Cervantes en el mundo. “Jornadas Cervantes 400”

 Don Miguel  de Cervantes Saavedraimagen-cervantes-12png    logo-iv-centenario-cervantes       Escritor. Soldado. Hombre. Mito. Miguel de Cervantes, es una figura de suma importancia, a menudo reconocido como el primer novelista moderno y uno de los escritores más importantes de todos los tiempos. Para celebrar el 400 aniversario de su muerte, es por lo que hemos organizado estas Jornadas Cervantes 400” , desde la Delegación de Cultura del Ayuntamiento de Villanueva del Ariscal.

La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron a los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierra la tierra y ni el mar encubre; por la libertad, así como la honra, se puede y debe aventurar la vida, y, por el contrario, el cautiverio es el mayor mal que puede venir a los hombres”.

Segunda parte – Capítulo LVIII

Que trata de cómo menudearon sobre don Quijote aventuras tantas, que no se daban vagar unas a otra

Miguel de Cervantes es el gran mito nacional español , primero desde su literatura y después desde su biografía, ha llenado horas de reflexión, sosiego y pena, de generaciones en generaciones de todo el mundo. Como él diría “acompáñanos desocupado lector”.

Miguel de Cervantes es un hombre de su tiempo. Un hombre de un tiempo excepcional para España como lo fueron los siglos XVI y XVII, que conocemos como los Siglos de Oro. Siglos en que se fue conformando un nuevo modelo de sociedad, un nuevo modelo de cultura. Y en medio, un Miguel de Cervantes que se fue construyendo siguiendo el guion establecido de una época que es necesario rescatar para conocer un poco mejor al Cervantes hombre.

Todos creemos saber cuál es el verdadero rostro de Miguel de Cervantes. Pero, ¿Cuál es el rostro que recordamos? ¿El que el propio autor esculpió con palabras al inicio de sus Novelas ejemplares en 1613, que no es otro que el de Cervantes personaje? ¿O los centenares de retratos y representaciones que se han ido sucediendo desde 1738 hasta nuestros días, que han ido dando forma al Cervantes mito? . Miguel de Cervantes, en un estilo tan propio de jugar con costumbres editoriales de su época, incluye al inicio del prólogo de las “Novelas ejemplares” (1613) un retrato de palabras donde era costumbre hacerlo con líneas y punzones. Un particular retrato donde destacan los detalles realistas, como la pérdida de la mayoría de los dientes o su espalda encorvada. Este retrato en palabras se convertirá en imagen en la edición del Quijote de 1738.

Encontrar el “verdadero” retrato de Miguel de Cervantes se ha convertido en una obsesión desde el siglo XVIII hasta nuestros días. Y a pesar de las diferentes propuestas que se han ido sucediendo, bien podemos hoy afirmar que solo conocemos el retrato del Cervantes personaje, pero no del Cervantes hombre.

Ante la dificultad de encontrar un retrato verdadero de Cervantes (“por más solicitud que se haya puesto”, como se dice en 1738), Lord Carteret, el impulsor de la primera edición de lujo del Quijote, propuso al pintor inglés William Kent que pasara a imagen el retrato de palabras que escribiera Miguel de Cervantes en el prólogo de las Novelas ejemplares (1613). De ahí el “por él mismo” que aparece en el título.  Que dice así en su prólogo al lector: “Quisiera yo, lector amantísimo, excusarme de escribir este prólogo, porque no me fue tan bien como el que puse en mi Don Quijote, que quedase con ganas de secundar con este. Desto tiene la culpa algún amigo, de los muchos que en el discurso de mi vida he granjeado, antes con mi condición que con mi ingenio, el cual amigo bien pudiera, como es uso y costumbre, grabarme y esculpirme en la primera hoja deste libro, pues le diera mi retrato el famoso don Juan de Jáuregui, y con esto quedara mi ambición satisfecha, y el  deseo de algunos que querrían saber qué rostro y talle tiene quien se atreve a salir con tantas invenciones en la plaza del mundo, a los ojos de las gentes, poniendo debajo del retrato: “Este que véis aquí, de rostro aguileño, de cabello castaño, frente lisa y desembarazada, de alegres ojos y de nariz corva, aunque bien proporcionada; las barbas de plata, que no ha veinte años que fueron de oro, los bigotes grandes, la boca pequeña, los dientes ni menudos ni crecidos, porque no tiene sino seis, y esos mal acondicionados y peor puestos, porque no tienen correspondencia los unos con los otros; el cuerpo entre dos extremos, ni grande ni pequeño, la color viva, antes blanca que morena; algo cargado de espaldas, y no muy ligero de pies; éste digo que es el rostro del autor de La Galatea y de  don Quijote de la Mancha y del que hizo el Viaje al  Parnaso…”                  

untitledobra-58__ih_2067_2_1

En esta edición de 1739 de las “Novelas ejemplares” se incluirá una versión del dibujo de William Kent realizado por el grabador Jacob Folkema, donde el fondo con los personajes de don Quijote y Sancho se sustituirá por una biblioteca. Esta imagen es la que será copiada una y otra vez en decenas de ediciones, fijando un determinado imaginario cervantino a partir del siglo XVIII.

obra-59__ih_2067_3_1

Esta otra estampa forma parte de la serie de “Retratos de los españoles ilustres con un epítome de sus vidas”, que se imprime en 1791, y en su realización están presentes dos de los artistas más renombrados del momento: el pintor Gregorio Ferro y el grabador Fernando Selma. Su representación es el triunfo del Cervantes mito como escritor: “ingenio original, admirable en el habla castellana”.

miguel_de_cervantes_saavedra_01

Cervantes en el mundo

Son innumerables los testimonios de Miguel de Cervantes y el Quijote en el mundo. La universalidad del escritor español es visible en plazas, pueblos y ciudades que lo acogen con gratitud.

La azarosa vida de Miguel de Cervantes quedó plasmada en sus obras y sobre todo, en las páginas del “Ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha”. Momentos y lugares del Quijote se identifican con momentos y lugares del autor y consecuentemente, muchos de ellos han sido adoptados y acogidos como patrimonio común por todos. No hay ciudad o pueblo que, ya sea por el paso del autor o por ser citada en “El Quijote”, no tenga un recuerdo de él o su novela. Otras muchas localidades, que no contaron con su presencia, han erigido o muestran orgullosas referencias cervantinas, porque Cervantes forma parte de su acervo cultural. Madrid tiene a don Quijote y Sancho Panza en la Plaza de España; Alcalá de Henares (Madrid) mantiene abierta la casa natal del autor, al igual que Valladolid exhibe su casa cervantina; Campo de Criptana (Ciudad Real) muestra orgullosa sus molinos de viento, mientras que Puerto Lápice (Ciudad Real) posee una venta en su recuerdo. De igual manera, Sevilla tiene una estatua en su memoria, en tanto que Panamá y San Francisco (EEUU) cuentan con monumentos de Cervantes. Son solo unos pocos ejemplos de la huella cervantina a lo largo y ancho del mundo. Cuatro siglos después de su muerte, la figura de Miguel de Cervantes y su obra no cesa de crecer y trasciende cualquier frontera y lengua.

Vista parcial de la Glorieta de Cervantes, en el sevillano parque de María Luisa. Puede apreciarse uno de sus anaqueles en el que aparecen fechas y lugares importantes en la vida del mencionado escritor, y sobre el que reposa una pequeña escultura ecuestre de Sancho Panza.

glorieta-cervantes-en-el-parque-maria-luisa-de-sevilla-anaquel-con-figura

Monumento a Miguel de Cervantes, flanqueado por las esculturas de Don Quijote y Sancho Panza, en la plaza de España de Madrid. El monumento es obra del arquitecto Rafael Martínez Zapatero y del escultor Lorenzo Coullaut Valera.

monumento-a-cervantes-en-la-plaza-de-espana-de-madrid

Detalle de la escultura de Miguel de Cervantes en la Plaza de España de Madrid. Fue construido entre 1925 y 1930 con motivo del tercer centenario de la muerte del escritor.

detalle-de-la-escultura-de-miguel-de-cervantesen-plaza-de-espana-de-madrid

Lápida conmemorativa de los estudios de Miguel de Cervantes en la calle de la Villa de Madrid.

academia_donde_estudio_cervantes_rps_02-05-2014

Estatua de Miguel de Cervantes en la Biblioteca Nacional de España, en Madrid.

estatua-de-cervantes-en-la-biblioteca-nacional-de-espala-en-madrid01

Monumento de Miguel de Cervantes en el Parque Golden Gate de San Francisco, California (EEUU). Es un exponente más de la influencia de la cultura hispánica en Estados Unidos.

monumento-a-cervantes-en-golden-gate-san-francisco-quijote-y-sncho-homenajean-a-su-autorMonumento a Miguel de Cervantes en la ciudad de Panamá.

monumento-en-panama-a-cervantes

La estatua de Miguel de Cervantes acompaña al Torreón del Gran Prior, edificio de piedra rosada del S. XIII, en Alcázar de San Juan (Ciudad Real).

estatua-de-cervantes-en-ciudad-real-1

Vista de las esculturas en bronce de don Quijote y Sancho Panza en la plaza del Teatro Cervantes de Guanajuato (México).

quijote-y-sancho-en-la-plaza-del-teatro-guanajato-mexicopng

Monumento a Cervantes en la Glorieta Cervantes de Mexico.

monumento-a-cervantes-glotieta-de-cervantes-en-mexico

Columna cervantina con la efigie del escritor junto a la gruta Cervantes en Argel (Argelia). En esta cueva permaneció escondido durante cerca de dos meses el escritor en su segundo intento de fuga de Argel.

efigie-de-cervantes-en-la-gruta-de-argel

 

Casa-museo de Miguel de Cervantes en Alcalá de Henares (Madrid). Aquí se conserva una de las mejores colecciones de El Quijote en diferentes lenguas.

casa-donde-nacio-cervantes-y-paso-parte-de-su-infantcia-en-alcala-de-henarea-en-1547

Plaza de Cervantes en Cartagena en Colombia

monumento-a-cervantes-en-cartagen-colombia-1-jpg

Don Quijote en Ciudad Real

don-quijote-en-ciudad-realciudad-real-16b

Estatua de Cervantes en la Plaza de la Universidad de Valladolid

estatua-de-cervantes-en-la-plaza-de-la-universidad-de-valladolidjpg

Plaza de Cervantes en Alcala de Henares

plaza-de-cervantes-en-alcala-de-henares-07

Monumento a Miguel de Cervantes, “La gitanilla” en la Plaza de España de Madrid

monumento_a_miguel_de_cervantes_-_la_gitanilla-en-la-plaza-de-espalna-en-madrid

Busto de don Miguel de Cervantes en Buenos Aires

busto_de_miguel_de_cervantes-buenos-airesjpg

Busto de Cervantes erigido en 1905 en Burgos

busto-de-cervantes-erigido-en-1905-en-burgoscervantes_burgos

El Congreso de los Diputados Celebrando el IV Centenario de la muerte de Miguel de Cervantes

congreso

En el Congreso de los Diputados, los leones lucen anteojos o quevedos, para leer el Quijote

leon_con_gafas_en_el_congreso_de_los_diputados_en_homenaje_a_cervantes_madrid_espana

Estatua de Cervantes en Campo de Criptana en la Mancha

estatua-cervantes-en-campo-de-criptana-en-la-mancha-espanajpg

Don Quijote en Argamasilla de Alba

argamasilla-de-alba-quijote3b

Don Quijote en Argamasilla de Alba

don-quijote-en-argamasilla-de-alba-20b

Sancho Panza en Argamasilla de Alba de Ciudad Real

argamasilla-de-alba-sancho17b

Dulcinea del Toboso en Argamasilla de Alba de Ciudad Real

dulcinea-argamasilla-de-alba-11b

Don Quijote y Dulcinea en el Toboso

dulcinea-y-don-quijote-en-el-toboso

Cervantes en Argamasilla de Alba

cervantes-en-argamasilla-de-alba-12b

Casa que ocupó el escritor en Valladolid entre los años 1604 y 1606 y que coincidiría con la publicación de la primera edición del Quijote, en 1605. Aquí trabajaría en la segunda parte de la novela y escribiría además El cologuio de los perros, El licenciado de Vidriera o La ilustre fregona. Actualmente es un museo.

casa-de-cervantes-en-valladolid

Estatua de Cervantes en el Museo de Cera de Madrid

estatua-de-cera-de-cervantes_-_museo_cera_madrid

Monumento a Cervantes en el Parque de Abelardo Sánchez en Albacete

monumento-a-miguel-de-cervantesen-el-_parque_de_abelardo_sanchez-en-albacete

Ninot de Cervantes indultado en las Fallas de Valencia en el año 2014

ninot-de-cervantes-indultado-en-las-fallas-de-valencia-de-2014

Lápida en la fachada de las Trinitarias donde está enterrado Cervantes

KONICA MINOLTA DIGITAL CAMERA

Sellos de correos dedicados a Cervantes y, a su magna obra don Quijote de la Mancha, en España y en otros muchos países del mundo.

sello-de-correos-espana-af6573613ef84b64437c564ea6bed7cf            sello-correos-espana-cervantes

sello-de-correos-sahara-espanol

sello-correo-aerio-espana

sello-correos-espana-manteando-a-sancho

sello-de-correos-espana

sello-de-correos-espana-quijote

sello-correos-espana

sello-correos-espana-quijote

sello-correos-italia

sello-correos-argentinasello-de-francia

sello-correos-panamasello-al-monumento-de-panama

sello-de-correos-de-cuba-4-centenario-i-parte-quijote

sello-correos-bolovia

sello-de-panama

ECUADOR - CIRCA 1947: A stamp printed in Ecuador shows Miguel de Cervantes and Don Quixote, circa 1947

ECUADOR – CIRCA 1947: A stamp printed in Ecuador shows Miguel de Cervantes and Don Quixote, circa 1947

sello-de-mexico

Lotería Nacional del 16 de abril de 2016, dedicada a Don Quijote.

loteria-nacional-decicad-al-quijote

Semanario de la Vida Nacional de España año 1915, su portada está dedicada a Don Quijote

semanario-de-espana-quijote-en-prensa07-portada-del-semanario-espana-publicado-en-octubre-de-1915-relativo-al-monumento-a-cervantes-2-1

Billetes de España de 1, 100 y 1.000 pesetas, dedicados a Cervantes y a su Quijote.

billete-espana-1pta_quijote_a

billete-100-pta-espana-cervantes-y-monumento-en-madrid

billete-de-1000-pesetas-cervantes

Don Quijote de la Mancha” , sigue siendo un Best Seller con 400 años, es una de las mejores obras de la literatura universal, además de ser el libro más editado y traducido de la historia, solo superado por la Biblia.

edicines-del-quijote-en-ruso-hebreo-griego

ediciones-del-quijote-en-otros-idiomas-2

 

 

 

Anuncios

El 4 de mayo Juan Arjona, narrador oral, escritor de Literatura Infantil y dramaturgo contará para los alumnos/as de 5º y 6 º de primaria del Centro Escolar “Manuel Castro de Orellana”

Centro Andaluz de las Letras
Villanueva del Ariscal masyo 2016

CENTRO ANDALUZ DE LAS LETRAS LOGOTIPO

Gracias a la Consejería de Educación, Cultura y Deporte
de la Junta de Andalucía y al Centro Andaluz de las Letras
Dentro de la Programación del Circuio Infantil y Juvenil Letras Minúsculas – Letras Jóvenes.

