”, Alianza Editorial debolsillo
  • “Peter Camenzind”, Edita Luis Caralt
  • “El caminante. Prosas, poemas y acuarelas”, Editorial Bruguera
  • “Demian”, en las editoriales: Anaya Editores, Alianza Editorial debolsillo
  • “El juego de abalorios”, Alianza Editorial debolsillo
  • “El lobo estepario”, en las editoriales: Altaya, El País (Clásicos del S. XX), Alianza Editorial
  • “Narciso y Goldmundo”, Editorial Seix Barral
  • “Siddharta”, Editorial Bruguera
  • “En el balneario”, Editorial Bruguera
  • “Rastro de un sueño”, Editorial Planeta
  • “El último verano en Klingsor”, Editoriales: Planeta, RBA Editores

Están disponibles para Préstamos

Hijo de una familia de misioneros pietistas, fue destinado al estudio de la teología y enviado en 1891 al seminario de Maulbronn. De allí se fugó en 1894 e hizo el aprendizaje de relojero en Calw.

De personalidad difícil y un tanto huraña, Hesse, en 1895 trabajó como  aprendiz de librero mientras desarrollaba su carrera literaria, en Tubinga y trabajó como tal en Basilea a partir de 1899. Después del éxito de Peter Camenzind” (1904) se instaló a orillas del lago de Constanza dedicado a la literatura. En 1911 viajó a la India, más tarde se fue a vivir a Berna y finalmente a Montagnola, cerca de Lugano. Peter Camenzind (1904) puede ser considerada un arquetipo del género conocido como “novela de formación”, de escritura reflexiva y melancólica, sobre un joven que llega del campo a la ciudad para acabar huyendo de la cultura urbana y regresar a la naturaleza y la vida sencilla. En esa misma línea, Bajo la rueda (1906) expresa la rebelión contra la autoridad.

Pero el título que marca el paso del ecuador dentro de la obra de Hesse es sin duda Demian” (1919), cuyas primeras ediciones se publicaron bajo el seudónimo Emil Sinclair y con el significativo subtítulo “Una historia de juventud”: escrita en medio de una profunda depresión, la novela es sin embargo un canto a la amistad, al arte y a la vida.

Viajó a la India en diversas ocasiones, donde su padre era misionero. La cultura oriental influyó de manera decisiva en su obra posterior, sobre todo en uno de sus libros más importantesSiddharta” (1922),  diametralmente distinta,  se convertiría, una generación más tarde, en el libro de cabecera de los primeros “hippies”, difusores del budismo  y de la cultura oriental en Occidente.

“El lobo estepario” (1927) es acaso el más célebre de los títulos de Hesse e inicia sin duda la etapa de madurez de su obra: está construido a partir de las notas póstumas del artista Harry Haller, introducidas por los comentarios de un editor, y es un lúcido análisis sobre la locura de una época en la que muere lo viejo sin que haya nacido algo nuevo. Narciso y Goldmundo(1930), situada en una imprecisa alba del Renacimiento, presenta la contraposición de Narciso, el monje ascético, y Goldmundo, el artista, en una escuela monástica, donde traban amistad. Es la confrontación entre el mundo paterno, encarnado en el logos y la ciencia, y el arte maternal, que no representa una certeza sino una búsqueda de por vida.

“El juego de los abalorios(1943), cierra lo que puede entenderse como una trilogía de culminación de la obra de Hesse, a través de un nuevo intento de reunión (los abalorios) del mundo de las artes y de las ciencias: un auténtico resumen de los esfuerzos anteriores del autor por reflejar la inquietante dualidad entre el pensamiento y el espíritu.

Siguieron luego colecciones de cuentos, relatos y meditaciones, y en 1951 la antología literaria de este educador humano, que une la interioridad de la lucha sostenida para la existencia del espíritu, consciente de su propia responsabilidad, con la advertencia dirigida a su misma época en peligro y al pueblo alemán. La edición completa de las obras de Hermann Hesse, en seis tomos, apareció en 1952.

Murió en Montagnola, Suiza a los 85 años de edad.

 

La escritora Pearl S. Buck, nace un día como hoy 26 de junio de 1892

Pearl S. Buck, la escritora estadounidense enamorada de China

La escritora estadounidense Pearl Comfort Sydenstricker Buck ( 26 de junio de 1892- 6 de marzo de 1973), que vivió en el gigante asiático durante más de 40 años, dijo en una ocasión: “toda mi vida, desde la infancia hasta la vejez, pertenece a China”, mostrando de este modo su gran amor hacia ese país. A lo largo de su extensa obra literaria creó más de cien novelas, entre las que destaca La buena tierra”, inspirada en China.

TÍTULOS QUE TENEMOS DE PEARL S. BUCK EN LA BIBIBLIOTECA PÚBLICA MUNICIAPAL, SON:

  • “LA BUENA TIERRA”, EDITORIAL JUVENTUD

 

  • “VIENTO DEL ESTE, VIENTO DEL OESTE”, EDITORIALES: MONDADORI (debolsillo) Y  PLAZA Y JANES

 

  • “VEN AMADA MÍA”, EDITORIAL PLANETA/BRUGUERA

 

  • “HOMBRES DE DIOS”, EDITORIAL PLANETA

DISPONIBLES EN PRÉSTAMO, PARA PERSONAS INTERESADAS EN SU LECTURA.

Esta obra, junto a dos biografías, le valió el Premio Nobel de Literatura de 1938. Con sus palabras, intentó demostrar a los lectores que a la hora de afrontar la realidad todos los seres humanos poseen una naturaleza común. Según algunos expertos estadounidenses, Pearl S. Buck es la escritora occidental más influyente que ha escrito sobre China después de Marco Polo allá por el siglo XIII. Sus obras, y ella misma, contribuyeron enormemente a estrechar las relaciones entre China y Estados Unidos.

Creció en Zhenjiang

Pearl S. Buck nació el 26 de junio de 1892 en Hilsboro (West Virginia, EE.UU.) y a los tres meses de edad llegó a China con sus padres misioneros presbiterianos. Durante los siguientes 40 años, excepto por el tiempo que regresó a Estados Unidos para estudiar en la universidad, vivió en China, hasta 1934 que se marchó definitivamente. En un principio la familia residió en Huai’an (淮安), provincia de Jiangsu (), y se trasladó a la ciudad de Zhenjiang (镇江) cuando Pearl tenía cuatro años y allí vivió otros dieciochos.

Su padre Absalom Sydenstricker (1852-1931) fue un misionero presbiteriano en China desde 1880 hasta 1931, fecha de su fallecimiento. Para facilitar el contacto con los chinos, sus padres decidieron no vivir en las acondicionadas zonas residenciales para extranjeros y hacerlo entre los nativos. Eso hizo que Pearl viviera siempre rodeada de un ambiente completamente chino. Su progenitor era además un erudito de la cultura china, por lo que contrató a un maestro chino, apellidado Kong, para que le enseñara a leer los clásicos de la literatura china, las teorías de  Confucio y la historia de la civilización china. Por su parte, su madre, Caroline, le enseñó inglés, música, arte, conocimientos sobre religión e historia de la civilización occidental. Su niñera y el cocinero familiar solían contarle cuentos legendarios, historias folklóricas y costumbres del pueblo chino. La propia Pearl escribió en su autobiografía la siguiente frase: “Crecí entre dos mundos diferentes, uno corresponde al mundo de visión estrecha y limpia de los norteamericanos; mientras que el otro corresponde a una visión de un mundo amplio, feliz, alegre y menos limpio de los chinos. Los dos mundos no se comunican. En el de los chinos, hablo en chino, me comporto como uno de ellos, como lo mismo y comparto sus pensamientos y sentimientos. En el mundo de los norteamericanos, cierro la puerta que los conecta”

“Crecí entre dos mundos diferentes, uno corresponde al mundo de visión estrecha y limpia de los norteamericanos; mientras que el otro corresponde a una visión de un mundo amplio, feliz, alegre y menos limpio de los chinos. Los dos mundos no se comunican”.

