Hoy, jueves 25 de enero, se cumple el 136º aniversario del nacimiento de Virginia Woolf

Google homenajea la escritora inglesa con este doodle

Virginia Woolf está considerada una de las figuras literarias más importantes del siglo XX. Esta escritora británica, nacida en Londres en 1882 con el nombre Adeline Virginia Stephen, también es una de las voces más influyentes del feminismo moderno gracias a sus textos. “Las mujeres han vivido todos estos siglos como esposas, con el poder mágico y delicioso de reflejar la figura del hombre, el doble de su tamaño natural”, escribe Woolf en el ensayo ‘Una habitación propia’.  

Virginia Golf, creció en el seno de una familia de la alta burguesía de Londres, en una casa con una gran biblioteca y entre frecuentes visitas de autores a su padre. Woolf no fue a ninguna escuela, pero recibió clases de profesores particulares y de su progenitor. Empezó a escribir en un periódico en 1905 y no fue hasta 1915 cuando publicó su primera novela, ‘Fin de viaje’, a través de la editorial de su hermano. Los primeros años de su vida y sus vivencias impregnaron alguna de sus obras, como ‘Al faro’.

En su poderosa narrativa, Woolf sobresalió por la introspección de sus personajes y la descripción de las emociones que subyacen a eventos aparentemente mundanos. Las obras de no ficción como ‘Una habitación propia’ (1929) y ‘Tres Guineas’ (1938) muestran la decidida perspectiva feminista de Woolf al documentar la discriminación intelectual hacia las mujeres y la dinámica de poder dominada por los hombres de la época.

Otra de las grandes aportaciones de la escritora británica fue el dominio de la técnica del monólogo interior, también llamada “el fluir de la conciencia”. Esta forma de escribir, con influencias freudianas, consiste en volcar directamente en el papel las cavilaciones de los personajes. En la “Señora Dalloway” (1925) este recurso brilla con especial intensidad. Como el pensamiento, la escritura se volvía caótica pero directa, saltando de una idea a otra, siguiendo los hilos de preocupaciones e ilusiones . Era una aproximación sin tapujos a lo más íntimo de los personajes.

Como muestra de la creatividad de la pequeña Virginia, a los nueve años creó una especie de periódico familiar que se tituló The Hyde Park Gate News, haciendo mención a la dirección de la casa familiar, el número 22 de Hyde Park Gate, en el barrio de Kensington, y que distribuía entre la familia.

La vida de la escritora estuvo marcada por las depresiones -a los 13 años tuvo la primera de ellas tras la muerte de su madre – y el trastorno bipolar que sufrió. Esto no alteró su productividad literaria, pero sí dejó huella en su obra.

Cuando Virginia tenía 13 años, en 1895, su madre murió de forma repentina por fiebre reumática. Desde ese momento, aún adolescente, y pese a su curiosidad por aprender alemán, griego y latín, comenzó a sufrir estados anímicos depresivos que se convirtieron en crónicos y que con frecuencia le hacían cambiar de ánimo, lo que hoy está diagnosticado como trastorno bipolar de la personalidad. Sin remedio, su vida estuvo ya siempre marcada por ese vaivén emocional que influyó de manera decisiva en su obra y que la obligó a pasar algunas temporadas en lo que en aquellos años se conocía como casas de reposo, y que no eran más que psiquiátricos. Esta enfermedad se agravó con la muerte de su hermanastra Stella dos años después y por el fallecimiento posterior, en 1905, de su padre a causa de un cáncer.

 

Pero toda su atribulada existencia se entiende mejor conociendo la raíz de su vida, en el seno de un ambiente familiar tan culto y liberal como complejo en sus circunstancias, fue la tercera de cuatro hermanos. Su padre era sir Leslie Sustenten, un destacado crítico literario, historiador y también alpinista famoso. Su madre, por su parte, Julia Duckworth, era miembro de una familia de importantes editores. 

Sus hermanos la llamaban cariñosamente “the goat” (la cabra) y todos tuvieron una educación en casa impartida por tutores. Crecieron en un ambiente frecuentado por artistas, literatos y políticos, y con una biblioteca que era considerada el gran tesoro del hogar.