Samsung

El miércoles 4 de mayo, Juan Arjona deleitará con sus historias a los alumnos/as de 5º y 6º de Primaria del Centro Escolar “Manuel Castro de Orellana”

Organizan:

CONSEJERÍA EDUCACIÓN CULTURA Y DEPORTE   CENTRO ANDALUZ DE LAS LETRAS LOGOTIPO      NUEVO ESCUDO AYUNTAMIENTO (2)

B.P.M FEDERICO GARCÍA LORCA VILLANUEVA DEL ARISCAL
Biblioteca Publica Municipal
 “Federico García Lorca”

BREVE BIOGRAFÍA DE JUAN ARJONA

Escritor, Dramaturgo, Director de escena y Narrador Oral. Nacido en Sevilla

Lo que realmente le interesa a Juan Arjona, es crear una historia y contarla, ya sea a través de los libros, el teatro o simplemente a viva voz, por eso su carrera profesional se mueve en distintos ámbitos: es narrador oral, autor, dramaturgo y director de escena. Ha participado con sus espectáculos de repertorio de cuentos, en la mayoría de las programaciones del país, y desarrolla su trabajo teatral principalmente en La Compañía Barataria desde 1998.

Pero el crisol del conocimiento del universo infantil de Juan Arjona, es su teatro para niños, donde, junto al equipo artístico de La Compañía Barataria, investiga, crea y juega a dimensionar las historias y sus múltiples lenguajes. Espectáculos como         “¡Al agua pato!”, “Irás y no volverás”, o “Dale al botón”, son el resultado de esta experiencia, que ininterrumpidamente agradece el público en cada representación. Su último espectáculo, “El viajecito”, ya lo ha destacado la prensa con el titular de “La poética del espacio infantil”.

Después de escribir por encargo programas infantiles para televisión, cuentos en métodos educativos y revistas, y espectáculos para otras compañías, decide escribir sus propios libros de literatura infantil. Y así nace la colección de cuentos Antonino y el álbum ilustrado “Amiga Gallina”,  “Soy Pequeño”, “Burro Origen” publicados en  la editorial A Buen Paso. En el año 2015 y, por esta misma editorial ha públicado “Una vaca” y, en 2016 “Una historia verdadera”

AMIGA GALLINA JUAN ARJONA        ANTONINO DE SUEÑO EN SUEÑO DE JUAN ARJONA   ANTONINO CONTRA EL TIEMPO DE JUAN ARJONA   SOY PEQUEÑITO DE JUAN ARJONA   BURRO ORIGEN DE JUAN ARJONA        una vaca-luciano lozano-juan arjona-9788494407659

Una historia verdadera

Antonino contra el tiempo, fue galardonado en la Feria de Bolonia 2011(Italia) con la distinción “White Ravens” por la Internationale Jugendbibliothek (International Youth Library) de Munich (Alemania), considerándolo así uno de los mejores libros infantiles editados en el mundo ese año.

Soy pequeñito, ilustrado por Emilio Urberuaga, premio nacional de ilustración. Amiga Gallina y Antonino se ha editado en Brasil y Polonia respectivamente.

La Feria del Libro de Sevilla concede cada año premios, como reconocimiento al trabajo y dedicación de personas y entidades en pro del fomento de la lectura, el libro y la cultura. En la edición de la Feria del Libro de 2015, fue galardonado y recibió este Premio Juan Arjona como narrador oral y autor de Literatura Infantil, por su avalada trayectoria y su estrecha colaboración con la Feria del Libro.

Juan Arjona es considerado como uno de los mejores narradores orales, entre los muchos de los que podemos disfrutar en Andalucía.

Con esta sesión de narración oral, damos por finalizada todas las actividades que se han organizado para Celebrar el Día Internacional del Libro en 2016.

 

Invitación Encuentro con el Autor y Poeta Sevillano José Manuel Delgado Adorna, el jueves 15 de octubre a las 18:00 h.

Centro Andaluz de las Letras  
Villanueva del Ariscal 2015

CENTRO ANDALUZ DE LAS LETRAS LOGOTIPO
Gracias a la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía y al Centro Andaluz de las Letras. Dentro de la Programación de la Ronda Andaluza del Libro.
INVITACIÓN:   

JM DELGADO ADORNAuntitled
ENCUENTRO CON EL ESCRITOR

JOSÉ MANUEL DELGADO ADORNA
Jueves 15 de octubre a las 18:00 horas
Biblioteca Pública Municipal
“Federico García Lorca”
C/ Rey Juan Carlos I, Nº 40 – Planta Baja (Casa Cultura)
41808 Villanueva del Ariscal (Sevilla)
(Entrada libre hasta completar el aforo)

ORGANIZAN:

CONSEJERÍA EDUCACIÓN CULTURA Y DEPORTENUEVO ESCUDO AYUNTAMIENTO (1)B.P.M FEDERICO GARCÍA LORCA VILLANUEVA DEL ARISCAL

JOSÉ MANUEL DELGADO ADORNA

José Manuel Delgado Adorna, es profesor de Lengua y Literatura  en el  Instituto de Enseñanza Secundaria IES AL-ISCAR,  de Villanueva del Ariscal, del cual es Director desde hace ya varios años. Compagina esta labor, además, con la monitorización de varios Clubes de Lectura, entre ellos el Club de Lectura de Adultos de la Biblioteca Pública Municipal “Federico García Lorca” de Villanueva del Ariscal desde el año 2002, también, los clubes de lectura de las Bibliotecas de Olivares y de Aznalcazar.

Pero ante todo, José Manuel Delgado Adorna, es poeta, el jueves 15 de octubre presentará en nuestra Biblioteca Pública su segundo libro de poesía, titulado “Los espejos rotos de la memoria” editado en Ediciones En Huida.

Nacido en Castilleja de la Cuesta (Sevilla), Licenciado en Filología Hispánica por la Universidad de Sevilla. En 1984 fue Premiado (en colaboración) su Proyecto “En el centenario del nacimiento de León Felipe” por la Diputación Provincial de Sevilla.

En 1986 fue Premiado (en colaboración) su Proyecto “La lengua a través del cuento” por la Consejería de Educación de Educación de la Junta de Andalucía.

En 2002 se editó su primer libro, “Cernuda su tierra y sus poetas”, editado por la Diputación Provincial de Sevilla.

CERNUDA SU TIERRA Y SUS POETASuntitled

En 2007, se publica su segundo libro, una “Antología de Poetas Andaluces”, editado por RD Editores. Recogiendo a 25 autores, desde el Renacimiento hasta nuestros días. Comienza con Fernando de Herrera y termina con Luis García Montero. Este sería su primer tomo como antólogo, pero como dice y promete el propio autor, en un segundo tomo, incluirá a otros muchos poetas excelsos de nuestra Andalucía.                     

DESDE EL SUR CON EL TIEMPO DENTROuntitledEn el año 2010, edita su tercer libro de creación personal, su primer libro de poesía, “Desde el Sur con la luz con el tiempo dentro”, publicado por RD Editores.

El comentarista literario Sergio Crespo hace los siguientes comentarios el día 24 de marzo de 2010 en su blog: ” José Manuel Delgado Adorna es un poeta, capaz de pasarse una semana buscando la palabra adecuada que redondee. A veces, le pasa que no la encuentra y, entonces suceden los días y las noches en las que les da vueltas y más vueltas, hasta que al final cuando menos se lo espera, la dichosa palabra emerge del confín de los diccionarios para posarse en su creación para siempre, como si toda su vida hubiera esperado agazapada, entre otras muy parecidas, para formar parte de la creación del autor.” ….” me encontré con un libro de poemas maravilloso, muy bien escrito, con sentido y sentimiento y con piezas de extraordinaria calidad. José Manuel es un poeta de su tierra, de su tiempo y de otro. Leyendo sus poemas estamos aquí y ahora y estamos allí y entonces. Es entonces cuando reconoces de veras esas horas, esas semana buscando una sola palabra que encaje en el puzzle perfecto, en la palabra musical que crea en cada página de su libro.”

En 2014, pública su segundo libro de poesía “Los Espejos rotos de la memoria”, editado por Ediciones En Huida, en su colección Crepusculario.

En su Prólogo Carlos María Ruiz : ” Diré lo importante. La maravilla vespertina de la luz es que, aun por la tarde, en anuncio de su marcha, proclama ser la luz. Esa maravilla se deja ver en los versos de este libro, lector, LOS ESPEJO ROTOS DE LA MEMORIA, en el que José Manuel Delgado Adorna canta desde, digamos, las 5 de la tarde de su vida. Claridad, en humildad de los años y certeza del río.”

LOS ESPEJOS ROTOS DE LA MEMORIAimages

“Del río de HERÁCLITO, digo, que son todos los ríos. En los mismos ríos entramos, [pues] somos y no somos los [los mismos], dice el griego. En los mismos ríos, que permanecen, es decir en los que algo  -el mismo verso-  pero con distinta agua, canta GERARDO DIEGO- permanece….” “Por la misma razón, el otoño, que no es la primavera, es la primavera. DELGADO ADORNA refiere su ser y no ser mismo con la imagen de la marea: guardo en mí el continuo reflujo de los años. Y si en ese libro suyo hay claridad, no es sin noticia de lo cegadora [que], lo mismo que un cristal roto a la luz del sol, [le resulta] la fuente de los deseos. En el corolario, en la conclusión, [le] cuenta la aurora.” …..”No es que haya dejado de ser él mismo: apenas  te pareces al que eras – nos dice- . Es que léase lo que se lea en el espejo insolente de la memoria, DELGADO ADORNA,  es el mismo DESDE EL SUR, LA LUZ CON EL TIEMPO DENTRO, con la misma mirada de profesor carismático (es decir, enamorado y sereno), que compartió en CERNUDA, SU TIERRA Y SUS POETAS o en su ANTOLOGÍA DE POETAS ANDALUCES, el mismo José Manuel DELGADO ADORNA de su grupo de amigos y de sus fidelidades vitales, nos dice ahora: después de los días de lluvia (…) quiero decirte.” ….”Es lo que rezuma este libro de DELGADO ADORNA: una común naturaleza humana y, al tiempo, una profunda distinción.”

CARTEL DE LA PRESENTACIÓN DE SU LIBRO DE POESÍA EN LA BIBLIOTECA PÚBLICA MUNICIPAL “FEDERICO GARCÍA LORCA” DE VILLANUEVA DEL ARISCAL

CARTEL LOS ESPEJOS ROTOS DE LA MEMORIA DEFINITIVOunnamed

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hoy 16 de septiembre Encuentro con el escritor José Carlos Carmona a las 18:00 h. en la Biblioteca Pública Municipal

Hoy 16 de septiembre a las 18:00 h, en la Biblioteca Pública Municipal “Federico García Lorca”, tendremos un encuentro con el Escritor, Director de Orquesta, Actor, Profesor de Filosofía y Político, José Carlos Carmona,  la principal característica de todo su trabajo es la multidimensionalidad .

Podrán asistir a este encuentro todas las personas interesadas.

Esta tarde, también, comentaremos su novela “Sabor a canela” en nuestro Club de Lectura de Adultos de la Biblioteca.

 

 

José Carlos Carmona

Nacido en Málaga en 1963, y residente en Sevilla desde 1995, José Carlos Carmona Sarmiento es actualmente Profesor de la Universidad de Sevilla, España. Su característica principal es la multidimensionalidad de su trabajo que se despliega en torno a la Música Clásica, la Literatura, las Artes Escénicas, la Filosofía y la Política.

En el ámbito musical es Profesor del Área de Música de la Universidad de Sevilla; Director de la Orquesta Sinfónica Hispalense, de la Orquesta de Cámara Europea y del Coro de la Universidad de Sevilla, es autor del libro Criterios de interpretación musical. –El debate sobre la reconstrucción histórica-. Ha ocupado plaza de Catedrático de Orquesta y de Dirección de Orquesta en los Conservatorios Superiores de Málaga, Sevilla y Canarias. Ha sido profesor de Dirección de Orquesta del Máster de Interpretación Musical organizado por la Universidad de Sevilla y el Conservatorio Superior de Sevilla. Es titulado Superior en Dirección de Orquesta y Dirección de Coros por el Real Conservatorio Superior de Música de Madrid. Estudió con Enrique García Asensio, y con Ruben Vartanyan en Estados Unidos. Entre los cientos de conciertos ofrecidos, ha dirigido: la 2ª Sinfonía en do menor, “Resurrección”, de Gustav Mahler (escucha un minuto de la sinfonía: http://www.youtube.com/watch?v=qfqVYpqIZHY); Un Réquiem alemán de Brahms, Requiem de Verdi , Sinfonía fantástica de Berlioz, Pasión según San Mateo de Bach, etc.; en escenarios como: el Teatro Lope de Vega (Sevilla), la Sede de la UNESCO en París, la Catedral de Sevilla, etc.; a agrupaciones como la Orquesta Sinfónica de Málaga, la Orquesta Ciudad de León, la Orquesta Sinfónica 1º de Mayo, la Compañía Lírica “María Malibrán” y la Orquesta y Coro de la Fundación Tres Culturas, entre otras muchas.

Tiene en el mercado con el sello DCR (Dreamers Classics Records) 6 DVDs.: la Segunda Sinfonía, “Resurrección”, de Mahler; La Creación de Haydn; la 5ª Sinfonía de Beethoven; la Gran Misa en Do menor de Mozart; la Novena Sinfonía de Beethoven y la Misa Tango de Martín Palmeri. Y 3 CDs: 3ª Sinfonía de Brahms y 4 últimos lieder de Richard Strauss; Quinteto en Do menor de Schubert (versión orquesta de cuerda) y 5 piezas de Hindemith; y Stabat Mater de Pergolesi.

 

En el ámbito literario

ACTIVIDAD PROFESIONAL ACTUAL: * Profesor de la Universidad de Sevilla.

* Profesor del Máster en Escritura Creativa de la Universidad de Sevilla * Director del Curso de Extensión Universitaria en Creación Literaria de la Universidad de Sevilla. * Secretario de Educación de la Federación de Artistas del Estado Español. * Ha sido Profesor de la Escuela de Cine de Andalucía. * Ha sido Profesor de Filosofía y Literatura del Colegio San Fernando de Sevilla. DATOS ACADÉMICOS: * Licenciado y Doctor en Filosofía (Área Estética y Teoría de las Artes) por la Universidad de Sevilla. ACTIVIDAD ARTÍSTICA REALIZADA: En Literatura: * Profesor de la Universidad de Sevilla. Director del Taller de Creación Literaria de la Universidad de Sevilla. * Profesor de la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Sevilla. * Profesor de Creación Literaria en el Centro de Artes y Música ArteAula de Sevilla. * Profesor de Creación Literaria en el Centro de Estudios Aula Abierta de Sta. Cruz de Tenerife. * Director del Grupo de Lectura (tertulia literaria mensual sobre un libro propuesto) de La Casa del Libro en Sevilla. * Miembro del Excmo. Ateneo de Sevilla.

*ESCRITOR, Grado VLADIMIR NABOKOV de la Orden Literaria William Shakespeare.

PUBLICACIONES – Libros

Novela “Martino y Martina”. Editorial Planeta. 359 págs. Barcelona, España, 2012.  I.S.B.N.: 978-84-08-10897-9.

 

Libro 1: Autor de la novela: “Sabor a canela”. (Clave: L). Editorial Planeta. 281 págs. Madrid, España, 2010. I.S.B.N.: 978-84-08-09002-1. Enlace: Entrevista para La 2 de TVE en Cataluña. Presentación de “Sabor a canela”

 

1ª Edición española:

                                                       Edición en pasta dura:

 

Edición en papel acuático:

 

Edición alemana:

 

Ediciones francesas:

 Libro 2: Autor de la novela: “Sabor a chocolate“. (Clave: L). Punto de Lectura (Alfaguara). 157 págs. (3 ediciones). Madrid, España, 2008. I.S.B.N.: 978-84-663-2071-9 (Traducido al francés y al alemán, editoriales Grasset y Maibook). 