En 1910, Pearl S. Buck, con 18 años de edad, regresó a Estados Unidos a estudiar psicología en una universidad. Su comportamiento y sus trenzas de corte chino despertaron gran curiosidad entre sus compañeros, lo cual le hizo sentirse “a disgusto e incómoda”. Después de graduarse en 1914, volvió enseguida a Zhenjiang y enseñó inglés en las escuelas Chongshi y Runzhou sucesivamente. En 1917, se casó con el economista agrícola John Lossing Buck, con el que se trasladó a Suxian (宿), un pueblo rural de la provincia de Anhui  (安徽), lugar en el que permanecieron dos años.

Su época creativa en Nanjing

A finales de 1919 Pearl acompañó a su marido a la Instituto Jinling de la Universidad de Nanjing donde fue a trabajar al departamento de agricultura. En un pequeño apartamento de estilo occidental, escribió casi todas las obras que posteriormente le servirían para lograr el Premio Nobel de Literatura y el Premio Pulitzer en 1935. Ahí tradujo A la orilla del agua, una de las cuatro obras clásicas más famosas de China. Fue la primera versión traducida al inglés bajo el nombre de All men are brothers (Todos los hombres son hermanos).

Pearl y su marido conocieron en Suzhou a muchos campesinos chinos analfabetos que nunca antes habían visto a un extranjero. Vieron con sus propios ojos cómo lucharon para salir de sus penalidades y sobrevivir a desastres naturales. Ella se conmovió profundamente con la sencillez, bondad y tenacidad del sencillo pueblo chino y creyó que eran los verdaderos representantes de la nación china. Por eso, decidió escribir las dificultadas y los deseos de estos campesinos.

Más tarde dijo: “No me gustan las obras que describen a los chinos de una manera extraña y grotesca. Mi mayor deseo es hacer que en mis obras aparezca la imagen real de esta nación”. En sus libros plasmó la vida de los campesinos chinos y describió con todo tipo de detalles su modo de subsistencia, cruzando la brecha entre la cultura oriental y occidental y mostrando la realidad china a los lectores occidentales cambiando las imágenes de “herejes chinos” y “orientales misteriosos” creados anteriormente por otros escritores occidentales. Al final, logró el objetivo de influir positivamente en las generaciones posteriores con respecto a la idea que existía en Occidente sobre china y sus ciudadanos.

En 1931, su novela La buena tierraf ue publicada en Estados Unidos consiguiendo un gran éxito de ventas. El libro trata sobre un campesino llamado Wang Long que de la nada llegó a ser rico. Gira en torno a la relación entre los campesinos y la tierra, desde el punto de vista de la prosperidad y la decadencia familiar y el cambio de la naturaleza humana. Su tono exótico y su fuerte sabor rural hicieron a los occidentales sentir el especial encanto de la antigua china. Un año después, “La buena tierra” obtuvo el Premio Pulitzer y Pearl S. Buck fue nombrada presidenta de la Asociación de Autores de Estados Unidos.

En 1937 la novela fue adaptada en película y causó de nuevo una gran sensación. En 1938, la escritora ganó el Premio Nobel de Literatura y se convirtió en la primera mujer norteamericana en lograr dicho galardón. También llegó a ser la primera ganadora occidental que escribió sobre temas relacionados con China. La versión en inglés de esta novela tuvo más de 70 ediciones y fue traducida a cientos de idiomas en más de 60 países, entre los que destaca Alemania, Francia, Holanda, Suecia, Dinamarca, Noruega, etc. Se trata de la escritora norteamericana cuyos libros han sido publicados en más idiomas.

Su corazón pertenecía a China

En 1934 se mudó de forma permanente a una granja en Pensilvania (EE.UU.) y un año después se divorció de su marido y se casó con su editor Richard Walsh. A partir de entonces, ya no regresó a China.

El 13 de diciembre de 1937 las crueles tropas japonesas llevaron a cabo una sangrienta mascare sobre los civiles de Nanjing. Al enterarse de esta noticia, Pearl publicó inmediatamente un artículo y pronunció un discurso para condenar los excesos del ejército japonés. En 1940, junto con el periodista Edgar P. Snow (1905-1972), conocido por sus libros y artículos sobre el comunismo en China, recaudó fondos y suministros médicos para ayudar en la Guerra de Resistencia contra Japón. Hizo además un llamamiento con el fin de establecer una asociación de auxilio y asumió el papel de presidenta de dicha organización. Con todo, logró recaudar cinco millones de dólares que envió a China como ayuda humanitaria.

En 1940, junto con el periodista Edgar P. Snow (1905-1972), conocido por sus libros y artículos sobre el comunismo en China, recaudó fondos y suministros médicos para ayudar en la Guerra de Resistencia contra Japón.”

En 1938, cuando recibió el Premio Nobel de Literatura, pronunció un largo discurso titulado Novela chinaen el que dijo: “Compartí durante largos años mi vida con el pueblo chino, con lo que China siempre ha sido parte de mi vida. Las gentes de mi patria y las de mi tierra de acogida tienen muchos aspectos en común. Lo más importante es que a ambas naciones les gusta la libertad. En este momento, toda China está combatiendo la guerra más tremenda de la historia y está luchando por su libertad. Nunca he sentido tanta veneración por China como ahora. ¡China es invencible!” Este conmovedor discurso de Pearl supuso todo un apoyo para China durante la guerra y despertó la simpatía y la preocupación por este país en Occidente.

En 1941, Pearl S. Buck y su marido fundaron la Asociación East and West y promovieron la publicación de obras literarias chinas en Norteamérica. Además, fundó una revista mensual titulada Asia para introducir la cultura oriental en el pueblo norteamericano. Gracias a ella, las obras de Lu Xun, Mao Dun, Guo Moruo, Rou Shi, Ding Ling, Xiao Qian o Xiao Hong, entre otros, llegaron a las manos de los lectores occidentales.

Las hojas caídas saben adonde ir

Pearl S. Buck, profundamente enamorada de China y tras muchos años de ausencia, anheló siempre regresar algún día. Cuando se recuperaron débilmente las relaciones bilaterales entre ambos países en 1971 dio la sensación que su deseo pronto se cumpliría. Para ello, envió una y otra vez telegramas a Zhou Enlai y a otros dirigentes chinos. En febrero de 1972, las relaciones sino-estadounidense experimentaron un vuelco favorable y le pidió al presidente Nixon que la llevara a China en su próxima visita oficial. El presidente norteamericano prometió ayudarla tanto como fuera posible a la vez que anunció a los medios su inminente viaje a China y la publicación de un libro sobre ese país. Como en aquel entonces ambos países no gozaban de relaciones diplomáticas consolidadas, Pearl tuvo que acudir a la embajada china en Canadá a solicitar un visado de entrada.

Sorprendentemente, su solicitud fue rechazada el 17 de mayo de 1972. Este duro golpe le causó una grave enfermedad y el 6 de marzo de 1973, a los 81 años de edad, falleció añorando China, su país de acogida. En su funeral llevaba puesto su qípáo favorito. Así fue como Pearl S. Buck, que contribuyó enormemente en el intercambio cultural de ambos países, se convirtió en una víctima de la barrera cultural y de la guerra fría entre Oriente y Occidente.