 

Sin embargo, la complejidad de la vida de Virginia vino dada porque además de sus hermanos tenía tres hermanastros, hijos del primer matrimonio de su madre. Todo indica, y así lo reflejó de manera velada y autobiográfica en una de sus obras, que tuvo que soportar abusos sexuales de dos de ellos y que jamás pudo superar la desconfianza hacia los hombres, decantándose por una inclinación romántica por las mujeres

Los cambios de humor y las enfermedades asociadas que sufrió influyeron en su vida social pero no así en su productividad literaria, que mantuvo con pocas interrupciones hasta su muerte.

Junto a varios hermanos, tras las muerte de sus familiares más queridos Virgnia se trasladó entonces al barrio londinense de Bloomsbury, en la zona oeste de Londres, y la vivienda se convirtió en un centro de reunión de antiguos compañeros universitarios de su hermano mayor, entre los que figuraban intelectuales de la talla de escritores como Forster o Strachey, el economista Keynes, el pintor Grant y los filósofos Bertrand Russell y Ludwig Wittgenstein. Todos ellos formaron el conocido como grupo de Bloomsbury . Esta heterogénea élite intelectual tuvo entre sus objetivos la búsqueda del conocimiento y del placer estético entendidos ambos como la tarea más elevada a que debe tender el individuo, así como un anticonformismo político y moral con lo que les rodeaba.

Virginia empezó a escribir artículos y críticas regularmente en el periódico The Guardian y para el suplemento literario de The Times, algo que continuó haciendo el resto de su vida. También fue invitada a dar clases en el Morley College, una escuela para mujeres y hombres de la clase trabajadora, donde esporádicamente enseñó literatura e historia inglesa.

A pesar de sus dudas sobre el matrimonio, en 1912 se casó con el economista e historiador Leonard Woolf, a quien conoció en las charlas intelectuales en Bloomsbury, y del que tomó su apellido. Cinco años más tarde ambos fundaron la célebre editorial Hogarth Press, que editaría, entre otras, la obra de la propia Virginia y la de otros relevantes escritores, como Katherine Mansfield o T.S. Elliot.

Su primer trabajo en el campo de la literatura fue con una obra de teatro titulada Melymbrosia, en 1908. Este trabajo fue la base para su primera novela, publicada en 1915 (cuando ya tenía 37 años) bajo el título Fin de Viaje.

Cuatro años más tarde publicó Noche y día, una novela romántica de estilo realista y que se desarrolla a través de cuatro personajes que componen un cuarteto amoroso muy particular, con relaciones cruzadas. En ella Virginia Woolf aborda los cambios sociales experimentados en esos años en Inglaterra, especialmente los que tienen que ver con la situación de la mujer y con los conflictos entre la modernidad y la tradición. Como en todas sus obras, deja caer un velado autobiográfico en el que se cuestiona si es necesario que haya amor dentro de un matrimonio y si todavía puede hablarse de amor en una época en la que ya se ha dejado atrás el romanticismo.

Desde sus inicios en la literatura, Virginia Woolf siempre quiso ampliar sus perspectivas de estilo más allá de la narración al uso, con hilos conductores guiados por el proceso mental del ser humano: pensamientos, consciencia, visiones, deseos y hasta olores. Perspectivas narrativas, en definitiva, inusuales, que incluían estados de sueño y prosa de asociación libre.

En 1922 publica El cuarto de Jacob, la primera gran novela de su editorial Hogarth Press, y en la que empezó a experimentar el estilo literario que perpetuó, con un argumento sin demasiado sentido, lleno de metáforas y simbolismos y en el que los personajes adquieren protagonismo a través de sus monólogos interiores.

En 1925 Virginia Woolf logra un gran éxito con La señora Dalloway, posiblemente su obra más conocida. El tiempo en la obra abarca solo doce horas en las que explora la personalidad de la protagonista, Clarissa Dalloway.

En ese año también conoció a la escritora Vita Sackville-West, con quien mantuvo una relación amorosa a pesar de que también estaba casada. Aunque la relación terminó sin que se disolvieran sus matrimonios, la amistad continuó durante el resto de sus vidas.

Woolf encontró una musa literaria en su relación con Sackville-West, hasta el punto de que fue su inspiración para la novela Orlando (1928), que supuso un nuevo avance en su estilo y por la que recibió elogios de la crítica por su innovador trabajo, logrando ampliar aún más su popularidad.

En Al faro(1927), Virginia aborda una discusión familiar sobre si realizar o no una excursión a un faro, lo que le sirve a la escritora para liberar todos sus fantasmas familiares y luchas de poder entre el hombre y la mujer al frente de la familia.