Libro 3: Autor del libro “Criterios de interpretación musical. –El debate sobre la reconstrucción histórica–”, (Clave: L). 214 págs. Ediciones Maestro. Málaga, España, 2006. I.S.B.N.: 84-96644-07-3

Libro 4: Autor del libro “El arte perdido de la conversación”. (Clave: L). Signatura Editorial. 157 págs. Sevilla, España, 2006. I.S.B.N.: 84-96210-50-2

Libro 5: Autor del libro “Cuentos para después de hacer el amor”. (Clave: L). Signatura Editorial. 118 págs. Sevilla, España, 2003. I.S.B.N.: 84-96210-02-2

Libro 6: Autor del libro “Pararse a pensar –13 relatos-”. (Clave: L). Editorial Alfar. 103 págs. Sevilla, España, 1999. I.S.B.N.: 84-7898-151-9

Libro 7: Coordinador de Edición, prologuista y autor del relato “El último safari literario” del libro “Tinta Amarilla”. (Claves: CL./E./P.). Padilla Editores. Págs. 3 a 4 y 105 a 110. Sevilla, España, 2000. I.S.B.N.: 84-8434-022-8

Libro 8: Coordinador de Edición, prologuista y autor del relato “El gran fingifor” del libro “El mejor miércoles”. (Claves: CL./E./P.). Págs. 5 a 6 y 137 a 141. Padilla Editores. Sevilla, España, 2000. I.S.B.N.: 84-8434-053-8

Libro 9: Coordinador de Edición, prologuista y autor del relato “Lo que me queda de Elena” del libro “Ciudad Sur”. (Claves: CL./E./P.). Padilla Editores. Págs. 5 y 263 a 269. Sevilla, España, 2001. I.S.B.N.: 84-8434-109-7

Libro 10: Coordinador de Edición, prologuista y autor del relato “Imagen de René” un relato del libro “Instantes Mágicos”. (Claves: CL./E./P.). Padilla Editores. Págs. 5 a 8 y 117 a 122. Sevilla, España, 2001. I.S.B.N.: 84-8434-110-0

Libro 11: Coordinador de Edición, prologuista y autor del relato “Estudiar en el extranjero” del libro “Haz de palabras”. (Claves: CL./E./P.). Padilla Editores. Págs. 7 a 8 y 89 a 92. Sevilla, España, 2001. I.S.B.N.: 84-8434-111-9

Libro 12: Coordinador de Edición, prologuista y autor de relato “No te preocupes” del libro “La alegría de contar”. (Claves: CL./E./P.). Padilla Editores. Págs. 5 a 8 y 121 a 132. Sevilla, España, 2001. I.S.B.N.: 84-8434-115-1

Libro 13: Autor de un capítulo del libro de ensayos “Símbolos Estéticos” (VV:AA.). (Clave: CL.). Págs. 131 a 161. Universidad de Sevilla, 2001. I.S.B.N.: 84-472-0663-7. Capítulo de libro: Más allá del sonido y la muerte. -Representaciones musicales de la muerte en los Requiem de Mozart, Brahms y Ligeti. Editores literarios: Romero, Bosco, López y Molina. Equipo de Investigación del Departamento de Estética e Hª de la Filosofía de la Universidad de Sevilla. Secretariado de Publicaciones de la Universidad de Sevilla. Sevilla, España, 2001.

Libro 14: Coordinador de Edición, prologuista y autor del relato “Concentración” del libro “Viernes de otoño“. (Claves: CL./E./P.). Págs. 5 a 7 y 177 a 189. Padilla Editores. Sevilla, España, 2002. I.S.B.N.: 84-8434-166-6

Libro 15: Coordinador de Edición, prologuista y autor del relato El regalo” del libro “Mi relato y otros relatos“. (Claves: CL./E./P.). Págs. 3 a 6 y 195 206. Padilla Editores. Sevilla, España, 2002. I.S.B.N.: 84-8434-206-9

Libro 16: Coordinador de Edición, prologuista y autor de los relatos “Un tobillo sin hueso” y “O vos omnes” del libro “Pásame el paté“. (Claves: CL./E./P.). Págs. 5 a 6 y 167 a 190. Padilla Editores. Sevilla, España, 2003. I.S.B.N.: 84-8434-242-5

Libro 17: Coordinador de Edición, prologuista y autor del relato “Mi padre” del libro “Cada metro de calle, un trozo de piel“. (Claves: CL./E./P.). Págs. 3 y 153 a 158. Padilla Editores. Sevilla, España, 2003. I.S.B.N.: 84-8434-250-6

Libro 18: Coordinador de Edición, prologuista y autor del relato “Ser como Bach” del libro: “Collar de letras de mar“. (Claves: CL./E./P.). Págs. 7 a 8 y 83 a 90. Padilla Editores. Sevilla, España, 2004. I.S.B.N.: 84-8434-251-4

Libro 19: Coordinador de Edición, prologuista y autor del relato “Op. 27” del libro: “Quedamos aquí“. (Claves: CL./E./P.). Padilla Editores. Págs. 5 y 113 a 121. Sevilla, España, 2004. I.S.B.N.: 84-8434-318-9

Libro 20: Coordinador de Edición, prologuista y autor del relato “El funeral” del libro “Desde ellos“. (Claves: CL./E./P.). Págs. 5 y 99 a 110. Padilla Editores. Sevilla, España, 2005. I.S.B.N. 10: 84-8434-360-X; ISBN 13: 978-84-8434-360-8

Libro 21: Coordinador de Edición y autor de 26 relatos de los que componen el libro “Yo sobre la tierra”. (Claves: CL./E.). Padilla Editores. Págs. 7 a 60. Sevilla, España, 2005. I.S.B.N. 10: 84-8434-339-1. ISBN 13: 978-84-8434-339-4

Libro 22: Coordinador de Edición, prologuista y autor del relato “¿Quién lo iba a querer?” del libro “Cuentos cuánticos“. (Claves: CL./E./P.). Padilla Editores. Págs. 5 y 179 a 186. Sevilla, España, 2007. I.S.B.N.: 978-8484-451-3

Libro 23: Autor de un capítulo del libro de ensayos “Variaciones sobre el color” (VV:AA.). (Clave: CL.). Págs. 235 a 270. Universidad de Sevilla, 2007. I.S.B.N.: 978-84-472-0905-7. Capítulo de libro: El debate sobre el color “auténtico” en la música histórica. Editores literarios: Romero, López y Murcia. Equipo de Investigación del Departamento de Estética e Hª de la Filosofía de la Universidad de Sevilla. Secretariado de Publicaciones de la Universidad de Sevilla. Sevilla, España, 2007.

Libro 24: Coordinador de Edición, prologuista y autor de los relatos: “Quién lo iba a querer” y “Esa tía es gilipollas” del libro “¿Por qué no me miras?”. (Claves: CL./E./P.). Padilla Editores. Págs. 5 y 137 a 153 Sevilla, España, 2008. ISBN 13: 978-84-8434-474-2

Libro 25: Coordinador de Edición, prologuista y autor del relato: “Hidrocefalia” del libro “Mi afición desmedida por lo inútil”. (Claves: CL./E./P.). Padilla Editores. Págs. 3 y 243 a 253. Sevilla, España, 2010. ISBN: 978-84-8434-505-3

Libro 26: Prologuista del libro de relatos Manhattan por el retrovisor de José Luis Ordóñez. (Clave: P.). Editorial MandoCohete. Págs. 11 a 14. Sevilla, España, 2010. ISBN 978-84-613-7591-2

– Relatos publicados en prensa: * Soledad. Publicado en el suplemento cultural Babelia, pág. 11, de El País (premiado en el programa de la Cadena Ser La ventana de Millás). Sábado, 8 de junio de 2002. * Op. 27. Relato publicado en dos partes en la Revista de tirada nacional Cambio 16 en los números 1.712 (de 27 de septiembre de 2004) y 1.713 (de 4 de octubre de 2004. – Artículos periodísticos: * ¿Quién es responsable de la mala educación? Diario Sur. Málaga. Sección Opinión. Viernes, 9 de diciembre, 2005. * Música y Universidad. Revista Diferencias. Revista de Música del Conservatorio Superior de Música de Sevilla. Nº 5, 2/96. Otoño 1996. * Karajan. Diario Sur. Málaga. Sección Opinión. Martes, 15 de Agosto, 1989. * Las otras aportaciones de la enseñanza musical. Diario Sur. Málaga. Sección Opinión. Jueves, 14 de Septiembre, 1989.
CURSOS DE PERFECCIONAMIENTO IMPARTIDOS: – En Literatura: * Taller de Creación Literaria –Relato y novela corta. Construcción y análisis-. VI Cursos de Verano. Universidad de Málaga. Julio y Agosto, 2001. * Taller de Creación Literaria –Relato y novela corta. Construcción y análisis-. Universidad de Sevilla. Con la Ayuda del Vicerrectorado de Relaciones Institucionales y Extensión Cultural y Centro de Formación Permanente de la Universidad de Sevilla. Cursos 1998-99 a la actualidad (2014).
CONFERENCIAS DICTADAS: – Sobre Literatura: * Circuito Literario Andaluz 2007. Lectura y comentarios sobre mis obras en la Casa de la Cultura de Pilas (Sevilla). 21 de abril de 2007. * Circuito Literario Andaluz 2007. Lectura y comentarios

sobre mis obras en la Biblioteca Municipal de Morón de la Frontera (Sevilla). 22 de febrero de 2007. * Circuito Literario Andaluz 2006. Lectura sobre mis obras en Castilleja de Guzmán (Sevilla). 14 de noviembre de 2006. * Circuito Literario Andaluz 2006. Lectura sobre mis obras en Santa Olalla del Cala (Huelva). 18 de octubre de 2006. * Ateneo Popular de Sevilla. Grupo Literario San Fernando de Sevilla. Charla sobre mi libro “El arte perdido de la conversación”. Martes, 31 de octubre de 2006. – Sobre Filosofía: * Ciclo de tres charlas-conferencias sobre Fundamentos Filosóficos de las Ideas Políticas (El concepto de propiedad, El concepto de Poder y El concepto de justicia). Centro Cívico Los carteros, Sevilla. 27 de marzo, 15 de mayo y 12 de junio de 2001. * Ética Profesional para el Siglo XXI. Universidad Latina de Panamá, Sede de David. David, Panamá, 17 de septiembre de 1997. -Sobre Cine: * “¿Quieres hacer el favor de callarte, por favor?”. Aprender a mirar la realidad –para grabarla– desde la literatura norteamericana del siglo XX. Jornadas Universitarias de Guión ficcional para cine y televisión. Salón de Actos de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Sevilla. Sevilla, 15 de diciembre de 2005. *La actualidad del cine español. II Festival de Cine Español de Castilblanco de los Arroyos, Teatro Municipal “Miguel Fisac” de Castilblanco de los Arroyos. Sevilla. 18 de junio de 2005.
PREMIOS * I Premio de Novela en el XIII CERTAMEN LITERARIO “UNIVERSIDAD DE SEVILLA 2006”. Premiada con 2.000 euros, más la edición de 5.000 ejemplares de la obra por la Editorial punto de lectura, de Alfaguara. El tribunal estuvo formado por Arturo Pérez Reverte y Rafael de Cózar. 17-4-2007. 

CURSOS DE PERFECCIONAMIENTO RECIBIDOS: – En Literatura: * Taller de Dramaturgia. Universidad Internacional de Andalucía, Sede de Baeza. Directora del curso Itziar Pascual Ortiz. 16 al 20 de julio de 2007. 20 hs. * Guión de ficción para TV. Organizado por: Fundación Audiovisual de Andalucía, Grupo RTVA y Fundación Autor de la SGAE. 4 al 8 de junio de 2007. 20 hs. * Taller de Literatura. José Saramago, los modos y los fines de su escritura. Universidad Internacional Menéndez Pelayo. Santander. Director del curso: José Saramago. Agosto de 2000. 25 horas lectivas. * El arte de la novela. Director del Curso: Mario Vargas Llosa. Ateneo Porfirio Barba Jacob. Medellín, Colombia. 13 al 15 de septiembre de 1999. * La creación del espacio narrativo. Universidad Internacional Menéndez Pelayo. Santander. Director del curso José María Guelbenzu. Profesorado del curso: Juan José Millás, Bernardo Atxaga y Josefina Aldecoa. Julio de 1999. 30 horas lectivas. * Curso de Relato breve en la Escuela de Letras de Madrid. Dir.: Juan José Millás. 1992. 20 horas. -En Filosofía: * Occidente: razón y mal. Directores del curso: Javier Muguerza y Yolanda Ruano. Cursos de verano 2006, El Escorial. Universidad Complutense. 24 al 28 de julio de 2006. 30 hs lectivas. -En Estética y Arte : * El desarrollo del pensamiento creativo. Programa de Formación del profesorado. Director del Curso: Prof. Gonzalo Sampascual. UNED. 120 horas. Curso 1998-99. * Estética y apreciación de la Música Contemporánea. Director del curso: Prof. Juan Carlos Marset. Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía y Universidad de Sevilla. 60 horas (40 teóricas y 20 prácticas). Sevilla, Febrero a Mayo de 1998. * Educación Estética: actitudes ante la belleza y el arte. Programa de Formación del Profesorado. Director del Curso: Profesor José María Quintana. UNED. Curso 94-95. 120 horas. * Estética, Vanguardia y Postvanguardismo. Programa de Formación del Profesorado. Directora del Curso: Profesora Ana Lucas. UNED. Curso 96-97. 120 horas. * Fotografía etnográfica: técnicas fotográficas y mirada interpretativa. Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico. Consejería de Cultura, Junta de Andalucía. Noviembre – Diciembre, 2001. 20 horas lectivas. – En Gestión: * Función Directiva y Organización de Centros Docentes. C.E.P. de Sevilla. Junio a Noviembre de 2000. 80 horas. * Master en Dirección y Gestión en la Administración Pública. Fundación Jaime Vera. Curso académico 92-93. 200 horas. Calificación A+.
BECAS INTERNACIONALES: * Becado por el Ministerio de Educación y Ciencias español con una Beca de Investigación Postdoctoral en el Extranjero, por el Programa “José Castillejo”, de cinco meses de duración a la Universidad Central de Venezuela. * Becado por la Agencia Española de Cooperación Internacional en el programa del verano de 1999 para asistir como profesor invitado a la Universidad EAFIT de Medellín, Colombia, donde impartÍ clases en la Facultad de Humanidades. * Becado por la Agencia Española de Cooperación Internacional en el programa del verano de 1997 para asistir como profesor invitado a la Universidad Autónoma de Chiriquí en David, Panamá, donde he impartido clases en la Facultad de Humanidades. También, como profesor de Filosofía he dado charlas y conferencias sobre Ética y Filosofía.
ASISTENCIA A CONGRESOS, JORNADAS Y SEMINARIOS COMO PONENTE. * Conferencia: Las Enseñanzas Artísticas en el Espacio Europeo de Educación Superior. CICA (Centro de interpretación del cine en Asturias). Organizado por la Unión de Actores de Asturias. Gijón. 18 de noviembre de 2006. * Comunicación: Las enseñanzas artísticas en el Espacio Europeo de Educación Superior. Seminario: “La Europa de los Artistas”. Sede de la SGAE, Valencia, 10 de octubre de 2005. Organiza: OSAAEE Organización de Sindicatos de Actores y Actrices del Estado español. Con la colaboración del Ministerio de Cultura, la Sociedad General de Autores y Editores y la Fundación Autor. * Comunicación: Creación Literaria.- La experiencia del Curso de Creación Literaria de la Universidad de Sevilla. I Congreso de Creatividad y Sociedad. Facultad de Psicología y Ciencias de la Educación Blanquerna, Barcelona. 26 a 29 de septiembre de 2001. (Aprobada la Comunicación).
– Citado en: Libro: Filosofías eróticas. Acercamiento a una filosofía de las emociones. Domínguez, J. J. y Luque, R. Servicio de publicaciones de la Universidad Rey Juan Carlos. – Jurado de Premios: Presidente del jurado del II Certamen de Poesía “Libro de Erato”, organizado por el Ateneo Popular de Sevilla.
– Director de tertulias: * Creador y director de la Tertulia Abierta de La Casa del Libro de Sevilla desde 2001 * Director de la Tertulia Filosófica del Excmo. Ateneo de Sevilla desde enero de 2007.