Después de una breve ceremonia civil, fue enterrada debajo de un árbol a unos cien metros de su residencia de Pensilvania. Sobre su lápida, diseñada y escrita por ella misma, solo hay tres caracteres chinos al estilo zhuàn (1)赛珍珠 (Sài Zhēnzhū, su nombre chino). Eligió los caracteres chinos para representarse a sí misma, lo cual tiene un profundo significado. De acuerdo con su testamento, su ataúd mira al este y la razón es muy obvia. En la oración fúnebre, el expresidente norteamericano Richard Nixon la elogió y dijo de ella que se trataba de “un puente que comunicaba las civilizaciones oriental y occidental”, “una gran artista” y “una persona sensible y compasiva”.

Hoy en día, todavía hay turistas chinos que van a visitar la antigua residencia y el cementerio de Pearl S. Buck. En Zhenjiang, Nanjing, Shanghái y otros lugares en los que ella vivió se han establecido asociaciones de investigación de la autora. El 9 de junio de 2012, más de 150 investigadores sobre la vida de la escritora llegados de Estados Unidos, Alemania, Corea del Sur y China se reunieron juntos en Zhenjing para participar en la gran reunión del centésimo vigésimo aniversario del nacimiento de Pearl S. Buck. Hasta el día de su muerte, Pearl nunca se olvidó de China y el pueblo chino no la olvidará jamás.

El escritor Ernst Theodor Amadeus Hoffmann, muere un día como hoy 25 de junio de 1822

E. T. A. Hoffmann

(Ernst Theodor Amadeus Hoffmann; Königsberg, hoy Kaliníngrado, Rusia, 24 enero 1776 – Berlín, 25 junio 1822) Escritor y compositor alemán. Hijo de un abogado, su tercer nombre era originalmente Wilhelm, pero más tarde adoptó el de Amadeus en honor a Mozar. Estudió derecho en Königsberg, y empezó en Glogau su carrera administrativa, que lo llevó a Berlín, Poznan y Plock. De 1804 a 1807 residió en Varsovia, donde vivió una época de intensa actividad profesional y artística: creó una orquesta, organizó conciertos y se dedicó a la composición.

LA OBRA QUE TENEMOS EN LA BIBLIOTECA PÚBLICA DE E.T.A. HOFFMANN:

  • “Cuentos de Hoffmann”, Editorial Anaya, que contiene:
  • El cascanueces y el rey de los ratones.
  • El niño desconocido.
  • Maese Martín el tonelero y sus oficiales.
  • El hombre de arena.

Disponible para préstamo

La invasión napoleónica le obligó a regresar a Berlín, ciudad que abandonó en 1808 para trasladarse a Bamberg, en Baviera, donde residió hasta 1813 viviendo en exclusiva de su arte: trabajó en el teatro que dirigía su amigo Holbein y se dedicó a tareas tan diferentes como director de orquesta y arquitecto. Fue en esta época cuando publicó sus Fantasías a la manera de Callot (1814-1815). En 1814 aceptó el cargo de consejero de justicia del tribunal de Berlín, sin que por ello se resintiera su ingente producción literaria de aquellos años.

Su fama se debe más a su obra como escritor que a sus composiciones musicales. Adscrito al Romanticismo, donde más destacó su gran personalidad fue en sus cuentos fantásticos, en los que se mezclan el misterio y el horror, y que han alcanzado fama universal. En ellos crea una atmósfera en ocasiones de pesadilla alucinante, y aborda temas como el desdoblamiento de la personalidad, la locura y el mundo de los sueños, que ejercieron gran influencia en escritores como Victor Hugo ,Edgar Allan Poe y el primer Dostoievski.

Las historias de Hoffmann son «siniestras», en el sentido que dio Freud a esta expresión: el efecto de horror y extrañamiento que produce la repentina realización en el mundo real de los temores supersticiosos o infantiles. Muchas de sus novelas cortas más famosas fueron reunidas en dos volúmenes bajo el título de Piezas fantásticas (1814-1815), que también contienen una colección de crítica musical y sus propias ilustraciones. El cariz fantástico de la mayor parte de estas obras atestigua la viva imaginación del autor, que se apoya en sus grandes y sutiles dotes de observación. Sueño y realidad se confunden en el espíritu del autor, que percibe -como él mismo dejó dicho- las cosas «invisibles para los ojos terrenos».

La rica imaginería literaria de Hoffmann inspiró a Jacques Offenbach su ópera Cuentos de Hoffmann, tal como Chaikovski  transformó su cuento Cascanueces en un ballet en 1892 y  Léo Delibes se basó también en el escritor para la creación de su ballet Coppélia en 1870. Del mismo modo el personaje de Kreisler, que aparece en el cuento de E.T.A. Hoffmann Las opiniones del gato Murr sobre la vida, inspiró a Robert Schumann su obra para piano Kreisleriana. Hoffmann escribió también numerosas piezas para piano, música de cámara, lieder, coros, música religiosa y óperas, entre las que destaca por su calidad Ondina (1816), ópera romántica que ejerció cierta influencia sobre Carl Maria von Weber. En su labor como crítico musical, fue un entusiasta de Beethoven.

A partir de  1814,  año en que aparece su Fantasiestücke, empieza a consagrarse como autor y al tiempo que estrena Undine en Berlín (Provincia de Brandeburgo) acepta el cargo de consejero de justicia del tribunal de la administración prusiana de esa misma ciudad. Escribe su  novela gótica más oscura y celebre, Los elixires del diablo. Papeles póstumos del hermano Medardo, un capuchino (1815 1.ª parte; 1816 la 2.ª).

Le llega entonces el triunfo y, esclavo de su excesiva sensibilidad, se entrega a una vida desordenada que destruye su salud (enferma de alcoholismo y sífilis) y lo acerca a la locura, aunque siguió ejerciendo como Jurista  hasta su muerte y no se resintió toda la ingente producción literaria que desarrolló en estos últimos años; incluso, atacado por la parálisis el mismo año de su muerte, 1822, dicta sus obras a secretarios o a su esposa.  Sus amigos intentan alejarlo del abismo, pero enfrentado a los oficiales prusianos y a la censura y abrumado por la desaparición de su gato “Mürr”, se agrava definitivamente su sífilis y deja de escribir. La muerte le sobreviene el 25 de junio de 1822.

 

 

 

El escritor George Orwell, nace un día como hoy 25 de junio de 1903

George Orwell

Eric Arthur Blair (25 de junio de 1903. Motihari – 21 de enero de 1950. Londres), más conocido por el seudónimo de George Orwell, es uno de los escritores en lengua inglesa más importantes del siglo XX.

Su obra representa una lúcida defensa de la democracia y las libertades públicas frente al colonialismo y los totalitarismos.

Orwell nació en lo que entonces era la India Británica. Su padre era un funcionario destinado a la colonia, mientras que su madre, una mujer culta e interesada en el arte, era de una familia francesa asentada en lo que entonces era la Indochina francesa. Tenía dos hermanas. Con sólo un año, su madre y los niños regresaron a Gran Bretaña, y no volvió a ver a su padre hasta diez años más tarde. Orwell fue primero a una escuela católica y luego a un instituto público.