Woolf mantuvo su frenesí escribiendo al publicar Una habitación propia en 1929, un ensayo feminista basado en las conferencias que había impartido en universidades de mujeres, y en el que examina el papel femenino en la literatura, planteando la idea de que “una mujer debe tener dinero y una habitación propia si quiere dedicarse a escribir ficción”.

Más tarde publicó su siguiente trabajo: Las olas, (1931), considerada por muchos críticos la mejor y de las más difíciles creativamente hablando. Su última novela publicada en vida fue Los años, (1937), sobre la historia de una familia a lo largo de una generación. El año siguiente publicó Tres Guineas, un ensayo en el que continuó con los temas feministas de Una habitación propia y donde también dirigió su mirada al fascismo y la guerra.

Woolf hablaba regularmente en colegios y universidades, escribía cartas dramáticas, ensayos y hasta publicó una larga lista de cuentos. A mediados de los años 30 era considerada una intelectual, además de una escritora innovadora e influyente y una feminista pionera. Sin embargo, a pesar de su éxito literario, ella continuó sufriendo regularmente episodios depresivos y cambios de humor dramáticos.

Entreactos (publicado de manera póstuma en 1941) fue la última novela que terminó, pero que no pudo corregir antes de su muerte, y también es su narración más amarga, al poner de manifiesto la inestabilidad y lo difícil que resulta asimilar lo vivido, para concluir sobre la inutilidad de la existencia.

El esposo de Virginia, Leonard, siempre estaba a su lado porque era muy consciente de que cualquier mínima señal podía apuntar al descenso de la escritora a una nueva depresión. Así ocurrió mientras ella trabajaba en Entreactos, que su marido percibió que se hundía en una desesperación cada vez más profunda. En ese momento, la Segunda Guerra Mundial se estaba desatando y la pareja decidió que si Inglaterra era invadida por Alemania se suicidarían juntos, temiendo que Leonard, que era judío, corría verdadero peligro. Por si fuera poco, en 1940 la casa londinense de la pareja fue destruida en un bombardeo alemán, lo que abatió más aún a Virginia.

Estos últimos sucesos dejaron sin camino de retorno el descalabro emocional que sufría Woolf, quien, a sus 59 años e incapaz de hacer frente a su desesperación, el 28 de marzo de 1941 se puso el abrigo, llenó los bolsillos de piedras y se adentró en el río Ouse para acabar con su vida hasta que la corriente se la llevó. Antes de su trágica decisión dejó dos cartas, una para su hermana Vanessa Bell y otra para su marido Leonard Woolf, las dos personas más importantes de su vida, cumpliendo la premonición de su libro Fin de viaje al emplear unas cariñosas palabras a su marido, tal y como hizo la protagonista de su novela antes de morir.

Antes de suicidarse dejó una nota a su marido, el periodista y editor Leonard Woolf. “Siento que voy a enloquecer de nuevo. Creo que no podemos pasar otra vez por una de esas épocas terribles. Y no puedo recuperarme esta vez. Comienzo a oír voces, y no puedo concentrarme. Así que hago lo que me parece lo mejor que puedo hacer. Tú me has dado la máxima felicidad posible”, empieza la carta

La nota de Virginia Woolf, que expresa su amor incondicional hacia su marido, continúa así: “Has sido en todos los sentidos todo lo que cualquiera podría ser. Creo que dos personas no pueden ser más felices hasta que vino esta terrible enfermedad. No puedo luchar más. Sé que estoy arruinando tu vida, que sin mí tú podrás trabajar. Lo harás, lo sé. Ya ves que no puedo ni siquiera escribir esto adecuadamente. No puedo leer. Lo que quiero decir es que debo toda la felicidad de mi vida a ti. Has sido totalmente paciente conmigo e increíblemente bueno. Quiero decirlo, todo el mundo lo sabe. Si alguien podía haberme salvado habrías sido tú. Todo lo he perdido excepto la certeza de tu bondad. No puedo seguir arruinando tu vida durante más tiempo. No creo que dos personas pudieran ser más felices de lo que hemos sido tú y yo”. 

Su cuerpo fue encontrado tres semanas después y su maridó incineró sus restos y esparció sus cenizas en el jardín de la casa en la que vivían.

Con ocho novelas escritas y más de una treintena de libros de otros géneros, Virginia Woolf continúa siendo una de las escritoras más influyentes de la literatura, la autora que más revolucionó la narrativa en el siglo XX y quien más defendió los derechos de las mujeres a través de sus textos.