En el ámbito de la gestión política es:
Miembro del Comité de Empresa de la Universidad de Sevilla por UGT
Miembro del Claustro de la Universidad de Sevilla
 -Miembro de la Junta de Facultad de la Facultad de Geografía e Historia de la Universidad de Sevilla
Secretario de Cultura de la Federación de Artistas del Estado Español
Secretario General y de Comunicación de la Unión de Actores e Intérpretes de Andalucía
 -Presidente de la Asociación de Ateos y Librepensadores de Andalucía
 -En mayo de 2011 fue precandidato a las elecciones primarias para la Presidencia de Gobierno del Partido Socialista Obrero Español.  

-En noviembre de 2011 fue candidato al Senado.
-En marzo de 2012 fue candidato al Parlamento de Andalucía.

 -Es Máster en Dirección de Empresas Públicas y Doctor en Filosofía en el Área de Filosofía Política.

En el ámbito Filosófico, ha sido Profesor de la Facultad de Filosofía de la Universidad de Sevilla durante seis años, profesor de Filosofía de Bachillerato en el Colegio San Fernando de Sevilla y ha sido Director de la Tertulia Filosófica del Excmo. Ateneo de Sevilla. Es Licenciado y Doctor en Filosofía. Es Maestro Masón de la Gran Logia Simbólica de España.

En el ámbito cinematográfico y teatral es Secretario General y de Comunicación del Sindicato de Actores e Intérpretes de Andalucía y Secretario de Cultura de la Confederación de Artistas del Espectáculo y ha sido Profesor de la Escuela de Cine de Andalucía. Ha sido actor protagonista del largometraje El proyecto Manhattan (2006), actor secundario en el largometraje de Antonio Gonzalo Una pasión singular (2003) y del largometraje Hollywood; actor secundario de la serie Arrayán que emite Canal Sur Televisión. Ha actuado como profesor en la serie docu/reality de Antena 3, “Curso del 63”, que fue el mejor estreno del curso 2009-10 con cuotas de pantalla superiores a los cinco millones de telespectadores. Actuó en el papel de Gorgibus en la obra de Moliere Las preciosas ridículas, que se representó en julio de 2010 en el Centro Andaluz de Teatro (CAT).

Ha obtenido becas internacionales como profesor en distintas universidades extranjeras, ha dictado multitud de conferencias y ha publicado decenas de artículos en revistas especializadas.José Carlos Carmona lleva adelante el intento de prestigiar al colectivo profesional de intérpretes musicales para el que solicita un reconocimiento en la vida intelectual actual. La sociedad tiende a encasillar a las personas por sus profesiones, pero todos tenemos más de una dimensión. No sólo tenemos por qué ser o músicos o escritores o políticos. Podemos ser y de hecho somos todo eso y más a la vez.
Además, la Historia de la Música parece haber estado jalonada exclusivamente de compositores, muchos de ellos de una gran altura intelectual. Pero la Historia de la Música se ha desplegado fundamentalmente gracias al papel desarrollado por los Directores, Instrumentistas y Cantantes que para realizar su trabajo han tenido, y tienen, que realizar una tarea de interpretación que supone, indudablemente, un trabajo hermenéutico de gran profundidad investigadora e intelectual. De hecho, el trabajo multidisciplinar de José Carlos Carmona  surge del intento de demostrar la preocupación por el conocimiento en todos los ámbitos tomando como eje su profesión de Director de Orquesta.
En este camino de dignificación social de la profesión de intérprete, José Carlos Carmona, a modo de símbolo, tiene por regla jamás inclinar la cabeza en los saludos finales de sus conciertos (costumbre de los siervos dieciochescos), lo que sustituye por un saludo elevando los brazos.

Ruta Literaria por la Sevilla Romántica de Gustavo Adolfo Bécquer para los componentes del los Clubes de Lectura de la Biblioteca de Villanueva del Ariscal.

Centro Andaluz de las Letras                                                                                Villanueva del Ariscal 2014    

     CENTRO ANDALUZ DE LAS LETRAS LOGOTIPO      

Gracias a la Consejería de Educación, Cultura y Deporte de la Junta de Andalucía y al Centro Andaluz de las Letras Dentro del Programa de Dinamización Lectora.       

 Mañana Sábado 29 de Noviembre Ruta Literaria por Sevilla,                           nuestro guía será Fran Nuño, Escritor, Dinamizador Cultural y Librero-Editor.

Este Programa del Centro Andaluz de las Letras es para los Clubes de Lectura de las  de la Biblioteca Públicas. Nuestra Biblioteca Pública Municipal de Villanueva del Ariscal “Federico García Lorca”,  pertenece a este programa de Dinamización Lectora, desde el año 2004.  Esta Ruta Literaria, por lo tanto, está dirigida a nuestro Club de Lectura  de Adultos, creado en el año 2002, es decir que lleva ya 12 años de andadura.  Aunque,  también asistirán algunos componentes de nuestro Club de Lectura Juvenil de 10 a 12 años de edad, acompañados de un adulto. Este club infantil es de creación reciente, se ha comenzado en el mes de septiembre.

Esta visita es gratuita, sólo hay que pagar el autobús de ida y vuelta

RUTA LITERARIA EN SEVILLA

, Punto de encuentro con el grupo: Casa de las Sirenas (Alameda de Hércules) a las 11:00 h.

RECORRIDO:

1) Casa natal de Gustavo Adolfo Bécquer (c/ Conde de Barajas)

2) Residencia de Bécquer (c/ Potro)  

3) Parroquia de San Andrés. Fernando de Herrera (Plaza de San Andrés)

4) Casa natal de Luis Cernuda (c/ Acetres)

5) Cárcel Real. Miguel de Cervantes. (c/ Sierpes)

6) Arquillo Ayuntamiento. Miguel de Cervantes (Plaza de San Francisco)

7) Taberna de las Escobas. Lope de Rueda, Alejandro Dumas, Hnos. Álvarez Quintero (c/ Álvarez Quintero)

8) Casa natal de Vicente Aleixandre (Puerta de Jerez) Punto de encuentro para el regreso del grupo: Jardines de Murillo Prado de San Sebastián.

Duración aproximada 2:30 h.

Gustavo Adolfo Bécquer  Becquer 2 Casa natal de Becquer en sevilla             Casa natal de Bécquer en  la C/ Condes de Barajas en Sevilla

Gustavo Adolfo Bécquer

Nació e n Sevilla el 17 de febrero de 1836, España, siendo hijo del pintor José Domínguez Insausti, que firmaba sus cuadros con el apellido de sus antepasados como José Domínguez Béquer. Su madre fue Joaquina Bastida Vargas. Por el lado paterno descendía de una noble familia de comerciantes de origen flamenco, los Becker o Bécquer, establecida en la capital andaluza en el S. XVI; de su prestigio da testimonio el hecho de que poseyeran capilla y sepultura en la catedral de la misma desde 1622. Tanto Gustavo Adolfo como su hermano, el pintor Valeriano Bécquer, adoptaron Bécquer como primer apellido en sus obras. Fue bautizado en la Parroquia de San Lorenzo Mártir. Sus antepasados directos, empezando por su mismo padre, José Domínguez Bécquer, fueron pintores de del costumbrismo sevillano y andaluz, y tanto Gustavo Adolfo como su hermano Valeriano estuvieron muy bien dotados para el dibujo. Valeriano, de hecho, se inclinó por la pintura. Sin embargo el padre murió el 26 de enero de 1841, cuando el poeta tenía cuatro años de edad y esa vocación pictórica perdió el principal de sus apoyos. En 1846, con diez años, Gustavo Adolfo ingresó en el Colegio de San Telmo de Sevilla (institución mixta que acogía también huérfanos de cierto nivel), donde recibe clases de un discípulo del gran poeta Alberto Lista, Francisco Rodríguez Zapata, y conoce a su gran amigo y compañero de desvelos literarios Narciso Campillo. Al año siguiente, el 27 de febrero de 1847, los hermanos Bécquer quedaron huérfanos también de madre, y fueron adoptados entonces por su tía materna, María Bastida, y Juan de Vargas, que se hizo cargo de sus siete sobrinos, aunque Valeriano y Gustavo se adoptaron desde entonces cada uno al otro, y de hecho más tarde emprendieron muchos trabajos y viajes juntos. Suprimido por Isabel II en 1847 el Colegio de San Telmo (que en 1849 pasaría a ser palacio de los duques de Montpensier), Gustavo Adolfo quedó desorientado. Fue entonces a vivir con su madrina, Manuela Monnehay Moreno, joven de origen francés y acomodada comerciante, cuyos medios y sensibilidad literaria le permitían disponer de una mediana pero selecta biblioteca poética. En esta biblioteca empezó Gustavo Adolfo a aficionarse a la lectura. Inició entonces estudios de pintura en los talleres de Antonio Cabral Bejarano, y más tarde en el de su tío paterno Joaquín Domínguez Bécquer, que le pronosticó «Tú no serás nunca un buen pintor, sino un mal literato», aunque le estimuló a los estudios y le pagó los de latín. Tras ciertos escarceos literarios (escribe en El trono y la nobleza de Madrid y en las revistas sevillanas La Aurora y El Porvenir), en 1854 marchó a Madrid con el deseo de triunfar en la literatura. Sufrió una gran decepción y sobrevivió en la bohemia de esos años. Como es conocido, no era fácil subsistir de la literatura y paradójicamente, Bécquer que deseaba encontrar fortuna lo que abundó fueron escaseces, por lo que se vio obligado a servir de escribiente en la Dirección de Bienes Nacionales, donde su habilidad para el dibujo era admirada por sus compañeros, pero fue el motivo de que fuera cesado al ser sorprendido por el Director haciendo dibujos de escenas de Shakespeare. De este modo volvió Gustavo a vivir de sus artículos literarios que eran entonces de poca demanda por lo que alternó esta actividad con la elaboración  de pinturas al fresco.  Para ganar algún dinero el poeta escribe, en colaboración con sus amigos (Julio Nombela y Luis García Luna), y bajo el seudónimo de Gustavo García, comedias y zarzuelas como La novia y el pantalón (1856), en la que satiriza el ambiente burgués y antiartístico que le rodea, o La venta encantada, basada en Don Quijote de la Mancha. Ese año fue con su hermano a Toledo, un lugar de amor y de peregrinación para él, a fin de inspirarse para su futuro libro Historia de los templos de España. Le interesan por entonces el Byron de las Hebrew Melodies o el Heine del Intermezzo a través de la traducción que Eulogio Florentino Sanz realiza en 1857 en la revista El Museo Universal. Hebrew Melodies o el Heine del Intermezzo a través de la traducción que Eulogio Florentino Sanz realiza en 1857 en la revista El Museo Universal. Fue precisamente en ese año, 1857, cuando apareció la tuberculosis que le habría de enviar a la tumba. En 1862 llegó a vivir con Bécquer su hermano Valeriano, célebre en Sevilla por su producción pictórica pero no por eso más afortunado que Gustavo, y juntos vivieron al día uno traduciendo novelas o escribiendo artículos y el otro dibujando y pintando por destajo; mucho les costó a los hermanos salir adelante de su infortunio y con el tiempo lograron juntos una modesta estabilidad que les permitía a uno retratar por obsequio y al otro escribir una oda por entusiasmo. Hacia 1858 conoció a Josefina Espín, una bella señorita de ojos azules, y empezó a cortejarla; pronto, sin embargo, se fijó en la que sería su musa irremediable, la hermana de Josefina y hermosa cantante de ópera Julia Espín, en la tertulia que se desarrollaba en casa de su padre, el músico Joaquín Espín, maestro director de la Universidad Central, profesor de solfeo en el Conservatorio y organista de la Capilla Real, protegido de Narváez. Gustavo se enamoró (decía que el amor era su única felicidad) y empezó a escribir las primeras Rimas, como Tu pupila es azul, pero la relación no llegó a consolidarse porque ella tenía más altas miras y le disgustaba la vida bohemia del escritor, que aún no era famoso; Julia dio nombre a una de las hijas de Valeriano. Durante esta época empezó a escuchar a su admirado Chopin. Después, entre 1859 y 1860, amó con pasión a una «dama de rumbo y manejo» de Valladolid, que durante muchos años se identificó con Elisa Guillén, un personaje que hoy se sabe inexistente.[3] Pero la amante, fuera quien fuera, se cansó de él y su abandono lo sumió en la desesperación. El 19 de mayo de 1861 se casó precipitadamente con Casta Esteban y Navarro, de la que tuvo tres hijos. Los expertos no se ponen de acuerdo en cuál de ellas pudo ser su musa más constante, o si ninguna de ellas, concibiendo algún tipo ideal de mujer. En 1860 publica Cartas literarias a una mujer en donde explica la esencia de sus Rimas que aluden a lo inefable. En la casa del médico que lo trata de una enfermedad venérea, Francisco Esteban, conocerá a la que será su esposa, Casta Esteban y Navarro. Contrajeron matrimonio en el 19 de mayo de 1861. De 1858 a 1863, la Unión Liberal de O’Donnell gobernaba España y en 1860, González Bravo, con el apoyo del financiero Salamanca, funda El Contemporáneo, dirigido por José Luis Albareda, en el que participan redactores de la talla de Juan Valera. El gran amigo de Bécquer, Rodríguez Correa, ya redactor del nuevo diario, consiguió un puesto de redactor para el poeta sevillano. En este periódico, y hasta que desaparezca en 1865, hará crónica de salones, política y literatura; gracias a esta remuneración viven los recién casados. En 1862 nació su primer hijo, Gregorio Gustavo Adolfo, en Noviercas (Soria) donde posee bienes la familia de Casta y donde Bécquer tuvo una casita para su descanso y recreo. Empieza a escribir más para alimentar a su pequeña familia y, fruto de este intenso trabajo, nacieron varias de sus obras. Pero en 1863 padeció una grave recaída en su enfermedad. Para recuperarse, Bécquer se trasladó con su hermano a vivir al Monasterio de Veruela (Zaragoza), situado en las faldas del Moncayo y cuyo aire puro era conocido como tratamiento para la tuberculosis. Este antiguo monasterio cisterciense exclaustrado poseía un gran encanto romántico y fue un lugar de inspiración para ambos hermanos. Gustavo Adolfo escribió allí las cartas agrupadas después en “Desde mi celda”. Y también varias de sus leyendas están ambientadas en el Moncayo. A pesar de la breve estancia (no llegó a un año), esta etapa constituye una parte fundamental de la producción artística de los hermanos Bécquer. Tras su recuperación, ambos se marcharon a Sevilla con su familia. De esa época es el retrato hecho por su hermano que se conserva en el Museo de Bellas Artes de Sevilla. Trabaja con su hermano Valeriano, cuya relación con Casta no era buena, debido a que ella no soportaba su carácter y su constante presencia en casa. González Bravo, amigo y mecenas de Gustavo, le nombra censor de novelas en 1864 y el escritor vuelve a Madrid, donde desempeña este trabajo hasta 1867 con veinticuatro mil reales de sueldo. En este último año nace su segundo hijo, Jorge Bécquer. En 1866 ocupa de nuevo el cargo de censor hasta 1868; es este un año tétrico para Bécquer: Casta le es infiel, su libro de poemas desaparece en los disturbios revolucionarios y para huir de ellos marcha a Toledo, donde permanece un breve tiempo. En diciembre nace en Noviercas su tercer hijo, Emilio Eusebio, dando pábulo a su tragedia conyugal, pues se dice que este último hijo es del amante de Casta. Es más, Valeriano discute con Casta continuamente. Sin embargo, los esposos aún se escriben. Pasa entonces otra temporada en Toledo, de donde sale para Madrid en 1870 a fin de dirigir La Ilustración de Madrid, que acaba de fundar Eduardo Gasset con la intención de que lo dirigiera Gustavo Adolfo y trabajara en él Valeriano como dibujante. En septiembre, la muerte de su inseparable hermano y colaborador le sume en una honda tristeza. En noviembre fue nombrado director de una nueva publicación, El Entreacto, en la que apenas llega a publicar la primera parte de un inconcluso relato. Posiblemente a causa de un enfriamiento invernal en la primera quincena de diciembre, su ya precario estado de salud se agrava, y muere el 22 de dicho mes, coincidiendo con un eclipse total de sol. En los días de su agonía, pidió a su amigo el poeta Augusto Ferrán que quemase sus cartas («serían mi deshonra») y que publicasen su obra («Si es posible, publicad mis versos. Tengo el presentimiento de que muerto seré más y mejor conocido que vivo»); pidió también que cuidaran de sus hijos. Sus últimas palabras fueron «Todo mortal». Fue enterrado al día siguiente en el nicho Nº 470 del Patio del Cristo, en la Sacramental de San Lorenzo y San José, de Madrid.            