LOS TÍTULOS QUE TENEMOS EN LA BIBLIOTECA PÚBLICA DE George Orwell,  son:

  • “REBELIÓN EN LA GRANJA”,  en varias editoriales, Destino, Austral, RBA y Bibliotex,  de la biblioteca del Mundo de la colección las 100 joyas del Milenio.
  • “1984”, en varias editoriales, Destino, RBA y Biblioteca Básica Salvat.

Disponibles para préstamo, para las personas interesadas en su lectura.

Gracias a sus excelentes calificaciones, recibió una beca que le permitió asistir a la prestigiosa universidad de Eton. Allí su profesor de francés sería Aldous Huxley, el autor de  “Un mundo feliz”.

Sin embargo, la situación económica de la familia empeoró y se vio obligado a dejar sus estudios, para buscar un empleo. Pasó los exámenes para trabajar en el servicio colonial.

Fue asignado a Birmania para trabajar en la policía colonial en 1924. Allí, al contrario de lo que hacían la mayoría de los británicos, se interesó por las costumbres de los nativos y se esforzó en aprender su lengua. También adquirió un profundo rechazo hacia la explotación que realizaban los europeos de sus colonias de ultramar, como reflejarían sus posteriores escritos.

En 1927 renunció a su puesto y regresó a Gran Bretaña. Se asentó a Londres, donde conoció la pobreza y los ambientes bohemios de la ciudad. Viajó por su país y Francia casi sin dinero, como un vagabundo.

En una ocasión, forzó que lo detuvieran, para saber de primera mano cómo trataba la policía a los pobres. Esas experiencias se aprecian en su primer libro, “Sin blanca en París y Londres” (1933). Ya que el contenido del libro era autobiográfico, decidió publicarlo bajo seudónimo para evitar una situación de vergüenza a su familia. Así nació George Orwell. En ese periodo de privaciones contrajo la tuberculosis que acabó llevándole a la muerte años después.

En esos años, desempeñó todo tipo de oficios, de dar clases particulares a lavar platos en un restaurante. Se enamoró de una amiga de una de sus hermanas, Brenda Salkeld. Aunque ella rechazó su propuesta de matrimonio, continuaron siendo amigos y escribiéndose durante muchos años. Ella inspiró su novela “La hija del clérigo” (1935).

Por su parte, sus años en la colonias dieron lugar a  “Los días de Birmania” (1934).

En Que no muera la aspidistra” (1936), también autobiográfico, relata las penalidades de un joven aspirante a escritor que se enfrenta a lo pobreza y la marginalidad. Mientras, en El camino a Wigan Pier” (1937) realizó un reportaje sobre las durísimas condiciones de vida de los mineros del carbón de norte de Inglaterra. Este último libro hizo que Orwell fuera puesto bajo vigilancia por la policía como un peligroso izquierdista.

En 1936 contrajo matrimonio con Eileen O’Shaughnessy. Poco después, partió hacia España donde había estallado la Guerra Civil para unirse a las Brigadas Internacionales en favor de la República. En Barcelona asistió a la persecución de los trosquistas del POUM por parte de los comunistas prosoviéticos, lo que más tarde daría lugar a su libro “Homenaje a Cataluña”. Combatió en el frente de Aragón, donde fue herido de gravedad por un francotirador en la garganta. Esto le afectó de forma permanente y, a lo largo del resto de su vida, su voz fue apenas audible.

Decepcionado, Orwell volvió a Inglaterra en 1937. La mayor parte de sus amigos de izquierdas acogieron mal sus críticas al estalinismo y sus puntos de vista sobre la Guerra Civil española.

Por si esto fuera poco, su salud iba deteriorándose. Le aconsejaron que pasara una temporada en un clima más benigno para sus pulmones y, en compañía de su esposa, estuvo unos meses en Marruecos.

Al estallar la II Guerra Mundial, Orwell fue rechazado para el ejército a causa de su tuberculosis, pero se unió como sargento a la milicia nacional, mientras que su esposa trabajaba en el Ministerio de Información. La muerte del hermano de su mujer en la retirada de Dunkerque supuso un duro golpe a la pareja. Escribió su famoso ensayo “El león y el unicornio” ,para animar a sus conciudadanos a resistir al nazismo.

En esa época, comenzó a trabajar como corresponsal en la emisora de radio de la BBC hasta que sus problemas de salud lo obligaron a dejar su puesto en 1943. Ese mismo año terminó “Rebelión en la granja”.

Su hogar en Londres fue destruido por un bombardeo alemán y se mudaron al norte. Ya que no habían podido tener hijos, acordó con su esposa adoptar un niño, al que llamaron Richard Horatio Blair. Viajó a Francia como periodista, cuando fue liberada por los Aliados. Mientras estaba allí, Eileen falleció repentinamente a causa de una histeroctomía.

Desesperado y solo, en compañía de su hijo, Orwell se asentó en una granja en la isla escocesa de Jura que le cedió un amigo. Sufría frecuentes hemorragias a causa de la tuberculosis, y le angustiaba la idea de dejar a Richard sin progenitores y que terminara en un orfanato, así que le pidió a varias amigas que contrajeran matrimonio con él, de manera que el niño quedara a su cuidado tras su muerte. En esas circunstancias, escribió su libro más importante, “1984”.

Una de sus conocidas, Sonia Mary Brownell, aceptó la propuesta de Orwell y se casaron cuando a este sólo le quedaban ocho meses de vida. Pasó sus últimos días en sanatorio de Cranham, Gloucestershire.

En 2017 se inauguró una estatua a Orwell en Londres ante la sede de la BBC, con una de sus frases más famosas: “Si la libertad tiene algún significado, este es el derecho de decirle a la gente lo que no quiere escuchar.”

Frases célebres de George Orwell

Sus novelas críticas con el statu quo de su tiempo son un verdadero objeto de estudio para sociólogos y psicólogos sociales de nuestro tiempo. Su obra, aunque fraguada en la primera mitad del siglo XX, tienen una lectura totalmente contemporánea.

A través de este artículo vamos a conocer las mejores frases de George Orwell: son citas célebres que nos descubren el pensamiento y valores de este periodista global.

* Lo importante no es mantenerse vivo sino mantenerse humano.

Vitalismo sin límites.

*Si el líder dice de tal evento esto no ocurrió, pues no ocurrió. Si dice que dos y dos son cinco, pues dos y dos son cinco. Esta perspectiva me preocupa mucho más que las bombas.

Extracto de su célebre obra 1984.

La guerra es la guerra. El único ser humano bueno es el que ha muerto.

Cita célebre de George Orwell de otra de sus obras más conocidas: Rebelión en la granja.

La Libertad significa libertad para decir que dos más dos son cuatro. Si eso se admite, todo lo demás se da por añadidura.

Las obviedades también han de poder contarse. Y lo no tan obvio, por extensión.

Hasta que no tengan conciencia de su fuerza, no se rebelarán, y hasta después de haberse revelado, no serán conscientes. Ese es el problema.

Sobre la docilidad de las masas, y por qué en muchos casos no despiertan a pesar de ser víctimas de opresión.

Ver lo que está delante de nuestros ojos requiere un esfuerzo constante.

Por omnipresente, en ocasiones lo obvio es invisible a nuestros ojos.

 Lo característico de la vida actual no es la inseguridad y la crueldad, sino el desasosiego y la pobreza.

Sobre las miserias de la época que le tocó vivir, marcada por conflictos bélicos y penurias.

 Si la libertad significa algo, será, sobre todo, el derecho a decirle a la gente aquello que no quiere oír.

Probablemente, la frase de George Orwell más recordada.

En tiempos de engaño universal, decir la verdad es un acto revolucionario.