Las obras de Virginia Woolf se han representado en teatros, filmado en películas y debatido en ensayos. Y su influencia es tal que ha inspirado a generaciones posteriores de autores, así como muchos otros libros y filmes.

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

¡Sígueles la pista! A libros forrados de color rojo. El día 28 de abril, los hemos dejado en…?

El jueves 28  de abril, hemos dejado los libros de la I Campaña de “LEER TE DA ALAS” TU LIBRO LIBRE,  en los siguientes lugares de nuestra localidad:

1.- DESAVÍO “LAS HERMANAS”

2.- VENTA “CUATRO CAMINOS”

3.- FARMACIA “CUADRI”

20160428_13032020160428_13031120160428_13193420160428_13193820160428_132502

AGRADECER A TODOS ESTOS ESTABLECIMIENTOS, SU COLABORACIÓN Y LA BUENA ACOGIDA QUE ESTÁ TENIENDO ESTA CAMPAÑA, EN LA CUAL, LO MÁS IMPORTANTE Y LO QUE PRETENDEMOS CONSEGUIR ES EL FOMENTO DE LA LECTURA.

Busca estos libros, te los puedes llevar a casa, leerlo y después devolverlo en el mismo lugar del que te lo llevastes, para que otras personas, también, puedan disfrutar de su lectura. ¡Cuídalos!

Fotos 21 abril del Encuentro con la escritora sevillana Eva Díaz Pérez en la Biblioteca Pública Municipal Villanueva del Ariscal

Ayer, 21 de abril, pudimos compartir con la escritora sevillana Eva Díaz Pérez, una tarde en la que nos habló de sus novelas y futuros proyectos literarios mas inmediatos. Tambien, nos contó todo el proceso del estudio histórico exahustivo que realiza para documentar  cada una de sus novelas y, de lo que disfruta y aprende con ello.

Es todo un lujo, porder compatir una tarde muy literaria, con una escritora contemporánea, tan cercana a sus lectores.

En nuestro club de lectura de adultos, hace unos años leímos su novela “Memorias de ceniza”, ambientada en la Sevilla del S. XVI,  que tuvimos la suerte de poder compartir con su autora.

DSC00365DSC00366DSC00367DSC00369DSC00370DSC00372DSC00373DSC00374DSC00375

Hoy 21 de abril a las 19:00 h. En la Biblioteca Pública Encuentro con la escritora Eva Díaz Pérez

Centro Andaluz de las Letras                                                                              Villanueva del Ariscal Abril 2016

CENTRO ANDALUZ DE LAS LETRAS LOGOTIPO

 

 

 

Gracias a la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía y al Centro Andaluz de las Letras. Dentro de la Programación de la Ronda Andaluza del Libro.
INVITACIÓN AL ENCUENTRO:

  FOTO 1 EVA DÍAZ PEREZ

CON LA ESCRITORA EVA DÍAZ PÉREZ                                                                    Hoy, jueves 21 de abril, a las 19:00 h en la Biblioteca Pública Municipal “Federico García Lorca” de Villanueva del Ariscal

Es Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad de Sevilla.

En el desempeño de su profesión de periodista ha obtenido los siguientes premios: Premio Unicaja de Artículos Periodísticos 2012, Premio de Periodismo Universidad de Sevilla 2008, Ciudad de Huelva 1997, Accésit del Premio Unicaja 2009, Accésit del Premio de Periodismo Manuel Alcántara 1998. Accésit del Francisco Valdés de Periodismo Cultural 2009.

Como escritora comenzó su carrera literaria con la publicación del libro satírico “El polvo del camino. El libro maldito del Rocío” (2001).

En el año 2005 la Fundación José Manuel Lara le publicó la novela histórica “Memoria de cenizas” (Fundación Lara, 2005), Premio Unamuno 2008.

En 2006, nuevamente la Fundación José Manuel Lara, publicó “Hijos del Mediodía” que obtuvo el premio de narrativa El Público de Canal Sur

En el año 2008, fue finalista del Premio Nadal con su obra “El Club de la Memoria” (Destino).

En 2011 publicó su cuarta novela “El sonámbulo de Verdún” (Destino)

En el año  2013 con  su nueva obra “Adriático” obtuvo el VII Premio Málaga de Novela, y en mayo de 2014, también obtiene el Premio Andalucía de la crítica por esta misma obra.