Más adelante, en 1913, los restos de los dos hermanos fueron trasladados a Sevilla, reposando primero en la antigua capilla de la Universidad, y desde 1972 en el Panteón de Sevillanos Ilustres. Hay un monumento en recuerdo de Gustavo Adolfo en el centro de Sevilla, en el parque de María Luisa. Escultura a Bécquer 6 Escultura a Bécquer 7 Escultura de los tres tipos de enamoramientos

A la salida del funeral celebrado por Bécquer, el pintor Casado del Alisal propuso a varios de los asistentes la publicación de las obras del malogrado escritor. Para estudiar los detalles de esta edición se celebró a la una de la tarde del 24 de diciembre de 1870 una reunión en su estudio de pintura. Así se acordó una suscripción pública para recaudar fondos. Ese propósito respondía a dos motivos: por un lado honrar al amigo fallecido y por otro ayudar económicamente a la mujer e hijos de Bécquer. Bécquer le debe a Casado del Alisal su gloria literaria, ya que sus obras podrían haber sido olvidadas de no ser por la decisión de Casado, tal y como corrobora Rafael Montesinos en su libro Bécquer, biografía e imagen. Ferrán y Correa se pusieron de inmediato a preparar la edición de sus Obras completas para ayudar a la familia; salieron en 1871 en dos volúmenes; en sucesivas ediciones fueron añadidos otros escritos. Las Rimas de Bécquer iban a ser costeadas y prologadas por su amigo, el ministro de la Unión Liberal de O’Donnell, Luis González Bravo, pero el ejemplar se perdió en los disturbios revolucionarios de 1868. Algunas sin embargo habían aparecido ya en los periódicos de entonces entre 1859 y 1871: El Contemporáneo, El Museo Universal, La Ilustración de Madrid y otros. El poeta, con esta ayuda, con la de su memoria y la de sus amigos reconstruyó el manuscrito, que tituló Libro de los gorriones y se conserva en la Biblioteca Nacional de Madrid. Más tarde lo editarán sus amigos con un prólogo de Rodríguez Correa en dos volúmenes con el título de Rimas y junto a sus Leyendas en prosa, en 1871, para ayudar a la viuda y sus hijos. En sucesivas ediciones se amplió la selección. A partir de la quinta la obra consta ya de tres volúmenes. Iglesias Figueroa recogió en tres tomos Páginas desconocidas (Madrid: Renacimiento, 1923), con otra porción sustancial del corpus becqueriano. Gamallo Fierros editó además en cuatro volúmenes sus Páginas abandonadas. Jesús Rubio ha editado dos álbumes de Julia Espín con textos y dibujos de Gustavo dedicados a su musa, a la que no olvidaría nunca. Se trata de ochenta y cuatro composiciones breves, de dos, tres o cuatro estrofas, muy raramente más, por lo general asonantadas con metros muy variados, de acuerdo con la poesía romántica. Pero, aparte de su importante lírica, Gustavo Adolfo Bécquer fue también un gran narrador y periodista. Escribió veintiocho narraciones del género leyenda, muchas de ellas pertenecientes al género del relato gótico o de terror, otras, auténticos esbozos de poesía en prosa, y otras narraciones de aventuras. María Rosa Alonso encontró en ellas siete temas principales:

  • el oriental y exótico
  • la muerte y la vida de ultratumba
  • el embrujamiento y la hechicería
  • el tema religioso
  • las inspiradas en el Romancero
  • las de tendencia animista.

Bécquer demuestra ser un prosista a la altura de los mejores de su siglo, pero es de superior inspiración e imaginación y un maestro absoluto en el terreno de la prosa lírica. En sus descripciones se echa de ver el profundo amor del poeta por la naturaleza y el paisaje castellano. Escribió además las Cartas desde mi celda en el Monasterio de Veruela, a las faldas del Moncayo adonde fue a reponerse de su tuberculosis o tisis, enfermedad entonces mortal; sus cartas desbordan vitalidad y encanto. No se ha estudiado todavía su obra periodística. Bécquer es, a la vez, el poeta que inaugura —junto a Rosalía de Castro— la lírica moderna española y el que acierta a conectarnos de nuevo con la poesía tradicional. Las Rimas se encuadran dentro de dos corrientes heredadas del Romanticismo: la revalorización de la poesía popular (que la lírica culta había abandonado en el siglo XVIII) y la llamada «estética del sentimiento». El ideal poético de Bécquer es el desarrollar una lírica intimista, expresada con sinceridad, sencillez de forma y facilidad de estilo. Bécquer y sus Rimas son el umbral de la lírica en español del siglo XX. Rubén Darío, Miguel de Unamuno, los hermanos Antonio y Manuel Machado, Juan Ramón Jiménez, Rafael Alberti, Federico García Lorca, Luis Cernuda, Vicente Aleixandre, Dámaso Alonso y otros lo han considerado como figura fundacional, descubridora de nuevos mundos para la sensibilidad y la forma expresiva. Bécquer como dibujante Desde niño estuvo rodeado de lienzos y dibujos de su padre lo que hizo que también se interesara por la pintura. Dijo que la pintura es un medio de expresión hacia lo inefable, superando a la escritura. Entre sus amistades siempre se le apreció su madera de dibujante y colaboró varias veces con su hermano Valeriano. Destaca su gran técnica y refleja su mundo interior. La vida y la muerte están entrelazados en la mayoría de sus dibujos de sus serie Les morts pour rire. Bizarreries. Las escenas dibujadas provocan la risa, el reírse de la muerte. También realizó dibujos en donde representa sus mundos imaginarios reflejados en sus Rimas y Leyendas. Julia Espín también abarca gran parte de la obra pictórica de Bécquer, reflejándola en distintas situaciones.

Obras

  • Las Rimas, obra que recogieron sus amigos, tras el incendio de la casa donde estas obras poéticas se guardaban, como una especie de historia de amor en la que se ve como el poeta va pasando por el proceso creador, el amor esperanzado, el desengaño y el dolor o la muerte.
  • Historia de los templos de España, Madrid, 1857, publicada sólo el tomo I.
  • Cartas literarias a una mujer, 18601861, publicadas en El Contemporáneo.
  • Cartas desde mi celda, Madrid, 1864, son nueve, publicadas en El Contemporáneo, y reunidas posteriormente en la edición de Fortanet con el título Desde mi celda.
  • Libro de los gorriones, 1868, manuscrito.
  • Obras completas, Madrid, Fortanet, 1871, 2 volúmenes.

Leyendas

Teatro

  • La novia y el panteón
  • La venta encantada
  • Las distracciones
  • La cruz del valle
  • Tal para cual

Artículos

  • Crítica literaria
  • El maestro Herold
  • La soledad
  • El Carnaval
  • La Nena
  • Las perlas
  • La mujer a la moda
  • La pereza
  • La ridiculez
  • Caso de ablativo
  • El grillito cantor

Otras obras

Este poeta Sevillano, uno de los últimos representantes del Romanticismo del siglo XIX, obtuvo su merecido reconocimiento después de su muerte, cuando vieron la luz muchas de sus obras.

RIMA LIII

Volverán las oscuras golondrinas en tu balcón sus nidos a colgar, y otra vez con el ala a sus cristales jugando llamarán.
Pero aquellas que el vuelo refrenaban tu hermosura y mi dicha a contemplar, aquellas que aprendieron nuestros nombres… ¡esas… no volverán!.
Volverán las tupidas madreselvas de tu jardín las tapias a escalar, y otra vez a la tarde aún más hermosas sus flores se abrirán.
Pero aquellas, cuajadas de rocío cuyas gotas mirábamos temblar y caer como lágrimas del día… ¡esas… no volverán!
Volverán del amor en tus oídos las palabras ardientes a sonar; tu corazón de su profundo sueño tal vez despertará.
Pero mudo y absorto y de rodillas como se adora a Dios ante su altar, como yo te he querido…; desengáñate, ¡así… no te querrán!

            RIMA XXX

Asomaba a sus ojos una lágrima y a mi labio una frase de perdón; habló el orgullo y se enjugó su llanto, y la frase en mis labios expiró.

Yo voy por un camino; ella, por otro; pero, al pensar en nuestro mutuo amor, yo digo aún: —¿Por qué callé aquel día? Y ella dirá: —¿Por qué no lloré yo?   

  RIMA LXXIII

Cerraron sus ojos que aún tenía abiertos, taparon su cara con un blanco lienzo, y unos sollozando, otros en silencio, de la triste alcoba todos se salieron.

La luz que en un vaso ardía en el suelo, al muro arrojaba la sombra del lecho; y entre aquella sombra veíase a intervalos dibujarse rígida la forma del cuerpo.

Despertaba el día, y, a su albor primero, con sus mil rüidos despertaba el pueblo. Ante aquel contraste de vida y misterio, de luz y tinieblas, yo pensé un momento: —¡Dios mío, qué solos se quedan los muertos!   

  RIMA VII

Del salón en el ángulo oscuro, de su dueña tal vez olvidada, silenciosa y cubierta de polvo veíase el arpa.

¡Cuánta nota dormía en sus cuerdas como el pájaro duerme en las ramas, esperando la mano de nieve que sabe arrancarlas!

¡Ay! pensé; ¡cuántas veces el genio así duerme en el fondo del alma, y una voz, como Lázaro, espera que le diga: «¡Levántate y anda!».

    RIMA XXXVIII

Los suspiros son aire y van al aire.

Las lágrimas son agua y van al mar.

Dime, mujer, cuando el amor se olvida, ¿sabes tú adónde va?  

      RIMA LII

Olas gigantes que os rompéis bramando en las playas desiertas y remotas, envuelto entre la sábana de espumas, ¡llevadme con vosotras!

Ráfagas de huracán que arrebatáis del alto bosque las marchitas hojas, arrastrado en el ciego torbellino, ¡llevadme con vosotras! Nube de tempestad que rompe el rayo y en fuego ornáis las sangrientas orlas, arrebatado entre la niebla oscura, ¡llevadme con vosotras!. Llevadme, por piedad, a donde el vértigo con la razón me arranque la memoria. ¡Por piedad! ¡Tengo miedo de quedarme con mi dolor a solas!. Fernando de Herrera 1 Fernado Herrea 2 Fernando de Herrera, «El Divino», nació en Sevilla en 1534.  Su padre fue hidalgo de pocos bienes.  Fue amigo del humanista sevillano Juan de Mal Lara (1524-1571), con quien compartió la ambición de saber enciclopédico, característica del hombre del Renacimiento.  Herrera cursó estudios eclesiásticos y recibió órdenes menores.  Tenía una pasión por la libertad absoluta, y hasta se negaba a recibir cualquier merced que pudiera encadenarle de cualquier modo.  Era un espíritu refinado que no se abría fácilmente a la intimidad.  Tenía pocos amigos, y ellos todos humanistas, poetas o escritores. Herrera era enemigo de lisonjas, de favores y de murmuraciones.  Fue severo en sus costumbres.  Amaba la soledad y el silencio.  Representa este hombre el arquetipo del poeta culto, entregado con celo casi religioso a su vocación intelectual, a sus creaciones poéticas y al acrecentamiento de su saber.  Pulía y corregía sus trabajos escrupulosamente en busca de una perfección que nunca le parecía lograda; modificaba una y otra vez sus composiciones y llegaba hasta a rehacer por completo una obra entera si no le satisfacía.  El poeta andaluz había sustituido casi en su totalidad la inspiración por una atormentada manipulación del lenguaje.  La vida personal de Herrera carece de interés.  Conoció, sin embargo, una pasión intensa por la Condesa de Gelves, Doña Leonor de Millán, esposa de Don Álvaro Colón y Portugal, segundo Conde de Gelves y biznieto del Descubridor, quien fijó su residencia en Sevilla en 1559.  Toda la lírica amorosa de Herrera gira en torno a este amor.  Jamás descubre en su poesía el nombre de la mujer amada, a la que celebra por medio de varios epítetos: Luz, Estrella, Lumbre, Lucero, Sirena, Aglaya y Eliodora.  Sólo los íntimos amigos de Herrera conocían su secreto.  Fue solo el pintor Francisco Pacheco (1564-1644) en su Libro de retratos  (ca. 1599), quien menciona el nombre de su amada en un elogio a Herrera.  Después de la muerte de la Condesa en 1581, Herrera renunció totalmente a la poesía y trabajó tan sólo en obras de preceptiva literaria y  La primera edición de las poesías de Herrera apareció en vida del poeta en Sevilla en 1582.  Una segunda edición fue publicada por el pintor Pacheco en 1619 (365 composiciones).  Ha habido otras ediciones de José María Asensio (1870), Adolfo Coster (París, 1908) y José Manuel Blecua (1948).  Uno de los mejores estudios de Herrera fue compuesto por Oreste Macrí en 1959.  Blecua piensa que el pintor Pacheco editó las obras de Herrera el Divino modificándolas según el gusto literario del momento, el «culteranismo».  No se sabe hasta qué punto fueron modificadas las poesías de Herrera por haberse perdido las originales.  Representa Herrera el enlace entre el Renacimiento y el Barroco. Herrera representa la total nacionalización del petrarquismo y del italianismo introducidos en España por Boscán y Garcilaso durante el Primer Renacimiento.  Herrera da entrada a los motivos patrióticos y religiosos en su poesía, al lado de los eróticos y pastoriles del Primer Renacimiento.  Hay énfasis, grandilocuencia, cultismos latinizantes, suntuosidad, opulencia verbal, complicación sintáctica, acumulación y brillantez de metáforas, elementos todos que anticipan el arte b Antes de su enamoramiento, Herrera quiso destacarse como poeta épico.  Garcilaso, el soldado heroico del Emperador, embebido en su mundo pastoril, no escribe un sólo verso para cantar las glorias militares de su tiempo.  Herrera, el clérigo sedentario, encarna poéticamente el ideal imperial de la España guerrera y religiosa y la interpretación providencialista de la  monarquía española, convertida en brazo seglar de Dios para la lucha armada contra los enemigos de la cristiandad.  Vemos esto en la «Canción al Señor don Juan de Austria», escrito probablemente en 1571 (la batalla naval de Lepanto que fue el 7 de octubre de 1571). Antes de su enamoramiento, Herrera quiso destacarse como poeta épico.  Garcilaso, el soldado heroico del Emperador, embebido en su mundo pastoril, no escribe un sólo verso para cantar las glorias militares de su tiempo.  Herrera, el clérigo sedentario, encarna poéticamente el ideal imperial de la España guerrera y religiosa y la interpretación providencialista de la  monarquía española, convertida en brazo seglar de Dios para la lucha armada contra los enemigos de la cristiandad.

Fernando de Herrera: Soneto 1

Osé y temí; más pudo la osadía tanto, que desprecié el temor cobarde.

  Subí a do el fuego más me enciende y arde  cuanto más la esperanza se desvía. 

Gasté en error la edad florida mía; ahora veo el daño, pero tarde,  que ya mal puede ser que el seso guarde  a quien se entrega ciego a su porfía. 