Su faceta periodística da fe de esta máxima sobre la libertad de expresión.

El poder radica en infligir dolor y humillación.

Cualquier forma de poder tiende a ejercer un marco de represión y adoctrinamiento, según Orwell.

Es poco probable que la Humanidad pueda salvaguardar la civilización a menos que pueda evolucionar en un sistema de bien y mal que sea independientes del cielo y el infierno.

Sobre la religión y el desarrollo ético imprescindible para la supervivencia de nuestras sociedades.

No hay delito, absolutamente ninguno, que no pueda ser tolerado cuando “nuestro” lado lo comete.

El fin no puede justificar los medios, ni tan siquiera cuando crees en el propósito final de ciertas acciones.

El nacionalista no sólo no desaprueba las atrocidades cometidas por su propio lado, sino que tiene una extraordinaria capacidad para ni siquiera oír hablar de ellas.

Muy en la línea de la frase anterior.

El partido quiere tener el poder por amor al poder mismo.

Reflexión política en una de las más memorables frases de George Orwell.

Todo ocurre en la mente y sólo lo que allí sucede tiene una realidad.

Somos esclavos de nuestros propios pensamientos y reflexiones.

Doblepensar significa el poder de mantener dos creencias contradictorias en la mente simultáneamente, y aceptar ambas.

Un concepto de la psicología cognitiva que fue descrito de esta forma por el gran Orwell.

Cuando se amaba a alguien, se le amaba por él mismo, y si no había nada más que darle, siempre se le podía dar amor.

Magnífico pensamiento acerca del amor verdadero, sean cuales sean las circunstancia.

Pueden forzarte a decir cualquier cosa, pero no hay manera de que te lo hagan creer. Dentro de ti no pueden entrar nunca.

Sobre la dignidad y las creencias.

La cordura no depende de las estadísticas.

Extracto de 1984.

 Toda la propaganda de guerra, todos los gritos y mentiras y odio, provienen invariablemente de gente que no está peleando.

Los que mueven los hilos bélicos están cómodamente sentados en sillones de oro.

Ya de joven me había fijado en que ningún periódico cuenta nunca con fidelidad cómo suceden las cosas.

La objetividad se pierde cuando la línea editorial depende del criterio del jefe del medio de comunicación.

 

 

Homenaje al escritor argentino Ernesto Sábato a 109 años de su natalicio. Un día como hoy 24 de junio de 1911

Ernesto Sábato

Homenaje al escritor argentino Ernesto Sábato a 109 años de su natalicio.

(Nace en Rojas , 2 de junio de 1911, fallece el día 30 abril de 2011.

fue un escritor, ensayista, fisico y pintor argentino. Su obra narrativa consitte en tres novelas: “El túnel”, “Sobre héroes y tumbas” (considerada una de las mejores novelas argentinas del siglo XX) y “Abadón el exterminador”.

TÍTULOS QUE TENEMOS EN LA BIBLIOTECA PÚBLICA MUNICIPAL VILLANUEVA DEL ARISCAL, DE ERNESTO SÁBATO:

  • “EL TÚNEL”, EDITORIAL CÁTEDRA
  • “ABBADÓN EL EXTERMINADOR”, EDITORIAL BIBLIOTEX ( de la colección, las mejores novelas en castellano del siglo XX)

También se destacó como ensayista, autor de libros como Uno y el Universo y engranajes, El escritor y sus fantasmas o Apologias y rechazos, en los que reflexiona sobre la condición humana, la vocación de la escritura o los problemas culturales del siglo XX.

Fue el segundo argentino galardonado con el Premio  Jorge Luis Borges en (1979)  y  El Premio Miguel de Carvantes en (1984).

Su longeva existencia lo llevó a ser un autor muy presente durante el siglo pasado y también durante la primera década del presente. Aunque se preparó para dedicarse a la física  y a la investigación en este campo, su acercamiento al movimiento  surrealista, especialmente a algunos escritores y artistas de esta corriente, torció de alguna manera su destino y terminó por darle rienda suelta a su inquietud como autor. Su visión  existencialista —reflejada en las tramas tenebrosas de sus novelas pobladas de personajes extraviados de sus valores morales—, su manera de exponer ideas y conceptos, su facilidad retórica y la sapiencia a la hora de introducirse en la psicología de los individuos, lo erigieron en una de las grandes plumas de su tiempo y de su país.

Esa identificación entre Sábato y la autoridad ética quedó muy reforzada por su labor como presidente de la Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas (CONADEP), para la que fue designado en 1983 por el entonces presidente de la República, Raúl Alfonsín . Los meses que dedicó a investigar la represión durante el anterior gobierno militar de Jorge Videla no le dejaron aliento ni espacio para la literatura; finalizados los trabajos de la comisión, resumió aquella dura experiencia con las siguientes palabras: “He estado en el infierno”. La conclusiones de la comisión quedaron recogidas en las cincuenta mil páginas del llamado Informe Sábato.

La obra de Sábato, que ha sido prestigiada con numerosos premios internacionales y difundida en múltiples traducciones, incluye además multitud de ensayos, como Hombres y engranajes (1951), El escritor y sus fantasmas (1963), El otro rostro del peronismo (1956), Tango: discusión y clave (1963), La cultura en la encrucijada nacional (1973), Tres aproximaciones a la literatura de nuestro tiempo (1974), Apologías y rechazos (1979), Antes del fin (1998), La resistencia (2000) y España en los diarios de mi vejez (2004).

El narrador y ensayista argentino se dedicó además a la pintura, otra de sus pasiones; en sus últimos años se vio aquejado de un grave problema de visión.

Juan de la Cruz, nace un día como hoy 24 de junio de 1542

San Juan de la Cruz, cuyo nombre secular era Juan de Yepes Álvarez y su primera identificación como fraile, Juan de San Matías (Fontiveros Ávila, España, 24 de junio de 1542 – Úbeda, Jaén 14 dediciembre de 1951), fue un religioso y poeta y místico del renacimiento español . Fue reformador de la Orden de Nuestra Señora del Monte Carmelo  y cofundador de la Orden de llos Carmenlitas Dezcalzos con Santa Teresa de Jesús.

Junto con santa Teresa de Jesús, se considera a san Juan de la Cruz la cumbre de la mística experimental cristiana.1​ Poetas de extracción diversa como Rubén Darío,  Juan Ramón Jiménez, Paul Valery y T. S. Eliot, consideraron los poemas de Juan de la Cruz no solo como la cumbre de la mística española, sino de la poesía en esta lengua.2​ Desde  1592 es el patrono de los poetas en lengua española.​ Es uno de los 36 Doctores de la Iglesia,  y fue canonizado por Benedicto XIII en 1756.

San Juan de la Cruz, nace en Fontiveros, un pequeño pueblo de Ávila, de economía agrícola y ganadera, con una pequeña industria de telares. Es el segundo de los tres hijos de Gonzalo de Yepes y Catalina Álvarez, modestos tejedores.

Pronto mueren su padre y el segundo de sus hermanos, probablemente a consecuencia de la crisis agraria y del hambre presente en Castilla por los años cuarenta del siglo XVI. La madre  intenta recabar ayuda de ciertos parientes toledanos, pero al serle negada se traslada a Arévalo, donde permanecen unos cuatro años, para posteriormente, en 1551, establecerse en Medina del Campo.

La infancia y adolescencia de Juan de Yepes se desenvuelven en un ambiente  de marcada pobreza, que podría calificarse de auténtica miseria. Estas duras circunstancias tienen como consecuencia la endeblez de su corta estructura física, a consecuencia de la desnutrición: Se cria el huérfano Juan de Yepes como pobre de solemnidad.