Entre sus ensayos destacan: “La Andalucía del Exilio” (2008), la Guía literaria “Sevilla un retratro literario” (2011). Y es coautora de la biografía “Salvador Távora. El sentimiento trágico de Andalucía” (2005).

Ha colaborado en las revistras literarias “Mercurio”, “Sibila” y “Andalucía en la Historia”

Ha impartido cursos sobre literatura en el Centro Andaluz de las Letras y en la Universidad Internacional de de Andalucía y, tambien ha ofrecido conferencias en varias universidades extranjeras.

En la actualidad es columnista de opinión en el diario El Mundo, periódico del que es redactora especializada en temas culturales y crítica  teatral.

 

La autora Manuela Lozano Pérez de Villanueva del Ariscal presenta hoy 7 de Noviembre a las 19:00 h. en el Salón de Actos de Casa Cultura su nueva novela “Retales”

 

Cultura-Retales-Presentaci+¦n-2-300x199

Hoy en Villanueva del Ariscal, en el Salón de actos de la Casa de Cultura, a las 19:00 h.

Manuela Lozano presenta su nueva obra “Retales”. Esta es la invitación. retalesla obra se compone de seis relatos, recopilados por su hijo Raúl y publicados por la editorial madrileña Artgerust.

Los cuatro relatos principales del libro tienen como protagonista central a la mujer. “Una mujer valiente, luchadora y que persigue sus sueños”, como afirmaba la propia autora en la presentación de ‘Retales’.

Con este libro, la escritora afincada en Punta Umbría busca “despertar emociones, tanto alegres como tristes”. Las protagonistas de los distintos episodios se enfrentan “solas a distintas situaciones de la vida, en un submundo lleno de circunstancias extrañas, surrealistas y almodovarianas”, señaló Manuela Lozano.

Estos relatos están basados en “hechos ficticios pero inspirados en Punta Umbría y con personajes de la localidad”.

Por otra parte, los capítulos que abren y cierran el libro están dedicados a los padres de la autora “para perpetuarlos en mi memoria”.

‘Retales’ se puede encontrar,  en las librerías de la localidad  de Punta Umbría y en grandes superficies.

Este es el Cartel de la presentación de la nueva novela de la autora “Retales”

MANUELA LOZANO PÉREZ RETALES10786_591908634248897_5426747027479323305_n

 

 

Su anterior novela  “La Senda de las Perlas

La Senda de las Perlas 1

Esta novela, “La Senda de las Perlas” puúblicada por la Editorial Padilla, se presentó en Villanueva del Ariscal, en 2012, la Biblioteca Púbica Municipal “Federico García Lorca”, junto con el Concejal Delegado de Cultura D. Javier Barroso León y el Alcalde D. José Castro Jaime, fueron los responsables de su presentación.

Esta novela, esta disponible para prétamo en la Biblioteca Pública Municipal

Esta novela, según su autora, nace con el propósito de que el tiempo no borre los recuerdos de una infancia feliz, Narra las travesuras de Maruja, una niña de provincias, desde su nacimiento hasta su adolescencia. Sus emociones, anhelos, sentimientos más profundos y, sus encuentros y desencuentros con la vida.

Es muy probable que muchos de los lectores y lectoras encuentren en ella una similitud de una infancia lejana en la que con menos se era feliz.

Manuela Lozano Pérez. Una breve biografía:

Manuela Lozano, hija de Ramón e Isabel, nacida en Villanueva del Ariscal (Sevilla), en el seno de una familia humilde, la septima de 8 hermanas. Siendo una adolescente descubre su pasión por la literatura, pero los acontecimientos de la vida la llevan por otros derroteros. Vive en Tarragona, Sevilla, Huelva y Punta Umbría, donde reside actualmente. Esos derroteros la llevan a realizar distintos trabajos.

En la década de los 90 conoce a un grupo de bohemios; Pierre Charlés, escritor francés, Antonio de Padua, poeta onubense… Junto a ellos colabora en el movimiento sociocultural de Huelva y provincia participando activamente desde distinata asociaciones y colectivos.

 Poco a poco va teniendo tiempo para hacer lo que siempre sintió desde niña: escribir, empleando cada vez más tiempo a dicha afción. Poemas, cartas de amor, pregones, guiones para radio, obras de teatro…siendo sus escritos pregonados, representados, publicados y premiados en algunos casos. “La Senda de las Perlas”, es su primera obra narrativa.