Tal vez pruebo -mas, ¿qué me vale?- alzarme del grave peso que mi cuello oprime;  aunque falta a la poca fuerza el hecho. 

Sigo al fin mi furor, porque mudarme no es honra ya, ni justo que se estime  tan mal de quien tan bien rindió su pecho.

***

Fernando de Herrera: Soneto XIV

«¿Dó vas? ¿dó vas, crüel, dó vas?; refrena,  refrena el presuroso paso, en tanto  que de mi dolor grave el largo llanto  a abrir comienza esta honda vena;  

oye la voz de mil suspiros llena,  y de mi mal sufrido el triste canto,  que no podrás ser fiera y dura tanto  que no te mueva esta mi acerba pena;

 vuelve tu luz a mí, vuelve tus ojos,  antes que quede oscuro en ciega niebla»,  dezía en sueño, o en ilusión perdido.  

Volví, halléme solo y entre abrojos,  y en vez de luz, cercado de tiniebla,  y en lágrimas ardientes convertido.

***

Fernando de Herrera: Soneto XVIII

   Flaca esperança en todas mis porfías,  vano deseo en desigual tormento,  y, inútil fruto del dolor que siento,  lágrimas sin descanso, y ansias mías;    

un’ ora alegre, en tantos tristes días 5  sufrid, que tenga un triste descontento;  y que pueda sentir tal vez contento  la gloria de fingidas alegrías.  

   No es justo, no, que siempre quebrantado  me oprima el mal, y me deshaga el pecho 10  nueva pena d’ antiguo desvarío.  

   Mas ô que temo tanto el dulce estado,  que (como al bien no esté enseñado y hecho)  abraço ufano el grave dolor mío.

***

Fernando de Herrera: Soneto XXI

Como en la cumbre ecelsa de Mimante,  do en eterna prisión arde y procura  alzar la frente airada y guerra oscura  mover de nuevo al cielo el gran gigante,  se nota de las nubes, que delante  vuelan y encima en hórrida figura,  la calidad de tempestad futura,  que amenaza con áspero semblante,  así de mis suspiros y tristeza,  del grave llanto y grande sentimiento  se muestra el mal, que encierra el duro pecho.

 Por eso no os ofenda mi flaqueza,  bella estrella de amor, que mi tormento  no cabe bien en vaso tan estrecho.

*** Fernando de Herrera:Soneto XXXVIII

Serena Luz, presente, en quien espira   divino amor, que enciende y junto enfrena   pecho gentil, que en la mortal cadena   al alto olimpo glorioso aspira; 

 ricos cercos y oro, do se mira   tesoro celestial de eterna vena;   armonía de angélica sirena,   que entre las perlas y el coral respira. 

 ¿Cuál nueva maravilla, cuál ejemplo   de la inmortal grandeza nos descubre   la sombra del hermoso y puro velo?   Que yo en esa belleza que contemplo,   aunque a mi flaca vista ofende y cubre,   la inmensa busco y voy siguiendo al cielo. 

*** Fernando de Herrera: Soneto XL

Viví gran tiempo en confusión perdido   y todo de mi mismo enajenado; 

 desesperé de bien, que en tal estado   perdí la mejor luz de mi sentido.   

Mas cuando de mí tuve más olvido,   rompió los duros lazos al cuidado   de Amor el enemigo más honrado,   y ante mis pies lo derribó vencido. 

 Ahora que procuro mi provecho   puedo decir que vivo, pues soy mío,   libre, ajeno de Amor y de tus daños. 

 Pueda el desdén, Antonio, en vuestro pecho   acabar semejante desvarío   antes que prevalezcan sus engaños. 

***

Fernando de Herrera: Soneto LXV   

Ya el rigor importuno y grave ielo  desnuda los esmaltes y belleza  de la pintada tierra, y con tristeza  s’ ofende en niebla oscura el claro cielo.

    Mas, Pacheco, este mesmo órrido suelo 5  reverdece, y pomposo su riqueza  muestra; y del blanco mármol la dureza  desata de Favonio el tibio vuelo.    

Pero el dulce color y hermosura  de nuestra umana vida, cuando huye, 10  no torna; ¡ô mortal suerte, ô breve gloria!

    Mas sola la virtud nos asegura;  qu’ el tiempo avaro, aunqu’ esta flor destruye,  contra ella nunca osó intentar vitoria.

 

Luis Cernuda 1  Luis Cernuda 2

Luis Cernuda Bidón, poeta y crítico literario. Nació en Sevilla en 1902 y murió exiliado en México en 1963 a los 61 años de edad. Fue miembro destacado de la llamada Generación del 27. Soledad, dolor, sensibilidad… son notas características de la personalidad de Cernuda. Su descontento con el mundo y su rebeldía se deben, en gran medida, a su condición de homosexual, a su conciencia de haber sido un marginado. Familia Su padre, Bernardo Cernuda Bousa, era natural de Puerto Rico, aunque los abuelos paternos procedían de España. Su madre, Amparo Bidón Cuéllar, era sevillana, con ascendencia francesa por la rama materna. El padre era militar, del cuerpo de ingenieros, y llegó a alcanzar el grado de coronel. Cernuda se crió en un ambiente burgués acomodado, tranquilo y a la vez monótono, bajo la actitud castrense y autoritaria del padre, que mantuvo en el hogar una rígida disciplina. Tuvo dos hermanas mayores. No tuvo descendencia. Formación Estudió el bachillerato en el colegio de los escolapios y escribió sus primeros versos a instancias de su profesor de retórica, Antonio López . En 1919 empezó a estudiar Derecho y Literatura Española, en la Universidad de Sevilla, allí tuvo como profesor a Pedro Salinas, quien le introdujo en la Literatura y le ayudó en sus primeras publicaciones. Interrumpió los estudios para realizar el servicio militar y en 1926 acabó la licenciatura en Derecho que no llegará a ejercer. En Sevilla asistía con Higinio Capote y Joaquín Romero Murube a las tertulias literarias organizadas por Salinas. En esa época leyó con avidez a los clásicos: Garcilaso, Fray Luis, Góngora, Lope, etcétera. También estudió francés y conoció a Mallarmé, Baudelaire y Rimbaud. En estos años descubrió también a un autor francés que le influirá poderosamente, Andre Gide, y en el que encontrará el poeta sevillano un paralelo de sí mismo Obra poética y literaria Sus creaciones poéticas se basan en el contraste entre la de su anhelo de realización personal (el deseo) y los límites impuestos por el mundo que le rodea (la realidad). Es una poesía de raíz romántica. Los temas más habituales son la soledad, el deseo de un mundo habitable y, sobre todo, el amor (exaltado o insatisfecho). En 1925 conoce a Juan Ramón Jiménez y publicó sus primeros poemas en la Revista de Occidente. En 1926 viaja a Madrid y colaboró en las revistas La Verdad, Mediodía y Litoral, esta última pertenecía al matrimonio formado por Manuel Altolaguirre y Concha Méndez, a los que siempre le unirá una gran amistad, incluso en el exilio mexicano. Su primera obra, Perfil del aire (1927), estaba en la línea de la poesía pura. De su estancia en Francia surgió Un río, un amor (1929), influido por el surrealismo. Donde habite el olvido (1934) es un libro desgarrador por la sinceridad con la que aborda el fracaso amoroso que había tenido. Desde 1936 agrupa toda la poesía que va produciendo bajo el título La realidad y el deseo, al que va añadiendo poemas. En el exilio publicó Las nubes (1940), Con las horas contadas (1950-1956) y Desolación de la quimera (1962). En prosa escribió Ocnos (1942) evocación de Andalucía desde la distancia, es una especie de autobiografía en prosa poética, y de otras fuentes, donde se desprende que Cernuda, desde niño, fue tímido e hipersensible, con pocos amigos y con una tendencia a la soledad contemplativa y a la meditación En diciembre de 1927 asistió como oyente a los actos celebrados en el Ateneo de Sevilla con motivo del tercer centenario de la muerte de Góngora, porque ya conocía a varios de los intervinientes de la que sería denominada después Generación de 1927. Gerardo Diego lo incluyó en su Antología (1932). También escribió interesantes ensayos literarios y colaboró en revistas y periódicos.

Homosexualidad Cuando reconoció su condición de homosexual, recibió severas críticas de la sociedad de su época. Sin embargo, a su amor no correspondido, Serafín le dedica los libros: “Donde habite el olvido”, (1934), un libro neorromántico, con gran influencia de Bécquer, donde revela angustiosamente su frustración por un amor no correspondido. “Placeres prohibidos”, se escribe en defensa abierta a la homosexualidad y de carácter surrealista.

Segunda República Al proclamarse la Segunda República, la recibió con ilusión, y siempre se mostró dispuesto a colaborar con todo lo que fuera buscar una España más tolerante, liberal y culta. Cernuda se involucró en el proyecto de las Misiones pedagógicas, primero en la sección Bibliotecas y luego en el Museo ambulante; con ellos recorrió los pueblos de Castilla y Andalucía; colaboró además en la revista Octubre de Rafael Alberti (1933). Al año siguiente publica Donde habite el olvido y empezó a leer a los poetas del Romanticismo europeo. En 1936, poco antes de estallar la Guerra Civil, intervino en el homenaje a Valle-Inclán. Por otra parte le rinden un homenaje por la publicación de su obra La realidad y el deseo. Guerra Civil Al estallar la guerra civil pasó dos meses como agregado de la Embajada Española en París, allí se entera del asesinato de Federico García Lorca y le escribe una sentida elegía, “A un poeta muerto (F. G. L.)” cuyos dos últimos párrafos fueron censurados. Participó activamente desde las trincheras culturales organizando actividades de todo tipo, como es la fundación de la revista Hora de España, junto con poetas como Alberti. Se alistó en el Batallón Alpino; con él es enviado a la Sierra de Guadarrama. En abril de 1937 se traslada a Valencia, donde colabora con Hora de España, participa allí en el II Congreso de Intelectuales Antifascistas de Valencia, donde conoce a Octavio Paz, a quien volverá a ver más adelante en México. En el verano interpreta el papel de Don Pedro en la representación de Mariana Pineda dirigida por Altolaguirre.

Exilio en el Reino Unido

En 1938 fue a dar unas conferencias a Inglaterra, y ya no volvió a España, iniciando un triste exilio hasta su muerte en 1963. En Inglaterra ejerció de tutor de niños vascos refugiados, lo que le inspiró el poema «Niño muerto»; y fue profesor de Literatura en Glasgow, Cambridge, Londres, luego trabajó como profesor en el internado Cranleigh School. Leyó a los clásicos ingleses, y trabajó mas tarde como lector de español en la Universidad de Glasgow, y en la Universidad de Cambridge (1943) y el Instituto Español de Londres (1945). Terminó de escribir Las nubes y escribió en prosa el libro Ocnos. En 1944 un nuevo amor le inspiró los poemas de Vivir sin estar viviendo y desarrolló una intensa labor de crítico literario, publicando en el Bulletin of Hispanic Studies varios ensayos sobre poesía española y tradujo a Troilo y Cresida de Shakespeare (1945).

Exilio en Estados Unidos

En 1947 inició su exilio norteamericano; allí enseñó literatura en el colegio femenino de Mount Holyoke (Massachusetts), puesto que desempeñará hasta 1952, y logró por fin la ansiada estabilidad económica, sin embargo, el clima lo deprimía, por lo que se fue a México. En 1960 volverá a EE.UU, a Los Ángeles, para impartir clases por espacio de tres años.

Exilio en México

Tres viajes a México en 1949, 1950 y 1951 le hicieron desear volver a vivir en una tierra donde se habla el español, en compañía del amplio exilio republicano refugiado allí gracias a la hospitalidad del presidente Lázaro Cárdenas. Se estableció en México D.F. en 1952; allí se enamoró de un culturista llamado Salvador Alighieri; a él están dedicados los Poemas para un cuerpo. En México volvió a ver a Octavio Paz y a los Altolaguirre. Desde 1954 trabajó en la Universidad Nacional Autónoma de México como profesor por horas e investigó con una beca del Colegio de México y colaboró en diversas revistas y periódicos mexicanos. La muerte, le sorprendió en ese país, en 1963  y está enterrado en la sección española del Pateón Jardín.

Reivindicación en España

En 1955 su figura es reivindicada en España por un grupo de jóvenes poetas cordobeses, el Grupo Cántico, en 1956 emprende la redacción de los primeros poemas de Desolación de la Quimera y en 1957 se imprimen los Poemas para un cuerpo y sus Estudios sobre poesía española contemporánea. Empezó a mantener correspondencia con jóvenes poetas españoles. En 1960 el editor Carlos Barral le publicó en Barcelona los ensayos contenidos en las dos partes de Poesía y literatura.

Valoraciones

Octavio Paz, que en un breve ensayo dedicado a Luis Cernuda , escribió sobre el sentido de la palabra deseo en los trabajos del poeta: “Con cierta pereza se tiende a ver en los poemas de Cernuda meras variaciones de un viejo lugar común: la realidad acaba por destruir al deseo, nuestra vida es una continua oscilación entre privación y saciedad. A mí me parece que, además, dicen otra cosa, más cierta y terrible: si el deseo es real, la realidad es irreal. El deseo vuelve real lo imaginario, irreal la realidad. OBRA POÉTICA

La poesía de Cernuda recuerda a la de los románticos por su actitud apasionada y su espíritu eternamente insatisfecho. Su poesía podría emparentarse con la del poeta romántico español Gustavo Adolfo Bécquer (1836-1870). La poesía de Cernuda refleja una gran variedad de temas y corrientes. No obstante, tiene un tema central: la soledad, la tristeza, el sufrimiento y la incomprensión. El poeta se lamenta de lo difícil que le resulta al hombre alcanzar sus sueños, como si la vida real se empeñase en alejar al ser humano de los que más desea. Pero en vez de entregarse a la resignación, el poeta solitario y amargado ataca, a veces sin piedad, a los que le marginan y le impiden cumplir sus deseos: las instituciones, las normas morales donde se apoya la sociedad tradicional, la familia, los gobiernos, etc. Para poder expresar su grito de protesta e insatisfacción, y para que su obra no se entendiese como un mero juego artístico, Cernuda buscó un tono sencillo y coloquial en su poesía, que al mismo tiempo es muy elaborada. Rechazó la musicalidad y lo adornos de la poesía demasiado literaria.

Perfil del aire (1927) Obra que está en la línea de la poesía pura y que fue recibida con duras críticas.

Un río, un amor (1929) Fruto de su estancia en Francia. Obra influida por el surrealismo.

Los placeres prohibidos (1931) Se ocupaba sin ambages de su condición de homosexual.

Donde habite el olvido (1934) Un libro desgarrador por la sinceridad con la que aborda el fracaso amoroso.

La realidad y el deseo (1936-1964) Bajo este título publicó su obra poética completa.

Las nubes (1940) Primera obra escrita en el exilio.

Ocnos (1941) Un libro de bellos recuerdos sobre su tierra andaluza.

Con las horas contadas (1950-1956)

Variaciones sobre un tema mexicano (1952) Se trata, en realidad, de dos libros de  prosa poética. 

Poemas para un cuerpo (1957)

Desolación de la quimera (1962)

OBRA ENSAYÍSTICA

Estudio sobre la poesía española contemporánea (1957)

Pensamiento poético en la lírica inglesa (1958)

Poesía y literatura I (1960)

Poesía y literatura II

(1964) Cernuda tradujo a importantes autores, como el poeta romántico alemán Friedrich Hölderlin.

 

 

Encuentro con Juan Arjona, Escritor, Dramaturgo y Narrador Oral. Mañana contara sus historias a los alumnos de 2º de Eso del Instituto IES- AL ISCAR

Centro Andaluz de las Letras
Villanueva del Ariscal 2014

CENTRO ANDALUZ DE LAS LETRAS LOGOTIPO

Gracias a la Consejería de Educación, Cultura y Deporte
de la Junta de Andalucía y al Centro Andaluz de las Letras
Dentro de la Programación del Circuio Infantil y Juvenil Letras               Minúsculas – Letras Jóvenes.