Recibe ayuda de instituciones de caridad, y así asiste al Colegio de los Niños de la Doctrina, ayudando en el convento, en Misa y a los Oficios, acompañando en los entierros y pidiendo lismosna.

En este centro, entre reformatorio y escuela de enseñanza primaria, recibe una preparación elemental, que le rescata del analfabetismo en que están inmersos todos sus familiares, permitiéndole proseguir su formación.

Compagina sus estudios trabajando en el hospital de Nuestra Señora de la Concepción de Medina, especializado en la curación de enfermedades venéreas contagiosas y conocido popularmente como el Hospital de las Bubas.

La vocación religiosa le lleva, con 21 años, a ingresar en los Carmelitas de Medina, con el nombre de Fray Juan de Santo Matía. Su vocación es claramente contemplativa y eremítica.

Ya como fraile, se instala en Salamanca, en cuya universidad salmantina realiza los tres cursos preceptivos para bachillerarse en Artes, durante los años 1564-1567.

Se ordena como sacerdote en la primavera de 1567, y se decide a ingresar en la Cartuja, orden eremítica alejada de la inestabilidad de su orden en un momento de reforma del Carmelo.

En medio de esta crisis se produce el decisivo encuentro con Santa Teresa de Jesús, en otoño de 1567 en Medina. La Madre fundadora, que proporciona su propio testimonio en las Fundaciones (3,16-17), le ofrece la alternativa de ayudarla en la reforma.

En agosto de 1568 abandona Salamanca para acompañar a Teresa de Jesús en su fundación femenina de Valladolid, en este viaje se familiariza con el nuevo talante de la reforma. Poco después funda el primer convento masculino de la orden del Carmelo Descalzo, según la Regla primitiva y no mitigada de la Orden del Carmen, el 28 de noviembre de 1568, ceremonia en la que cambia su nombre por el de  fray Juan de la Cruz.

En 1570 la fundación se traslada a Mancera, donde fray Juan desempeña el cargo de subprior y maestro de novicios.

En la primavera de 1572 Santa Teresa lo reclama como Vicario y confesor de las monjas de la Encarnación, donde permanece hasta diciembre de 1577, acompañando a Santa Teresa en la fundación de diversos conventos de Descalzas, como el de Segovia.

En este momento de la historia, confluyen dos directrices reformadoras: por un lado, la reforma del Rey Felipe II, y por otro, la reforma propugnada por los Papas. Los calzados, apoyados por el Papa, están empeñados en evitar la separación de la orden en dos grupos, mientras el Rey apoya a los descalzos para una reforma rápida y radical que les permita el rigor que ansían.

En 1575 el Capítulo General de los Carmelitas, reunido en Piacenza, envia un Visitador de la Orden para Calzados y Descalzos, el P. Jerónimo Tostado, con el objetivo de suprimir los conventos fundados sin licencia del General y de recluir a la Teresa de Jesús en un convento elegido por ella.

En este contexto, la noche del 3 de diciembre de 1577, Juan de la Cruz es apresado y trasladado al convento de frailes carmelitas de Toledo, donde comparece ante un tribunal de frailes calzados que le conmina a retractarse de la Reforma Teresiana. Al negarse, es declarado rebelde y contumaz.

Es encerrado en una oscura y angosta celda durante más de ocho meses. En un estado de abandono total, que a otros habría llevado a la locura, Juan de la Cruz escribe una grandísima poesía de amor:  las primeras 31 estrofas del Cántico Espiritual (el denominado protocántico), a la vez que los Romances y el poema de la «Fonte».

La presión psicológica por parte de los carceleros, las dudas sobre la licitud de la empresa teresiana, el sentimiento de desamparo, la angustia por el aparente olvido de los amigos (desconocedor de los desvelos de Santa Teresa y de sus gestiones en la corte), el profundo y progresivo desgaste físico unido al temor a una muerte no descartable en tales circunstancias son, sin duda, elementos determinantes para la concepción del mayor de sus símbolos literarios, el de la Noche Oscura. En este sentido, la prisión toledana, con su soledad y silencio extremos, potencian la fuerza generadora de la palabra poética.

Al cabo de estos meses, con el íntimo convencimiento de que nunca será liberado y de que la prolongación de su cautiverio sólo puede acarrearle un desenlace fatal y absurdo, Juan de la Cruz planea cuidadosamente su fuga, y logra evadirse de la prisión en medio de la noche y, a escondidas. Llega al convento de carmelitas descalzas, en la misma ciudad del Tajo, muy próximas a su prisión, y ellas le trasladan al Hospital de Santa Cruz, donde convalece mes y medio. Las incidencias de aquella huida nocturna, preñada de angustia, quedan como un poso latente en el poema de la Noche Oscura.

En septiembre de 1578 San Juan de la Cruz se dirige hacia Andalucía para reponerse y llega como Vicario al convento de El Calvario en la serranía jienense. Desde este enclave aislado y retirado de las tensiones entre calzados y descalzos, realiza regularmente visitas a las monjas descalzas de la fundación de Beas de Segura, de la que era priora Ana de Jesús. Entre ambos se desarrolla una entrañable amistad, que explica la dedicatoria de las Declaraciones al Cántico espiritual. En este entorno sosegado y relajante, en plena naturaleza, disfruta de una etapa de fecunda creatividad: Cautelas, Avisos, Montecillo de Perfección, el poema Noche oscura y comentarios aislados a las estrofas del Cántico.

Ya en  1580 se erige el Carmelo Descalzo como provincia exenta. Aunque no será hasta 1588 (muerta ya Santa Teresa) cuando logre ser Orden independiente.

El 28 de noviembre de 1581 tiene lugar en Ávila su último encuentro con Teresa de Jesús, en el que tratarán de la fundación de Granada y Burgos. Los cofundadores del carmelo no volverán a verse.

En enero de 1582 viaja a Granada, acompañado de Ana de Jesús. Allí traba conocimiento con Dña. Ana de Mercado y Peñalosa, dama segoviana viuda, favorecedora de las descalzas,  a quien Juan de la Cruz dedicaría la Llama de amor viva.

En marzo toma posesión del Priorato de los Mártires, donde permanecerá hasta 1588, el periodo más largo de su vida como religioso descalzo. En este convento situado a espaldas de la Alhambra y de Sierra Nevada, recibe la noticia de la muerte de la Madre Teresa en octubre de 1582. Se conserva aún en el actual Carmen de los Mártires un pequeño acueducto construido por el Santo, así como un cedro centenario que, según la tradición plantó él mismo.

Después de la muerte de Santa Teresa, ocurrida en 1582, se agrava la división entre los descalzos. San Juan apoyaba la política de moderación del provincial, Jerónimo de Castro, en tanto que el P. Nicolás Doria, era muy extremoso.

El P. Nicolás fue elegido provincial y el capítulo general nombró a Juan vicario de Andalucía. El santo se consagró a corregir ciertos abusos, especialmente los que procedían del hecho de que los frailes tuviesen que salir del monasterio a predicar. El santo opinaba que la vocación de los descalzos era esencialmente contemplativa. Ello provocó oposición contra él.

Las religiosas no aceptaron este cambio y la venerable Ana de Jesús, obtuvo de la Santa Sede un breve de confirmación de las constituciones, sin consultar al vicario general.