JUAN ARJONA 1

Mañana 12 de noviembre, Juan Arjona deleitará con sus historias a los alumnos de 2º de Eso del Instituto de Enseñanza Secundaría IES-AL ISCAR

CONSEJERÍA EDUCACIÓN CULTURA Y DEPORTE   CENTRO ANDALUZ DE LAS LETRAS LOGOTIPO  escudovillanuevadelariscal_mini[1]    B.P.M FEDERICO GARCÍA LORCA VILLANUEVA DEL ARISCAL

BREVE BIOGRAFÍAD DE JUAN ARJONA

Escritor, Dramaturgo, Director de escena y Narrador Oral. Nacido en Sevilla

Lo que realmente le interesa a Juan Arjona, es crear una historia y contarla, ya sea a través de los libros, el teatro o simplemente a viva voz, por eso su carrera profesional se mueve en distintos ámbitos: es narrador oral, autor, dramaturgo y director de escena. Ha participado con sus espectáculos de repertorio de cuentos, en la mayoría de las programaciones del país, y desarrolla su trabajo teatral principalmente en La Compañía Barataria desde 1998.

Pero el crisol del conocimiento del universo infantil de Juan Arjona, es su teatro para niños, donde, junto al equipo artístico de La Compañía Barataria, investiga, crea y juega a dimensionar las historias y sus múltiples lenguajes. Espectáculos como         “¡Al agua pato!”, “Irás y no volverás”, o “Dale al botón”, son el resultado de esta experiencia, que ininterrumpidamente agradece el público en cada representación. Su último espectáculo, “El viajecito”, ya lo ha destacado la prensa con el titular de “La poética del espacio infantil”.

Después de escribir por encargo programas infantiles para televisión, cuentos en métodos educativos y revistas, y espectáculos para otras compañías, decide escribir sus propios libros de literatura infantil. Y así nace la colección de cuentos Antonino y el álbum ilustrado Amiga GallinaSoy Pequeño y Burro Origen publicados en  la editorial A Buen Paso.

AMIGA GALLINA JUAN ARJONA        ANTONINO DE SUEÑO EN SUEÑO DE JUAN ARJONA   ANTONINO CONTRA EL TIEMPO DE JUAN ARJONA   SOY PEQUEÑITO DE JUAN ARJONA   BURRO ORIGEN DE JUAN ARJONA

Antonino contra el tiempo, fue galardonado en la Feria de Bolonia 2011(Italia) con la distinción “White Ravens” por la Internationale Jugendbibliothek (International Youth Library) de Munich (Alemania), considerándolo así uno de los mejores libros infantiles editados en el mundo ese año.

Soy pequeñito, ilustrado por Emilio Urberuaga, premio nacional de ilustración. Amiga Gallina y Antonino se ha editado en Brasil y Polonia respectivamente.

Juan Arjona es considerado como uno de los mejores narradores orales, entre los muchos de los que podemos disfrutar en Andalucía.

 

 

 

 

 

 

Juan Rulfo. Vida y Obra

images.jpg JUAN RULFO Juntitled.png JUAN RULFO 3untitled.png JUAN RULFO 2   images.jpg JUAN RULFO 4descarga.jpg Juan Rulfo 2

 

 

 

 

 

 

 

 

De nombre Juan Nepomuceno Carlos

Pérez Rulfo Vizcaíno, toma como nombre artístico, Juan Rulfo.  Escritor y fotógrafo mexicano.  Está considerado uno de los escritores más influyentes del S.XX.

Nace en San Gabriel  Estado de Jalisco,  en un pequeño pueblo llamado Apulco, el 16 de mayo de 1917, muere en el 7 de enero de 1986, a causa, de un enfisema pulmonar, en Ciudad de Mexico. Creció en este pequeño pueblo, una villa rural dominada por la superstición y el culto a los muertos. Fue testigo de los violentos episodios de la rebelión Cristera, entre 1926 y 1929, sufrió las duras consecuencias de esta rebelión en su familia más cercana, su padre y abuelo fueron asesinados. Esos primeros años de su vida, habrían de conformar, en parte, el universo desolado, que Juan Rulfo, recreó en su breve pero brillante obra “Pedro Páramo”.

Juan Rulfo, procede de una familia acomodada, fue el tercero de cinco hermanos, su padre Juan Nepomuceno Pérez Rulfo y su madre María Vizcaino Arias. Ingresó en la escuela primaria en 1924, el mismo año en que su padre falleció, y seis años después lo haría su madre.  Quedó, solo bajo la custodia de su abuela, por este motivo,  entró en un orfanato de Guadalajara, durante 4 años, era de monjas, sufrió una disciplina casi militar. El paso por este orfanato le marcaría para toda la vida.

Puede afirmarse, sin temor a incurrir en error, que la rebelión de los cristeros fue determinante en el despertar de su vocación literaria, pues el sacerdote del pueblo, con el deseo de preservar la biblioteca parroquial, la confió a la abuela del niño. Rulfo tuvo así a su alcance, cuando apenas había cumplido los ocho años, todos aquellos libros que no tardaron en llenar sus ratos de ocio.

A los dieciséis años intentó ingresar en la Universidad de
Guadalajara, pero no pudo hacerlo pues los estudiantes mantuvieron, por aquel
entonces, una interminable huelga que se prolongó a lo largo de año y medio. Ya en la capital, intentó de nuevo entrar en la universidad, alentado por su familia a seguir los pasos de su abuelo, pero fracasó en los exámenes para el ingreso en la Facultad de Derecho y se vio obligado a trabajar. En 1934 se trasladó a Ciudad de México, donde trabajó como agente de inmigración en la Secretaría de la Gobernación, desempeñó primero sus funciones en la capital para trabajar luego en Tampico y Guadalajara y recorrer, más tarde, durante dos o tres años, extensas zonas del país, entrando así en contacto con el habla popular, los peculiares dialectos, el comportamiento y el carácter de distintas regiones y grupos de población.

A partir, de 1938 publicó sus cuentos más relevantes en revistas literarias. Su primera novela, Los hijos del desaliento, la comenzó a escribir en 1938, (no llegó a publicarla, porque en palabras del propio Rulfo, era una novela muy mala).  Ese mismo año comenzó a colaborar en la revista América; en 1942, aparecieron publicados dos cuentos en la revista Pan, que formarían parte de El llano en llamas (1953) junto con otros que fueron apareciendo en otras revistas.

En 1946 comenzó a trabajar para la Goodrich Euzkadi  como agente viajero y allí inició su notable labor como fotógrafo. Contrajo matrimonio con Clara Aparicio en 1947, fruto del matrimonio serían cuatro hijos. Pasó a trabajar en el departamento de publicidad de la Goodrich.

Dos capítulos de su novela Pedro Páramo (1955) fueron publicados en varias revistas. Cuando publica el libro, fue traducido casi de inmediato al alemán por Mariana Frenk (1958), y algún tiempo después, se fue traduciendo a otros muchos idiomas, como el inglés, francés, sueco, polaco, italiano, noruego o finlandés. Con tan sólo dos obras. “El llano en llamas” y “Pedro Páramo” pasó a ser considerado como uno de los grandes autores de la literatura universal.

Además escribió algún que otro guion, como El despojo, sobre una idea original suya; El gallo de oro(1964) basado en una idea del novelista,  con guion de Carlos Fuentes y  Gabriel García Márquez; La fórmula secreta (1965), de Rubén Gámez con textos de Rulfo.

De su obra, hay que señalar que gracias a los borradores de sus Cuadernos, publicados en 1994, se evidencia el proceso de escritura en el cual Pedro Páramo se ha decantado de manera parecida a la poesía de César Vallejo, a fuerza de ir realizando cortes sobre el cuerpo mismo del texto, despojándolo de cualquier demasía explicativa o hasta narrativa.

En 1970 logró el Premio Nacional de Literatura en México y en 1983 el Premio Príncipe de Asturias en España.

Obras

Un pedazo de noche, fragmento de la novela “Los hijos del desaliento”
La vida no es muy seria en sus cosas, (cuento) (1945)
El llano en llamas, (1953)
Pedro Páramo, (1955)
El gallo de oro, (1980)

Gracias a dos becas obtenidas del Centro Mexicano de escritoresRulfo logra publicar El llano en llamas (1953), una antología de sus mejores relatos. Dos años más tarde publicaría su obra más conocida, Pedro Páramo (1955), novela que hoy en día sigue levantando interés, tanto en el público como en el ámbito académico.

Con esos dos volúmenes como corpus creativo, Rulfo se convirtió en una pieza clave de la literatura en castellano. Su influencia, fue reconocida, incluso,  por escritores de la talla de Borges, extendiéndose, a otros países a medida que su obra fue traducida.

Hay en la literatura latinoamericana contemporánea una peculiar estirpe de creadores, un grupo de escritores que han sabido poner en pie un universo propio, característico, cerrado, inventando lugares fabulosos, ciudades que sirven de repetido paisaje para las historias que brotan de sus experiencias, de su mundo y de su imaginación. Paradigmático es, a este respecto, el caso de Macondo, el marco que el colombiano Gabriel García Márquez levantó para que los Buendía trenzaran su aprendizaje de la soledad; y no puede tampoco olvidarse la Santa María del uruguayo Juan Carlos Onetti.

Situados en una geografía reconocible y al mismo tiempo anónima, ambos lugares pueblan la difusa frontera que separa lo real de lo fantástico, un lugar que ocupa, también, la infernal Comala de Juan Rulfo, otro ejemplo de universo personal, levantado por el escritor para albergar a sus particulares criaturas. Macondo, Santamaría y Comala, lugares coherentes, reconocibles por sus rasgos peculiares y tan distintos entre sí, como lo son sus respectivos autores, tienen algo en común: son el espejo donde se reflejan características y ambientes que el escritor conoce muy bien.

Cuando apareció El llano en llamas, algunos críticos situaron a Rulfo, apresuradamente, como un escritor regionalista más. Sin embargo, sólo hizo falta esperar dos años para que, con la aparición de Pedro Páramo, se dieran cuenta de su error. El mundo fantasmal de la novela, la ruptura de las fronteras entre la vida y la muerte, mostraban a un escritor que había superado los cauces realistas y tradicionales de la novelística anterior e inauguraba la nueva narrativa mexicana, agotada ya la veta de la llamada novela de la revolución.

Y es que, dejando a un lado algunos textos para cine (que se incluyeron en la edición de su Obra completa en 1977), la producción de Juan Rulfo se reduce a esos dos libros, que forman sin embargo uno de los conjuntos más singulares de la narrativa latinoamericana. Temáticamente, ambas obras tienen un entronque regionalista, pero no incurren en un pintoresquismo local, sino que restituyen en su esencia la vida dura y marginal de la provincia. Por otra parte, el autor muestra una original asimilación de las técnicas de la moderna narrativa europea y norteamericana.

El llano en llamas

Los diecisiete cuentos que componen la colección El llano en llamas, de 1953, se centran en la miseria y la soledad del campo de Jalisco y, mediante una magistral recreación del habla campesina, revive en sus historias las relaciones entre los hombres y las de éstos y la tierra. Las narraciones de El llano en llamas giran todas, en efecto, en torno a la vida de los campesinos mexicanos; son cuentos breves, de extraordinaria y fecunda concisión, en cuyas escenas de intenso dramatismo palpita el hálito poético del autor plasmado en imágenes de brillante sensibilidad y en un estilo que reelabora y recrea el habla popular mexicana.

Pero, pese a esta última característica, que podría haber convertido a Rulfo en un escritor regionalista o costumbrista, la persistencia de sus temas esenciales, la obsesiva presencia de la soledad y la violencia, la confrontación con la muerte, el amor y el desamor, los secretos entresijos de la vida y de los hombres o los enigmas que pueblan las calles de Comala son una fulgurante parábola de lo humano, que trasciende el marco del nacionalismo literario y demuestran, de nuevo, que no hay fronteras para la creación.

En uno de los cuentos, titulado El hombre, se entrelazan distintas líneas temporales, de modo que un hombre que había acosado a otro hasta darle muerte y acabar también con su familia, se convierte luego en un ser perseguido y, dialogando con un invisible vengador, se contempla simultáneamente como víctima y verdugo. Hay en la narración un tono de pesadilla porque, como en esos sueños en los que intentamos correr sin conseguirlo, el hombre huye pero no logra nunca escapar. Siempre se ve obligado a volver atrás como si el horizonte le estuviera cerrado, como si no existiera más allá y el mundo fuera un lugar cerrado, donde la culpa adquiere el peso de un destino ineludible. Como él, los personajes de Rulfo nunca se liberan y su angustia los lanza a largos monólogos en los que el lector se ve abocado a adoptar el papel de confidente, de confesor que recoge las postreras palabras del condenado. En Talpa, otra de las narraciones incluidas en El llano en llamas, una pareja de adúlteros deja morir al marido mientras hacen el amor, y la figura del muerto se interpondrá luego constantemente entre ellos. La fría violencia presente en muchos de los relatos da fuerza y vigor a las narración, que unas veces tiene un toque de crueldad (El hombreEl llano en llamas) y otras de ácido sarcasmo (El día del derrumbeAnacleto Morones).

PEDRO PÁRAMO (Inicio)

Vine a Comala porque me dijeron que acá vivía mi padre, un tal Pedro Páramo. Mi madre me lo dijo. Y yo le prometí que vendría a verlo en cuanto ella muriera. Le apreté sus manos en señal de que lo haría, pues ella estaba por morirse y yo en un plan de prometerlo todo. “No dejes de ir a visitarlo -me recomendó. Se llama de este modo y de este otro. Estoy segura de que le dara gusto conocerte.” Entonces no pude hacer otra cosa sino decirle que así lo haría, y de tanto decírselo se lo seguí diciendo aun después de que a mis manos les costó trabajo zafarse de sus manos muertas.

Todavía antes me había dicho:
-No vayas a pedirle nada. Exígele lo nuestro. Lo que estuvo obligado a darme y nunca me dio… El olvido en que nos tuvo, mi hijo, cóbraselo caro.
-Así lo haré, madre

Así comienza la obra, marcada, a la vez, por la sencillez y espectralidad del lenguaje. El crítico mexicano Carlos Monsiváis dijo de Rulfo: “Un eje del mundo rulfiano es la religiosidad. Pero la idea determinante no es el más allá sino el aquí para siempre”. Ya en las primeras páginas advierte que el lugar responde a una lógica fantasmal: “al cruzar una bocacalle vi una señora envuelta en su rebozo que desapareció como si no existiera”.

Publicada en 1955, Pedro Páramo recrea, en el espacio ficticio de Comala, la miseria y la soledad del mundo campesino de la infancia del autor, donde la degradación moral y física arrastra a la gente a la desesperanza y a la desorientación. El narrador y protagonista, Juan Preciado, cuenta cómo por encargo de su madre moribunda fue en busca de su padre, el cacique Pedro Páramo, a quien no conoce, y que ha llevado a Comala a la destrucción por su convulsa pasión por Susana San Juan.

El encuentro con un pueblo deshabitado y lleno de fantasmas le llena de pavor, y le introduce en un mundo irreal. Por boca de los muertos conoce los hechos sucedidos en Comala en vida de Pedro Páramo, cacique que, en un marco histórico que abarca desde el gobierno de Porfirio Díaz hasta el de Obregón, llevó hasta el límite los abusos de autoridad. Convertido en un nuevo Dante a las puertas del Infierno-Comala y conducido, como el autor de la Comedia, por una Beatriz que ha adoptado las apariencias de un mulero, Juan Preciado descubre ese ardiente valle donde todos los habitantes son hijos de Páramo, donde todos están muertos y la vida es sólo un recuerdo.