El P. Doria, que siempre había creído que el santo estaba aliado con sus enemigos, priva al santo de todos sus cargos y le envia como simple fraile al remoto convento de La Peñuela, donde se entrega por unos meses a la meditación y la oración en las montañas, «porque tengo menos materia de confesión cuando estoy entre las peñas que cuando estoy entre los hombres.»

Pero no acaban aquí las desventuras de San Juan de la Cruz. Siendo vicario provincial, San Juan, durante la visita al convento de Sevilla,  había restringido a dos frailes sus licencias de salir a predicar. Inicialmente se sometieron, pero más adelante prefirieron seguir la corriente adversa a Juan y algunos llegaron hasta quemar sus cartas para no caer en desgracia.

En medio de esa tempestad San Juan cayó enfermo. El provincial le mandó salir del convento de Peñuela y le dio a escoger entre el de Baeza y el de Ubeda. El primero de esos conventos estaba mejor provisto y tenía por superior a un amigo del santo. En el otro era superior el P. Francisco, a quien San Juan había corregido junto con el P. Diego. Escogió este segundo convento.

El viaje empeora su salud, aunque sobrelleva su estado con gran paciencia. El superior le trató inhumanamente, prohibiendo a los frailes que le visiten, cambiando al enfermero que le atiende con cariño, y permitiéndole sólo comer los alimentos ordinarios sin hacerle llegar los que le traían las visitas.

Después de tres meses de sufrimientos muy agudos, el santo falleció el 14 de diciembre de 1591.

La muerte del santo trajo consigo la revalorización de su vida y tanto el clero como los fieles acudieron en masa a sus funerales. Dios quiso que se despejaran las tinieblas y se viese su vida auténtica para edificación de muchas almas. Sus restos fueron trasladados a Segovia, pues en dicho convento había sido superior por última vez.

El 25 de enero de 1675 Clemente X promulgó el Breve de beatificación. El 27 de diciembre de 1726 fue canonizado por Benedicto XIII. El 24 de agosto de 1926, aniversario del comienzo de la Reforma teresiana, fue proclamado Doctor de la Iglesia Universal por Pío XI.

Santa Teresa había visto en Juan un alma muy pura, a la que Dios había comunicado grandes tesoros de luz y cuya inteligencia había sido enriquecida por el cielo. Los escritos del santo justifican plenamente este juicio de Santa Teresa, particularmente los poemas de la «Subida al Monte Carmelo», la «Noche Oscura del Alma», la «Llama Viva de Amor» y el «Cántico Espiritual», con sus respectivos comentarios. Así lo reconoció la Iglesia en 1926, al proclamar doctor a San Juan de la Cruz por sus obras Místicas.

La doctrina de San Juan se resume en el amor del sufrimiento y el completo abandono del alma en Dios. Ello le hizo muy duro consigo mismo; en cambio, con los otros era bueno, amable y condescendiente. Por otra parte, el santo no ignoraba ni temía las cosas materiales, puesto que dijo: «Las cosas naturales son siempre hermosas; son como las migajas de la mesa del Señor.»

San Juan de la Cruz vivió la renuncia completa que predicó tan persuasivamente. Pero a diferencia de otros menores que él, fue «libre, como libre es el espíritu de Dios». Su objetivo no era la negación y el vacío, sino la plenitud del amor divino y la unión sustancial del alma con Dios. «Reunió en sí mismo la luz extática de la Sabiduría Divina con la locura estremecida de Cristo despreciado».

TÍTILOS QUE TENEMOS DE SAN JUAN DE LA CRUZ EN LA BIBLIOTECA PÚBLICA MUNICIPAL:

  • “POESÍA”, DE EDICIONES CÁTEDRA.
  • “POESÍAS” DE BIBLIOTECA (EL SOL), en la que se conmemora el IV Centerario de su muerte en Úbeda.

El escritor francés Boris Vian, fallece un dia como hoy 23 de junio de 1959

 

(Ville-d’Avray, 1920 – París, 1959) Escritor francés. Ingeniero, periodista, dramaturgo, novelista, actor, músico de jazz y autor de canciones, ha dejado una obra que fue considerada, a título póstumo, como el manifiesto de la juventud existencialista. Boris Vian fue, en efecto, uno de los protagonistas de la bohemia intelectual, nutrida del existencialismo de Sartre, del barrio parisino de Saint-Germain-des-Prés en los años cincuenta. Causó escándalo la publicación, con el seudónimo de Vernon Sullivan, de su primera novela, Escupiré sobre vuestras tumbas (1946), que contiene, bajo la forma de una novela negra, una rabiosa denuncia del racismo. Es autor asimismo de las novelas La espuma de los días (1947) y El otoño en Pekín (1947) -que revela el influjo de Raymond Queneau y de Eugène Ionesco-, y de poemarios como No quisiera morir (1962). Compuso incluso dos óperas: El caballero de nieve (1957), con música de G. Delerue, y Fiesta (1959), con música de D. Milhaud.

Boris Vian quedó huérfano de niño por el asesinato de su padre y conoció la pobreza. A los doce años sufrió reumatismo articular agudo que degeneró en una cardiopatía que le produciría la muerte a la edad de treinta y nueve años. En 1943 se licenció, pero dejó la profesión de ingeniero para dedicarse a tan variadas actividades como son la de novelista, autor de teatro, virtuoso trompetista de jazz, actor de cine, “chansonnier”, colaborador de Temps Modernes, traductor de novela negra americana, letrista y autor inconformista de canciones que tocaba personalmente. A lo largo de su vida alternó su profesión de músico de jazz con su faceta de escritor.

Sus dos primeras obras las firmó con el seudónimo de Vernon Sullivan. Una de ellas, Escupiré sobre vuestras tumbas (1946) resultó impactante para el momento; novela descarnada, escandalizó al público francés por su violencia y pornografía, lo que llevó a Boris Vian y a su editor, Jean D´Hauin, a ser procesados por la justicia en 1950 bajo la acusación de “ultraje a la moral y las buenas costumbres”, y a pagar una multa de 100.000 francos. Prohibida en 1949, fue reeditada de forma clandestina.

Escupiré sobre vuestras tumbas está narrada al estilo americano de la época. En medio de un ambiente racista y de fuertes diferencias de clase, un joven blanco se introduce en una pandilla de adolescentes de la buena sociedad con el fin de vengar la muerte de su hermano negro. En la prensa llegó a aparecer alguna entrevista a Vernon Sullivan, y en las crónicas se dijo que todo fue un montaje del escritor y su editor para poner en ridículo a la crítica y ganar una buena cantidad de dinero gracias al escándalo.

A pesar de que Vian se había hecho famoso, no lo tuvo fácil para editar su siguiente obra, La espuma de los días (1947), una historia de amor delicada que hace de contrapunto a la anterior. La trama se desarrolla en un mundo extraño y fantástico, que se va haciendo pequeño y en el que los protagonistas se llenan de una melancolía que acaba con ellos poco a poco. En ella el autor refleja la frustración de su amor por Michelle, su mujer, que lo engañó con Jean-Paul Sartre. Como venganza, Boris Vian ridiculizó al pensador en muchos de sus escritos utilizando el nombre de Jean Saul Partre. A pesar de todo, un editor asumió la responsabilidad de publicar de forma clandestina esta obra de un hombre macilento que llevaba el mote de la Garza, se dejaba absorber por el jazz y escribía disparates irracionales.