La historia de Pedro Páramo se va revelando mediante murmullos y entrevisiones de los fantasmas del pueblo, que a pesar de estar muertos y de guardarle rencor a Pedro Páramo, aún le tienen miedo. “Este pueblo lleno de ecos (…) Cuando caminas sientes que te están pisando los pasos. Oyes crujidos, risas.” Pero la fantasmagórica realidad de Comala no es percibida de inmediato por el narrador; sólo lenta, muy lentamente, Juan Preciado advierte que está rodeado de cadáveres y muere, entonces, a su vez, abrumado por el peso insoportable del pasado.

La gran innovación de Pedro Páramo radica en su compleja construcción textual. El tiempo narrativo se fragmenta, ajeno a toda continuidad lógica, y se representa mediante la memoria y el designio íntimo de cada individuo, técnica que no aparecerá en otros escritores hispanoamericanos hasta la década de los sesenta. Juan Rulfo se convierte así, a pesar de su breve producción literaria, en uno de los primeros escritores latinoamericanos con clara conciencia de renovación de la novela, inspirada en su propia tradición y en figuras como Joyce, Proust o Faulkner.

Como en una magna sinfonía, donde los temas y las melodías se entremezclan y cabalgan dirigidas por una inflexible voluntad de orquestación, el texto prescinde de las separaciones por capítulos y se lanza a una construcción que incluye breves fragmentos, monólogos o diálogos, voces del pueblo cuyo origen el lector debe adivinar, para describir lo que Jean Franco ha calificado como “una búsqueda del Paraíso que termina en el Infierno de Comala”. La novela se construye en el límite entre lo real y lo fantástico, y en esa ambigüedad en la que las fronteras se han borrado se proyectan tanto la huella de un sustrato indígena como las consecuencias histórico-sociales de la revolución mexicana, representadas por la violencia, el odio, la venganza generalizada y el abandono de la tierra.

Cada uno de los personajes de la narración, el cacique Pedro Páramo, asesino y ladrón, Susana, el padre Rentería, Fulgor Sedano y tantos otros, son figuras emblemáticas cuyos rasgos, de oscura e inquietante intensidad, han pasado ya a la historia de la literatura universal; aunque, como ya se ha dicho, el protagonista principal de la novela, como de otras narraciones de Rulfo, es el marco donde la acción transcurre, el universo mítico de Comala donde nacen y mueren las ansias y los ardores de sus habitantes, un “lugar sobre brasas” que se convierte en inolvidable metáfora de un mundo de soledad y opresión, cruel y tierno, pasional o interesado.

La enigmática historia de Pedro Páramo y su prosa llena de oscuros simbolismos han generado, como es lógico, una ingente cantidad de interpretaciones y han sido campo abonado para que los estudiosos buscaran significaciones ocultas, metáforas, lanzándose a una fecunda tarea de elucidación; la crítica se ha inclinado sobre sus páginas, y sin duda seguirá haciéndolo durante mucho tiempo, para interrogarlas con la esperanza de sacar a la luz un significado unívoco. Sin embargo, el propio Juan Rulfo dijo de ella: “En realidad es la historia de un pueblo que va muriendo por sí mismo. No lo mata nada. No lo mata nadie”, una interpretación que parecerá demasiado simplista a quienes, empeñados en una paciente labor investigadora, olviden que cualquier novela es, en verdad, la obra de sus lectores y que, por lo tanto, en sus páginas pueden encontrarse todos los universos.

 “El hombre”  El Llano en llamas:

Los pies del hombre se hundieron en la arena, dejando una huella sin forma, como si fuera la pezuña de un animal. Treparon sobre las piedras, engurruñándose al sentir la inclinación de la subida, luego caminaron hacia arriba, buscando el horizonte.

“Pies planos -dijo el que lo seguía-. Y un dedo de menos. Le falta el dedo gordo en el pie izquierdo. No abundan los fulanos con estas señas. Así será fácil.”

La vereda subía entre yerbas, llena de espinas y de malasmujeres. Parecía un camino de hormigas angosto. Subían sin rodeos hacia el cielo. Se perdía allá y luego volvía a aparecer más lejos, bajo un cielo más lejano.

Los pies siguieron la vereda, sin desviarse. El hombre caminó apoyándose en los callos de sus talones, raspando las piedras con las uñas de sus pies, rasguñándose los brazos, deteniéndose en cada horizonte para medir su fin: “no el mío, sino el de él, dijo. Y volvió la cabeza para ver quien había hablado.

Ni una gota de aire, sólo el eco de su ruido entre las ramas rotas. Desvanecido a fuerza de ir a tientas calculando sus pasos, aguantando hasta la respiración:“voy a lo que voy”, volvió a decir.

Y supo que era él quien hablaba.

“Subió por aquí, rastrillando el monte – dijo el que lo seguía-. Cortó las ramas con un machete. Se conoce que lo arrastraba el ansia. Y el ansia deja huella siempre. Eso lo perderá”

Comenzó a perder el ánimo cuando las horas se alargaron y detrás de un horizonte estaba otro y el cerro por donde subía no terminaba. Sacó el machete y cortó las ramas duras como raíces y tronchó la yerba desde la raíz. Mascó un gargajo mugroso y lo arrojó a la tierra con coraje. Se chupó los dientes y volvió a escupir. El cielo estaba tranquilo allá arriba, quieto, trasluciendo sus nubes entre la silueta de los palos guajes, sin hojas. No era tiempo de hojas. Era ese tiempo seco y roñoso de espinas y de espigas secas y silvestres. Golpeaba con ansia sobre los matojos con el machete: “Se amellará con ese trabajito, más te vale dejar en paz las cosas”

Oyó allá atrás su propia voz.

“Lo señaló su propio coraje -dijo el perseguidor-. Él ha dicho quién es, ahora solo falta saber dónde está. Terminaré de subir por dónde subió, después bajaré por dónde bajó, rastreándolo hasta cansarlo. Y donde yo me detenga, allí estará. Se arrodillará y me pedirá perdón. Y yo le dejaré ir un balazo en la nuca… Eso sucederá cuando lo encuentre.”

Llegó al final. Sólo el puro cielo, cenizo medio quemado por la nublazón de la noche. La tierra se había caído para el otro lado. Miró a la casa enfrente de él, dela que salía el último rescoldo. Se enterró en la tierra blanda, recién removida. Tocó la puerta sin querer, con el mango del machete. Un perro llegó y la lamió las rodillas, otro más corrió a su alrededor moviendo la cola. Entonces empujó la puerta sólo cerrada a la noche.

El que lo perseguía dijo: “Hizo un buen trabajo. Ni siquiera los despertó. Debió llegar a eso de la una, cuando el sueño es más pesado; cuando comienzan los sueños; después del ´Descansen en paz´, cuando se suelta la vida en manos de la noche y cuando el cansancio del cuerpo raspa las cuerdas de la desconfianza y las rompe.”

No debí matarlos a todos –iba pensando el hombre-. No valía la pena echarme ese tercio tan pesado en mi espalda. Los muertos pesan más que los vivos; lo aplastan a uno. Debía de haberlos tentaleado de uno por uno hasta dar con él; lo hubiera conocido por el bigote, aunque estaba oscuro hubiera sabido dónde pegarle antes que se levantara… Después de todo, así estuvo mejor. Nadie los llorará y yo viviré en paz. La cosa en encontrar el paso para irme de aquí antes que me agarre la noche.”

El hombre entró a la angostura del río por la tarde. El solo no había salido todo el día, pero la luz se había borneado, volteando las sombras; por eso supo que era después del mediodía.

“Estás atrapado – dijo el que iba detrás de él y que ahora estaba sentado a la orilla del río-. Te has metido en un atolladero. Primero haciendo tu fechoría y ahora yendo ha los cajones, hacia tu propio cajón. No tiene caso que te siga hasta allá. Tendrás que regresar en cuanto te veas encañonado. Te esperaré aquí. Aprovecharé el tiempo para medir mi puntería, para saber dónde te voy a colocar la bala. Tengo paciencia y tú no la tienes, así que ésa es mi ventaja. Tengo mi corazón que resbala y da vueltas en su propia sangre, y el tuyo está desbaratado, revenido y lleno de pudrición.. Ésa es también mi ventaja. Mañana estará muerto, o tal vez pasado mañana o dentro de ocho días . No importa el tiempo. Tengo paciencia”

El hombre vio que el río se encajonaba entre las altas paredes y se detuvo. “´Tendré que regresar”, dijo.

El río en estos lugares es ancho y hondo y no tropieza con ninguna piedra. Se resbala en un cauce como de aceite espeso y sucio. Y de vez en cuando se traga alguna rama en sus remolinos, sorbiéndola sin que se oiga ningún quejido.

“Hijo -dijo el que estaba sentado esperando -: no tiene caso que te diga que el te mató está muerto desde ahora. ¿Acaso yo ganaré algo con eso? La cosa es que yo estuve contigo. ¿De que sirve explicar nada? No esta contigo.

Eso es todo. No con ella. Ni con él. No estaba con nadie; porque el recién nacido no me dejó ninguna señal de recuerdo.”

El hombre recorrió un largo tramo río arriba. En la cabeza le rebotaban  burbujas de sangre. “Creí que el primero iba a despertar a los demás con estertor, por eso me di prisa. “Discúlpenme la apuración”, les dijo. Y después sintió que el gorgoreo, aquel era igual al ronquido de la gente dormida; por eso se puso tan en calma cuando salió a la noche de afuera, al frío de aquella noche nublada.

Parecía venir huyendo. Traía una porción de lodo en las zancas, que ya ni se sabía cuál era el color de los pantalones .

Lo vi desde que se zambulló en el río . Apechugó el cuerpo y luego se dejó ir corriente abajo, sin manotear, como si caminara pisando el fondo. Después rebalsó la orilla y puso sus trapos a secar. Lo vi que temblaba de frío. Hacía aires y esta nublado.

Me estuve asomando dese el boquete de la cerca donde me tenía el patrón al encargo de sus borregos. Volvía y miraba a aquel hombre sin que él se maliciara que alguien lo estaba espiando.

Se apalancó en sus brazos y se estuvo estirando y aflojando su humanidad, dejando orear el cuerpo para que se secara. Luego se enjaretó la camisa y los pantalones agujereados. Vi que no traía machete ni ningún arma. Sólo la pura funda que le colgaba de la cintura huérfana.

Miró y remiró para todos lados y se fue. Y ya iba yo a enderezarme para arriar a  mis borregos, cuando lo vi volver con la misma traza de desorientado.

Se metió otra vez en el río, en el brazo de en medio, de regreso.

“¿Qué trairá este hombre?”, me pregunté.

Y nada. Se echó de vuelta al río y la corriente se soltó  zangoloteando como un reguilete, y hasta por poco se ahoga. Dio muchos manotazos y por fin no pudo pasar y salió allá abajo, echando buches de agua hasta desentriparse.                                Volvió a hacer la operación de secarse en pelota y luego arrendó río arriba por el rumbo de donde había venido.

Que me lo dieran ahorita. De saber lo que había hecho lo hubiera apachurrado a pedradas y ni siquiera me entraría remordimiento.                                                         Ya lo  decía yo que era un juilón. Con sólo verle la cara. Pero no soy adivino, señor licenciado. Solo soy un cuidador de borregos y hasta si usted quiere algo miedoso cuando da la ocasión. Aunque, como usted dice, lo pude muy bien agarrar desprevenido y una pedrada bien dada en la cabeza lo hubiera dejado allí tieso. Usted ni quién se lo quite tiene la razón.

Eso que me cuenta de todas las muertes que debía y que acababa de efectuar, no me lo perdono. Me gusta matar matones, créame usted. No es la costumbre; pero se ha de sentir sabroso ayudarle a Dios a acabar con esos hijos del mal.                                     La cosa es que no todo quedó allí. Lo vi venir de nueva cuenta al día siguiente. Pero yo todavía no sabía nada. ¡ De haberlo sabido!                                                                    Lo vi venir más flaco que el día antes, con los güesos afuerita del pellejo, con la camisa rasgada. No creí que fuera él, así estaba de desconocido.

Lo conocí por el arrastre de sus ojos: medio duros, como que lastimaban. Lo vi beber agua y luego hacer buches como quien está enjuagándose la boca; pero lo que pasaba era que se había tragado un buen puñado de ajolotes, porque el charco donde se puso a sorber era bajito y estaba plagado de ajolotes. Debía tener hambre.                           Le vi los ojos, que eran dos agujeros oscuros como de cueva. Se me arrimó y me dijo: “¿son tuyas esas borregas?” y le dije que no. “Son de quien las parió”, eso le dije.      No le hizo gracia la cosa. Ni siquiera peló el diente. Se pegó a la más ovochona de mis borregas y con sus manos de tenazas la agarró las patas y le sorbió el pezón. Hasta acá se oían los balidos del animal; pero él no la soltaba, seguía chupe y chupe hasta que se hastió de mamar. Con decirle que tuve que echarle Criolina en las ubres para que se le desinflamaran y no se le fuera a infestarlos mordiscos que el hombre le había dado.

¿Dice usted que mató a toditita la familia de los Urquidi? De haberlo sabido lo atajo a puros leñazos.

Pero uno es ignorante. Uno vive remontado en el cerro, sin más trato que los borregos, y los borregos no saben de chismes.                                                                                Y al otro día se volvió a aparecer. al llegar, yo, llegó él. Y hasta entramos en amistad.  Me contó que no era de por aquí, que era de un lugar muy lejos; pero que no podía andar ya porque le faltaban las piernas: “Camino y camino y no ando nada. Se me doblan las piernas de la debilidad. Y mi tierra está lejos, más allá de aquellos cerros. “Me contó que se había pasado dos días sin comer más que puros yerbajos.            Eso me dijo.                                                                                                                ¿dice usted que ni piedad le entró cuando mató a los familiares de los Urquidi?         De haberlo sabido se habría quedado en juicio y con la boca abierta mientras estaba bebiéndose la leche de leche de mis borregas.                                                           Pero no parecía malo. Me contaba de su mujer y de sus chamacos. Y de lejos que estaban de él. Se sorbía los mocos al acordarse de ellos.                                               Y estaba reflaco , como trasijado. Todavía ayer se comió un pedazo de animal que se había muerto del relámpago. Parte amaneció comida de seguro por las hormigas arrieras y la parte que quedó él la tatemó a las brasas que yo prendía para calentarme las tortillas y le dio fin. Ruñó los güesos hasta dejarlos pelones. “El animalito murió de enfermedad”, le dije yo.                                                                                               Pero como si ni me oyera. Se lo tragó enterito. Tenía hambre.                                 Pero dice usted que acabó con la vida de esa gente. De haberlo sabido. Lo que es ser ignorante y confiado. Yo no soy más que borreguero y de ahí en más no sé nada. ¡Con decirle que se comía mis tortillas y que las embarraba en mi mismo plato!                 ¿De modo que ora que vengo a decirle lo que sé, yo salgo encubridor? Pos ora sí.   ¿Y  dice usted que me va a meter en la cárcel por esconder a ese individuo? Ni que yo fuera el que mató a la familia esa. Yo sólo vengo a decirle que allí en un charco en el río está un difunto. Y ora que yo se lo digo, salgo encubridor. Pos ora sí.            Créame usted, señor licenciado, que de haber sabido quién era aquel hombre no me hubiera faltado modo de hacerlo perdedizo. ¿Pero yo qué sabía? Yo no soy adivino.   Él solo me pedía de comer y me platicaba de sus muchachos, chorreando de lágrimas.  Y ahora se ha muerto. Yo creí que había puesto a secar sus trapos entre las piedras del río; per era él, enterito, el que estaba allí boca abajo, con la cara metida en el agua. Primero creí que se había doblado al empinarse sobre el río y no había podido ya enderezar la cabeza y que luego se había puesto a resollar agua, hasta que le vi la sangre coagulada que le salía por la boca y la nuca repleta de agujeros como si lo hubieran taladrado.                                                                                                        Yo  no voy averiguar eso. Sólo vengo a decirle lo que pasó, sin quitar ni poner nada. Soy borreguero y no sé de otras cosas.