Otras obras en las que el autor se revela reflexivo y casi delicado son El otoño en Pekín (1947) y La hierba roja (1950), obra por otro lado insolente en su burla de las teorías psicoanalíticas: un personaje llamado Wolf inventa una máquina para destruir los recuerdos y recuperar así la felicidad, objetivo que no consigue. No obstante, su faceta de gamberro literario vuelve a aparecer en Con las mujeres no hay manera (1948) o Que se mueran los feos (1948), en la que el personaje del doctor Schulz se empeña en mejorar la raza humana y hacerla más bella. Otras de sus obras destacadas son Todos los muertos tienen la misma piel (1947), El arrancacorazones (1953) y los relatos de Las hormigas (1949).

De su faceta de poeta cabe mencionar Cantinelas de hielo (1950), No quisiera morir (editada de forma póstuma en 1962) y Textos y canciones (también póstuma, 1966). Como dramaturgo se anticipó al teatro del absurdo utilizando diálogos inconexos como herramienta para mostrar la absurdidad de la existencia humana. Son famosas Descuartizamiento para todos (1950), comedia negra ambientada en un matadero, y la tragedia burlesca Los constructores del imperio (1959). Boris Vian murió de un ataque al corazón en la butaca de un cine durante el estreno de la película basada en su primera y polémica novela. Según dice la leyenda, el disgusto que le produjo la versión cinematográfica fue lo que le provocó el ataque.

Jean Paul Sartre, Boris Vian y Simone de Beauvoir Café Le Procope, Paris, (1949)

En junio de 1950 Vian conoce a Ursula Kübler, bailarina del ballet de Roland Petit, con la que contrae segundas nupcias. En 1953 la feliz pareja se instala en un pequeño apartamento detrás del Moulin Rouge.

El artista continúa escribiendo pero su talento no conquista al público, que no acaba de encasillar a aquel escritor de registros tan múltiples como variopintos. Boris escribe su última novela, L’Arrache-couer (El arrancacorazones), que es rechazada por Gallimard.

Su vida transcurre en armonía hasta que el 23 de junio de 1959, a las 10:10 de la mañana, Boris fallece víctima de un edema pulmonar en la sala de urgencias del hospital Laennec de París. ‘Le deserteur’ cae finalmente en las garras de la muerte a la que llevaba 39 años dando esquinazo.

Incomprendido en vida, su obra L’Ecume des jours (La espuma de los días), salida de su pluma en el prolífico 1946, vende más de un millón de ejemplares en Livres de Poche alzando al autor como uno de los más vendidos de la literatura francesa del pasado siglo.

 

El escritor español Álvaro Pombo, nace un día como hoy 23 de junio de 1939

Álvaro Pombo y García de los Ríos,  nace en  Santander el 23 de junio de de 1939, actualmente, tiene 81 años.

Poeta y escritor español, Álvaro Pombo estudió Filosofía y Letras en la Universidad Complutense de Madrid, completando su formación en el Birkbeck College de Londres. Es conocido por su obra narrativa y por su activismo político vinculado a partidos como Unión, Progreso y Democracia.

Pombo se inició en la literatura de manos de la poesía con Protocolos y pronto consiguió su primer éxito al ganar el Premio Bardo. En 1983 resultó ganador del Premio Herralde afianzándose como una voz fundamental en la narrativa contemporánea española, algo que confirmaría más tarde con El Premio Nacional de Narrativa por Donde las mujeres, el Planeta por La fortuna de Matilda Turpin o el Nadal de 2012 por El temblor del héroe.

En la obra de Pombo se aprecia su interés por la situación de la homosexualidad en España -él mismo ha reconocido en varias ocasiones su condición sexual-, así como la profundidad psicológica y filosófica de sus personajes, unido siempre a un peculiar sentido del humor.

En 2002, Pombo fue elegido miembro de la Real Academia de la Lengua Española, donde ocupa el sillón de la j minúscula.

Sus obras:

POESÍA:

  • Protocolos (1973)
  • Variaciones (1977) Premio El Bardo
  • Hacia una constitución poética del año en curso (1980)
  • Protocolos para la rehabilitación del firmamento (1992)
  • Protocolos, 1973-2003 Poesías completas (2004)
  • Los enunciados protocolarios (2009)

NARRATIVA:

  • Relatos sobre la falta de sustancia (1977)
  • El parecido (1979)
  • El héroe de las mansardas de Mansard (1983) Premio Herralde de Novela
  • El hijo adoptivo (1984). Llevada al cine por Juan Pinzás en El juego de los mensajes invisibles (1991)
  • Los delitos insignificantes (1986)
  • El metro de platino iridiado (1990) Premio Nacional de la Crítica
  • Aparición del eterno femenino contada por S. M. el Rey (1993)
  • Telepena de Celia Cecilia Villalobo (1995)
  • Vida de San Francisco de Asís (1996)
  • Donde las mujeres (1996) Premio Nacional de Narrativa
  • Cuentos reciclados (1997)
  • La cuadratura del círculo (1999) Premio Fastenrath de la RAE
  • El cielo raso (2001) Premio Fundación José Manuel Lara
  • Una ventana al norte (2004)
  • Contra natura (2005)
  • La fortuna de Matilda Turpin (2006) Premio Planeta
  • Virginia o el interior del mundo (2009)
  • La previa muerte del lugarteniente Aloof (2009)
  • El temblor del héroe (2012) Premio Nadal
  • Quédate con nosotros, Señor, porque atardece (2013)
  • La transformación de Johanna Sansíleri (2014)
  • Un gran mundo (2015)
  • La casa del reloj (2016)
  • El retrato del vizconde en invierno (2018)

ÁRTICULOS:

Alrededores (2002)

PREMIOS:

En nuestra Biblioteca Pública Municipal, tenemos de Álvaro Pombo, los siguientes TÍTULOS:

  • “El cielo raso”
  • “Una ventana al norte”
  • “La fortuna de Matilda Turpin”

 

I Certamen Literario Infantil y Juvenil de la Biblioteca Pública Municipal “Federico García Lorca”

CERTAMEN LITERARIO INFANTIL Y JUVENIL CON ILUSTRACIONES

Relatos ilustrados, que han escrito las personas participantes en este Primer Certamen Literario Infantil y Juvenil de la Biblioteca Pública Municipal “Federico García Lorca”

Las jóvenes participantes,  que hayan recibido más votos a través de los “me gusta” dados a la publicación, resultará la ganadora de este Certamen Literario Infantil y Juvenil con ilutraciones. Se podrá obtener más “me gusta”, hasta el lunes 15 de junio hasta las 21:00 horas.

En el supuesto caso, de que hubiese empate, la organización se pronunnciaría al respecto.

Los relatos ilutrados de las jóvenes participantes son los siguientes:

MARTINA GARCÍA LEÓN 8 AÑOS “EL BICHO”

ÁFRICA MIRANDA SUÁREZ, 12 AÑOS “ÁFRICA Y LA PANDEMIA”

MIRANDA MIRANDA SUÁREZ , 11 AÑOS “MIRANDA Y LA CUARENTENA”

SANDRA GÓMEZ FONSECA 11 AÑOS, PARTICIPA CON DOS RELATOS “MI CUARENTENA” Y “HÉROES”

ANA GÓMEZ FONSECA 12 AÑOS “UNA NUEVA EXPERIENCIA”

Reapertura Biblioteca Pública Municipal “Federico García Lorca”, el próximo lunes 25 de mayo

Reapertura de la Biblioteca Pública Municipal, el próximo lunes 25 de mayo, por el momento, sólo para préstamos y devoluciones, en horario de 9:00 a 14:00 horas.

La reapertura, se hará de forma gradual, se irán imporando nuevos servicios, cuando las recomendaciones de las autoridades competentes, así lo dispongan.